HACE UN TIEMPO… ESTUVO EL HONOR

Resulta llamativo, por lo desagradable y repugnante del acto, apreciar a un Tte General (Álvarez Espejo) formando parte de ese aquellare antiespañol, como fue la jura de ese fulano mal peinado y xenófobo, para otorgarle la presidencia en la region catalana
No se me ocurren las razones por la que ese mílite no glorioso, participó en la farsa. No creo que debiera representar protocolariamente al estado, ni mucho menos, LA DEBIDA OBEDIENCIA, debe estar por encima del HONOR Y DE SU JURAMENTO a la Nación que debe defender. Este ciudadano, travestido de uniforme, (llamarle militar, con lo que eso implica, sería confundír a los lectores) ya participó en los turbios enjuegues y tenidas catalaúnicas, en ese pub, Kitty, donde se “exploraron” vías entre separatistas y constitucionalistas, para dar de facto, la independencia a la región catalana.

El sujeto uniformado, al parecer, es más leal a los traidores y amotinados, que a la Nación que le paga y, que él, libremente, juró defender. Nación, que al parecer le importa tres cojones se descuartice, desangre en enfrentamientos civiles y sea insolidaria entre sus regiones. Justo todo lo contrario que juró defender.

La felonía, traición y cobardía de la cúpula militar no es nueva, su silencio y autismo lleva muchísimo tiempo atronándonos a todos, pero acudir de uniforme a dar carta de legalidad y naturaleza a un parlamento (no sé ni por qué existen) amotinado, que está enfrentado a su nación y tapa la imagen de su Capitán general, como muestra de su rebeldía, es más que un símbolo de antaño nuestro ejército, hoy una colección de fantoches, sometidos, acobardados ante los politicuchos vendepatrias y desleales. Esa imagen, la de ayer, es la de la sumisión al sueldo, las prebendas y ascensos y, la del olvido del honor, servicio y amor a España.

Que no olvide esta caterva de estómagos agradecidos, que muchos, con canas y perímetro abdominal amplio, juramos hace mucho respetar y hacer respetar esa bandera roja y gualda que representa nuestra vieja y grandiosa Nación. Tal vez, no tengamos ni las fuerzas, ni las armas para dar respuesta al desafío, pero tenemos lo que esta Cúpùla uniformada no tiene: vergüenza, honor y… COJONES.

No puedo menos, que terminar, recordando la tremenda figura de Don Camilo Méndez, como antónima de los Espejo, Rodríguez y demás gallinas uniformadas: Por encima de la disciplina, está el honor” y los sueldos y el peloteo a los traidores a España, esa hoy EZ PAÑA A LA QUE JURARON DEFENDER, AÚN CON SU SANGRE

CUESTA

 

CUESTA1

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate