GÜRTEL, PARTIDOS Y SU FINANCIACIÓN

La democracia, nos vendieron en clases de “ciudadanía”, se tiene que estructurar a través de partidos políticos (las asociaciones de electores han pasado a la historia, nadie se acuerda ni hace uso de ellas) porque somos muchos los ciudadanos y los partidos son los cauces de expresión de las ideas de los mismos. Sería imposible que todos los ciudadanos votasen u opinasen….

Bueno, hasta aquí la teoría de la partitocracia, la realidad es que la gente vota unas siglas, no tiene ni puta idea de las personas que se presentan y una minoría se lee los programas electorales. Es decir, la partitocracia es puro marketing, quien más dinero tenga para ofrecer, para publicitar su mercancía, más ventas/votos obtendrá, y estos a su vez, son remunerados por parte del estado en dinero por voto obtenido… ¡Un negocio redondo!

Hay que sumar que la memoria del elector medio es la de un pez, o la de un cliente reincidente del Colmado Senén de 13 Rue del Percebe, pues no se entiende que les engañen una y otra vez y sigan votando lo mismo…

El tema, es que escuchando a uno de los encausados en la trama Gürtel, el tal Correa, afirma, sin rubor alguno, que eso de la finaciación de partidos por parte de empresas es cosa “normal” en otros países llegando a mencionar los lobbies.

La palabra «lobby» tiene dos significados en la actualidad. Puede significar «vestíbulo» o, con origen en la acepción anterior, «grupo de presión». Fue en torno al siglo XVIII cuando los miembros del Parlamento Británico bautizaron esta forma de hacer política. Al aparecer, los diputados eran «asaltados» en la entrada del hemiciclo justo antes de que empezaran los debates, por grupos interesados que buscaban influir en sus decisiones en el interior. Por eso, hoy en día hacer «lobbing» o «política de vestíbulo» significa hacer presión política para conseguir intereses particulares.

En un sentido amplio son «lobbies» desde las grandes empresas hasta una pequeña asociación de amas de casa. En un sentido estricto, solo aquellas personas cuya profesión es el hacer presión, que normalmente pueden identificarse con las grandes empresas de un país: inmobiliarias, bancos, eléctricas…

Los profesionales del «lobby», que es lo que trata de parecer el tal Correa, tratan de seguir la acción de los Gobiernos que puedan afectar a su cliente y ganarse su favor. Deben saber dónde llamar, con quién hablar y en qué momento del proceso legislativo han de intervenir para defender a sus clientes. En su cara más oscura, estas prácticas pueden suponer donaciones clandestinas a los partidos políticos y todo tipo de favores. Como estamos viendo a lo largo del proceso…

Es España es justo lo contrario, se debe controlar el gasto electoral de los partidos, las empresas que trabajan para estamentos oficiales no pueden hacer donativos a los partidos que gobiernan esas administraciones y un largo etcétera de supuestos que señala la Ley de Financiación de Partidos Políticos y que debería controlar el “Tribunal de Cuentos” – perdón, creo que es de cuentas – cuyo santo patrono es Morfeo…

El tema es el siguiente, desde la transición, a los partidos políticos, los bancos, incluso al PCE, les realizaban “préstamos” que rara vez eran devueltos (algunos bancos aún esperan cobrar los de partidos desaparecidos como UCD o CDS). Préstamos éstos que, por supuesto, no se daban a los partidos sin “garantías” de obtener votos, escaños y resultados…

Observamos también, que desde aquella primera corrupción destapada del PSOE, y ahora del PP, se constata que hasta las empresas intervienen haciendo donativos en negro a los partidos con “posibilidades”. Otros partidos han conseguido financiación “exterior”…

“Nosotros” no hemos conseguido jamás nada, ni de bancos, ni de empresas y la financiación exterior, esa de la “Internacional Negra”, no fue nunca más que un camelo de periodistas que alternaban su profesión con la de payasos… Nosotros hemos funcionado siempre a base de pasar la gorra, así nos ha ido…

A qué viene todo este rollo, pues a que tooooodo este asunto de corrupciones de casi todos los partidos del sistema, debería hacerle preguntarse al elector medio ¿Quién manda en realidad ? ¿Representan al pueblo los partidos? ¿Cuáles son los intereses de tales? ¿Deberían los candidatos llevar cosidas a las americanas las siglas de las empresas que los financian?

No es que nos interese mucho la partitocracia, la conocemos, sabemos que es una mentira aceptada por el colectivo, pero precisamente por ello, afirmamos que la democracia de partidos, tal y como está montada, no es más que una estafa empresarial para que mediocres sin futuro ni presente profesional en su mayoría, puedan acceder al poder y vivir con lujos asiáticos y cómodos retiros mientras devuelven favores .

Quizá se debería pensar, que la verdadera esencia de la “democracia” está en esos grupúsculos casi marginales que, a base de voluntad, sacrificios y rascarse el bolsillo, consiguen, al menos, presentar sus siglas y sus listas, aunque sea para sacar unos resultados risibles en ese mercado de la democracia, porque la democracia es eso… un mercado, un enorme mercado en el que “nosotros” no tenemos oportunidad de entrar ni a pedir número en la cola.

CONNOLLY


Correa admite la financiación ilegal y complica el futuro al PP valenciano

El cabecilla de la trama Gürtel reconoce regalos a Camps y Costa, absueltos en la causa de los trajes

http://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2016/10/14/correa-admite-financiacion-ilegal-complica/1479393.html

 

conn-34

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate