FIGHT LIKE A GIRL

Emoción a flor de piel: Aina Vidal vuelve tras su baja por cáncer y pone en pie al Congreso

https://cadenaser.com/ser/2020/10/22/politica/1603353588_201658.html


La pseudohombría, blancas marcas lilarojamoradas, mass mierdas a escala masiva, les gallines empoderades, lo paparazzi marginal, esas mórbidas que desprecian al varón porque no sacian su hambre por cacho de carne en la disco ni con los peores beodos, demás pulgas hispanofóbicas, se deshacen en elogios para una progremoide de manual. Deben fotocopiarse las unas a las otras. Tribu… Endogamia…
La única que habría pasado por una dolencia oncológica. Va a ser que no… Ni medio aplauso pues. Sufrir forma parte del vocabulario de la vida.
Aún así, recibe muchas de esas facilonas palmadas gracias a un discursillo de lo más Naïve, el Black Dildo bien endosado, superior moral de la zurda, rencores subcampeones, mucha mierda New Age, populismo de vulgares palabrejas, con verborrea a lo plomizo Coelho.
Tal pareciera que ha dejado ella al césareo Marco Aurelio o al hispano Séneca, al azar los ejemplos, en la esquina del ridículo. Un par de mindundis en comparación con tan excelso derroche de sapiencia.
Ascazo saber que una pedorra vive del erario cuando las verdaderas mujeres son las anónimas de a pie de calle, aquellas que se lo curran por duplicado (en el hogar como en el cada vez más difícil empleo), quienes ven recorridos sus cuerpos por la babosa mirada del alógeno solo o en manada, las que dicen no al hembrismo, a las paridas de la cajera de la igualdad, la vieja cabra del Pixie Dixie, etcétera.
Y por qué no recordarlo: las sirias, las armenias, las kurdas, etc. que sin dudarlo arragan el fusil para darle candela a los bárbaros que luego vienen aquí para que el grupúsculo de pedorras, las del harén ideológico del egogiboso, digan de esa criminalidad que son Welcome Refugees, víctimas del egoísmo fronterizo europeo, que merecen el dineral pie la cara que emana del sudor laboral ajeno…
Si la susodicha es el viva imagen de la nueva europea, mejor arder en el fuego. Sin compasión alguna, ni un segundo más de infamia. Ya renaceremos de las cenizas posmodernas.
Y con la parida del FIGHT LIKE A GIRL en la ropa… El dichoso Merchandising que cuela en las seseras de las masas babuinas, gimiendo alegres pese a la pesadilla social, económica, sanitaria, política en la que sus heroínas a malvivir nos han llevado. Y lo que falta…
La culpa, en cualquier caso, es de ese Fascio, su predilecta diana, siempre imaginario.
Qué realidad asquerosa. Aquí… Ahora…
HERR NEIN

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate