HACIENDO EL PRIMO

PAV1

 

Veo cosas como ésta y me acuerdo de aquel físico serbio que un día creyó que se podía suministrar electricidad gratis a todo el planeta. Pienso en cómo llegó a demostrar que podía conseguirlo. En cómo su jefe, el célebre Thomas Edison, le estafó y se rió en su cara. Cómo murió arruinado y engañado, y en cómo el tío Sam destruyó con avidez su laboratorio, sus prototipos y sus notas.
¿Por qué sería…?

Me da por pensar que somos unos pringaos. Que trabajamos para pagar por una energía que debería ser gratuita y para pagar los sueldos de una gentuza que, en lugar de preocuparse por el bien de su pueblo, se desvive por agradar a unas empresas que, casualmente, nos cobran por esa energía.

No somos esclavos en el sentido tradicional de la palabra, claro. Nosotros podemos salir por ahí, gastarnos lo que queramos en cosas que no hacen falta, y acceder a mucha información (y desinformación) sobre multitud de temas perfectamente acotados, para así creer que tenemos una opinión formada sobre algo. Somos muy felices. Lo tenemos todo.

Somos tan capullos que no nos hemos dado cuenta de que estamos haciendo el primo. Porque, como a Tesla, nos han timado nuestros “jefes”, y se están riendo en nuestra cara.

ANA PAVÓN

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate