Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

GUARDIA DE HIERRO

Se cumplen 81 años del vil asesinato de una de las personalidades más sugestivas del Siglo XX, uno de los líderes más atrayentes de toda aquella “ola de inquietud europea” (José Antonio) que bañó a toda nuestra gran Patria común -Europa- en la etapa de entreguerras: el Fascismo.

Corneliu Zelea Codreanu, fundador y líder místico de la Legión de San Miguel Arcángel o Guardia de Hierro, más que el fundador de un movimiento o partido político al uso, fue el promotor e inspirador de una nueva aristocracia, de una nueva nobleza guerrera que se constituiría en el germen de una nueva y total Revolución en todos los órdenes de la vida, al mismo tiempo que en la élite de un futuro Estado Legionario, rabiosamente antidemocrático, rabiosamente anticomunista, viril, totalista. Una concepción ascético-militar de la vida de la que también hablaba nuestro José Antonio para su Movimiento, para Codreanu y su nueva y fanática “Orden de creyentes y de combatientes” (Julius Evola), eran la Norma y la Ley a seguir.

Todo legionario estaba obligado a obedecer y a respetar algunas leyes que representaban la esencia de la doctrina y del espíritu de la Orden: LAS LEYES FUNDAMENTALES:

-La Ley de la Disciplina.

-La Ley del Trabajo.

-La Ley del Silencio.

-La Ley de la Educación.

-La Ley de la Solidaridad.

-La Ley del Honor.

Evidentemente todas estas “Leyes Fundamentales”, hoy en este mundo de podridas democracias y de charlatanería fácil, ordinaria, zafia y vacía, brillan por su más absoluta ausencia; en este mundo lobotomizado que nos impusieron “democráticamente” los tiranos homicidas de 1945 han desaparecido los valores, los principios, los referentes, todo ello en aras de una locura mundialista y global plutocrática que esclaviza a una idiotizada subhumanidad a placer.

La completa antítesis entre el Hombre Legionario y el moderno Subhumano Democrático se resumen en unos cuantos mandamientos extraídos del libro “Manual del Jefe”, escrito por el mismo Codreanu, El Capitán:

-El legionario no polemiza con nadie.

-Desprecia a los politicastros y no se deja arrastrar a discutir con ellos.

-Se asemeja a la buena simiente en el corazón del pueblo. Se pregunta a cada instante: ¿qué he hecho en beneficio de la Rumanía Legionaria?

-Se acuerda de los adversarios, enemigos y falsos amigos, y sabrá protegerse de ellos en días futuros.

-Empieza todo trabajo elevando el pensamiento a Dios y le da las gracias una vez terminado.

-Es disciplinado por conciencia y voluntad propia.

-Teme únicamente a Dios, al pecado y al momento en que sus fuerzas físicas y espirituales vengan a menos.

-Ama la muerte porque su sangre servirá para la edificación de la Rumanía Legionaria.

CORNELIU ZELEA CODREANU  ¡¡¡PRESENTE!!!

¡¡ FUERZA HONOR Y TRADICIÓN !!

Joan Montcau

Be Sociable, Share!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    dieciseis − nueve =

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies