GALERÍA DE REPUBLICANOS ILUSTRES: ÁNGEL GALARZA GAGO

Si cualquier persona de bien coincide en que ningún asesinato tiene justificación, más obscenos todavía resultan aquellos crímenes cometidos u ordenados por personas con sólida formación intelectual. Si además el asesino o inductor es un jurista que ostenta un alto cargo público, no cabe duda: el sujeto en cuestión es un canalla con todas las letras.
Afirmo por tanto que en el callejero de la muy noble ciudad de Zamora existe una calle dedicada a la memoria de un canalla: Ángel Galarza Gago.
Fue Galarza un abogado de fuste, licenciado y posteriormente doctorado en derecho penal por la Universidad de Madrid, y especializado en criminalística.
Su activismo político despierta temprano, en primer lugar como republicano y posteriormente como socialista. Participa en la famosa reunión de San Sebastian (1930) donde suscribe el Pacto como representante del Partido Radical Socialista. Allí coincide con Indalecio Prieto que había acudido a título personal. Pero no es don Inda el que le persuade para entrar a formar parte del PSOE, sino Francisco Largo Caballero, hermano de logia y quien definitivamente impulsará su carrera política.
Ocupó los cargos de Fiscal General, Director de Seguridad y finalmente Ministro de Gobernación durante el Gobierno Largo.
Ya en plena guerra civil, en el último Consejo de Ministros celebrado en Madrid el 1/XI/1936 antes de trasladar el Gobierno a Valencia es encargado de elaborar las listas de “presos para traslado”.
Dichas listas fueron elaboradas por su ministerio y entregadas tres días despues por su mano derecha Manuel Muñoz (a la sazón: Director General de Seguridad) a la Consejería de Orden Público de la Junta de Defensa, dirigida por Santiago Carrillo. El día 6 de noviembre salían Galarza y Muñoz de Madrid. En la madrugada del día siguiente se produce la primera saca y asesinato masivo en Paracuellos del Jarama.
Aquellos historiadores y sesudos aficionados que niegan la responsabilidad del Gobierno en el genocidio por la ausencia de documentos probatorios más allá de la firma de Serrano Poncela, que me expliquen cómo puede organizarse la logística de tamaña barbarie con tan solo unas pocas horas.
Pero volvamos a nuestro “héroe”.
Años atrás, el joven abogado Galarza instalado en su ciudad de adopción -Zamora- bebía los vientos por una linda muchacha que finalmente acabó eligiendo a un prometedor periodista y editor: Luis Calamita Ruy-Wamba. Una tarde, la chica, el novio y el pretendiente despechado coincidieron ¡cachis! a la salida del teatro y el fatuo picapleitos trató de fulana a la moza, llevándose públicamente de recuerdo un par de ostias, una por carrillo, cortesía del joven periodista. Aquella afrenta no la olvidaría nunca el futuro ministro.
Con el paso del tiempo Galarza lideraría el “Clan de los zamoranos”, un grupo de socialistas y masones entre los que se encontraban Vicente Rueda Fernández y Ángel Pedrero García.
En septiembre del 36 es nombrado Ministro de Gobernación (Interior) y una de las primeras disposiciones que toma es la orden de detención “por enemigo de la República” de Luis Calamita.
El 6 de noviembre (de nuevo la fecha en que Galarza huye de Madrid) por medio de un auto y según consta y se documenta en la Causa instruida, el ministro ordena que el preso sea entregado para su traslado a la cárcel de Chinchilla a… Vicente Rueda y a Ángel Pedrero (por entonces pistoleros de la Checa García Atadell). Luis Calamita Ruy-Wamba nunca llegó a Chinchilla.
Por terminar con el retrato de nuestro “héroe republicano” de hoy, un par de declaraciones del sujeto cuando solo era Diputado en Cortes:
“Pensando en su señoría encuentro justificado todo, incluso el atentado que le prive de la vida” (dirigiéndose al líder de la oposición José Calvo Sotelo en el Congreso el 1/7/36).
Cuando pocos días despues Calvo Sotelo fuera asesinado por policías del cuartel de Pontejos, Ángel Galarza lejos de arrepentirse por su exabrupto declararía:
“A mí este suceso solo me provoca un sentimiento: el de no haber podido participar en él”.
Y este canalla tiene calle en Zamora, cuando hasta dar nombre a una alcantarilla le quedaría grande.
LARREA  OCT/20

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate