GENOCIDIO BLANCO… SILENCIO PROGRE

 

Chulea el presidente electo de Sudáfrica, un tal Cyril Ramaphosa, prometiendo expropiar sin compensación alguna las tierras de los sufridos granjeros caucásicos y repartir el botín entre las negroides masas. Mal llamada redistribución que favorecerá a individuos que en verdad son alóctonos, no como las etnias bosquimana y zulú, aparte de haber llegado siglos después que aquellos primeros europeos hugonotes.

Amenaza que se ha convertido, inútil tras inútil, en habitual comodín de ébano para mantenerlas satisfechas. Y que por el lado del votante lo que urge y debe exigírsele al politicastro de turno es saciar la sed de venganza racial y luego, si se tercia, la alfabetización de los cada vez más churumbeles, desparasitar de primitivas supercherías al colectivo o frenar la sidosa pandemia.

Nada nuevo desde la llegada al poder del comunista Nelson Mandela en ese país en el que se lleva perpetrando hace décadas un bárbaro exterminio. El infame personaje premiado con el Nobel aunque fuese detenido, juzgado y condenado por Terrorismo. Sentencia que consideró justa hasta el mísmismo arzobispo y activista Desmond Tutu.

Pese a las decenas de miles de familias eurodescendientes brutalmente asesinadas, las violaciones, cuerpos desmembrados y evisceraciones, etcétera, el gobierno de Holanda o la cínica nueva Flandes, hace tiempo que dejó caer que no aceptaría el estatus de refugiado para ningún Bóer o mujer, hombre y menor de edad de directo linaje neerlandés.

A quienes se les ha robado hogar y acres pero han tenido la suerte de no terminar en una caja de pino, malviven en improvisados campamentos de chabolas, abandonados a su suerte, en unas deplorables condiciones.

Pregúntense qué diabólica e imperdonable maldad habrá cometido esa minoría en peligro real de ser aniquilada, que tradicionalmente ha evitado el trajín urbanita, gentes de vida humilde, dedicadas a cultivar tubérculos y a criar reses, ganándose el plato en la mesa con mucho esfuerzo.

Mientras tanto, la endófoba Progresía de Mierda en este país y en el resto del continente continúa con la melopea del Welcome Refugees. Recuerden: que el lema de Soros es dogma de lo políticamente correcto. Por lo que cualquier discrepante opinión será excusa para que el dedo acusador se ponga manos a la obra: ‘‘…faxa, rasismo, naci, chenofovia…”

De lo que acontence en el Sur de África nada hablan. Quizás querrían con ardor buenista pero no pueden, porque no alcanza para partitocracia y para oenegeísmo, ni con el erario ni con la subvención pública para ello. Quién sabe…

Qué chachi sería que, por poner al azar un ejemplo, el moralista paparazzi de Jordi Évole, ahora que habla de odio y graba gorrinos nocturnos, se currase uno de sus Salvados sobre dichas masacres, viajando en persona hasta ese inóspito lugar, pidiendo cambiar machetes por bubucelas y que, sobretodo, mostrase a la audiencia macabros bistecs que una vez fueron seres humanos.

HERR NEIN


El nuevo presidente de Sudáfrica promete expropiar la tierra de los granjeros blancos

Cyril Ramaphosa planea redistribuir el territorio entre los sudafricanos negros mediante incautaciones sin compensación.

https://actualidad.rt.com/actualidad/263831-presidente-sudafrica-expropiar-tierra-blancos

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate