Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

GOLFOS

“Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo.”
Art. 35, Constitución Española 1978

El Gobierno dice que ha sacado a España de la crisis y que la recuperación económica es un hecho incuestionable.
Aporta como aval de sus palabras, datos, cifras, estadísticas, y en definitiva todo aquello que nunca ha dado de comer a la familia del obrero.
Al trabajador, que suban las ventas de automóviles o que “la construcción se esté moviendo” jamás le ha puesto el plato de caliente en la mesa.
Trabajo y salarios dignos, esa y no otra sería la prueba de la cacareada recuperación económica.
Y eso, permítanme que les diga, no se ve por ningún lado.

Y, un botón como muestra, los Convenios Colectivos congelados en su totalidad al comienzo de la crisis, continúan en la nevera como si tal cosa.
¿Qué hacen al respecto los Sindicatos?.
Callan.
Callan… y paran el cazo.
Intentaré explicar el tema con un ejemplo que me es muy próximo y, como diría aquel “con peras y manzanas” para que todo el mundo me entienda.

En primer lugar y por centrar el asunto, ¿qué es lo qué de verdad importa a un currante?.
Su jornal, of course.
Y, ¿qué conceptos son aquellos que en una liquidación determinan la diferencia con el salario base asignado por convenio?.
Basicamente tres, a saber: antigüedad, categoría profesional, horas extras.

La última Reforma Laboral, la vigente, implantada por el Gobierno del canalla Mariano Rajoy Brey por Real Decreto-ley 3/2012, y aprobada por el Consejo de Ministros el 10 de febrero de 2012, dejaba a los pies de los caballos -es decir, del abuso Patronal- los epígrafes más importantes en cualquier nómina.

El ejemplo que les proponía unas líneas atrás es el del Convenio Colectivo que afecta al servicio de Mantenimiento de Jardines y Poda de la Ciudad de Valencia, congelado desde hace años y que actualmente la empresa adjudicataria del servicio pretende -por fín- negociar.
Antes de sentarnos a hablar con la patronal, ya CCOO y UGT se han reunido con el grueso de los trabajadores para informarnos de que debemos considerar que la desaparición de las categorías profesionales es un hecho irreversible y como tal debemos aceptar de buen grado.
Oiganme “sres. sindicalistas”, ¿ustedes para quién coño trabajan?.
Porque el reconocimiento de estos derechos -antigüedad y categoria profesional- fue algo que costó muchos años de porfía el incorporar a la nómina del obrero.
Es habitual, cuando surgen estas cuestiones, el referirse al Estatuto de los Trabajadores de 1980 como referente para valorar cuánto ha perdido el obrero a lo largo de todas y cada una de las sucesivas reformas laborales acometidas desde entonces por los sucesivos gobiernos del PP y del PSOE.
Pero aquí todo el mundo parece querer olvidar que el Fuero del Trabajo decretado en plena guerra civil (1938) por el gobierno franquista y que formó parte de las 7 Leyes Fundamentales del Movimiento, describía así los cometidos del trabajador en el desempeño de sus funciones:

“Para el Reglamento de Régimen Interior de la empresa, la Ley dispone que éste debe de incluir entre sus normas las relativas a la «clasificación del personal» (art.16).”
Posteriormente, el Decreto 20/1961, concretaríaría los citados Reglamentos de Régimen Interior: el art.4 de este Decreto establecía que el empresario debía oír al Jurado de Empresa, con carácter previo a la fijación en el Reglamento de Empresa del régimen de retribuciones que han de corresponder a las diferentes categorías profesionales o a los diversos puestos de trabajo.
La Orden de 6 de febrero de 1961, que se dictó en desarrollo del citado Decreto 20/1961, procedió a especificar los contenidos que había de incorporar el Reglamento de Empresa; a los efectos que aquí interesan, la «clasificación» de los trabajadores, la «graduación de los trabajadores en la Empresa», el «régimen de retribuciones que han de corresponder a las diferentes categorías profesionales», y los «censos laborales» según la «clasificación profesional». La categoría profesional tenía así la virtualidad de fijar el objeto del contrato en el doble aspecto básico de éste: precisando el contenido y los límites de la prestación laboral y determinando la contraprestación salarial correspondiente.

Y les puedo asegurar que la legislación franquista en matería laboral, se cumplía a rajatabla.
Esta semana, a falta de otra ocupación mejor, CCOO y UGT han decidido apoyar “a los presos catalanes”…
Bien pensado, no podrían haber encontrado una ocupación que los definiera mejor que la de ponerse el lacito amarillo.
Porque el amarillismo es el color del sindicalismo actual.
Son basura.

LARREA   AB/2018


 

UGT y CCOO consideran que la actuación judicial ha sido “desproporcionada” y critican el “abuso” que se ha hecho de la prisión preventiva

http://www.elmundo.es/economia/2018/04/11/5acdeb7622601d54018b457b.html

Be Sociable, Share!

    1 thought on “GOLFOS

    1. Basura, exactamente eso más.

      Tanto criticar , vituperar, insultar y odiar aquel régimen que no se dan cuenta de los avances que , en tema laboral entre otros, fueron vanguardia del mismo.

      Verdaderamente….esta gente da asco.

    Comments are closed.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies