POR QUÉ DECIDÍ TRABAJAR EL 8 DE MARZO

Sí, señoras feministas y señores castrados que habéis instaurado el día 8 de marzo como el día del feminismo vergonzante. El día 8 de marzo yo he decidido trabajar, ¡oh sacrilegio!
– Porque el negocio del feminismo, y sí digo negocio porque lo es, no representa ni favorece a las mujeres.
– Porque muchas de las mujeres (y también los hombres) que se ponen hoy el lacito morado son femilistas y femilistos profesionales, que viven de eso cobrando enormes subvenciones por crear un problema donde nunca lo ha habido.
– Porque el feminismo dibuja una mujer débil y casi retrasada mental a la que le tienen que bajar los listones para conseguir lo mismo que los hombres, y a la bajada del listón lo llaman derecho.
– Porque yo decido el día que trabajo y el día que me cojo fiesta sencillamente porque me lo he ganado con mi esfuerzo (con el de nadie más), sin que nadie me venga a decir si tengo que ir a una huelga absurda o no.
– Porque estos voceros del sistema no piden derechos para la mujer sino castigar y pisotear al hombre por el mero hecho de serlo creando el enfrentamiento entre hombres y mujeres.
– Porque la valía de las personas no está en su sexo sino en su actitud, en sus aptitudes y en el esfuerzo y la perseverancia para conseguir sus objetivos.
– Porque cada uno se pone su techo y estas mujeres que salen a la huelga se han autoimpuesto un techo por ser mujer.
– Porque hombre y mujer siendo diferentes, cada uno en su papel son fundamentales para el buen funcionamiento de la familia, la sociedad y la patria.
– Porque las mujeres que se autoproclaman “feministas” denigran y ridiculizan la figura de la mujer real que trabaja y cuida de sus hijos.
– Porque los derechos no se exigen en una huelga absurda un día al año, ni desnudándose en una iglesia, ni poniéndose un lacito, ni prohibiendo que los niños salgan al recreo. Los derechos se conquistan día a día con trabajo y con esfuerzo.
– Porque las políticas de género a cuya cabeza se encuentran los movimientos feministas buscan la pérdida de identidad y la desestabilización de la sociedad.
– Porque todas tenemos abuelos, padres, hermanos y amigos y el movimiento feminista criminaliza a todos ellos.
– Porque todas tenemos abuelas y madres y el movimiento feminista las dibuja con un papel de 0 a la izquierda por el hecho de haber dedicado su vida a cuidar sus hijos.
– Porque en Europa las mujeres no necesitamos que cuatro descerebradas vengan a gritar por nuestros derechos porque no hay ninguna falta de ellos. Si quieren chillar que se vayan a hacerlo a países donde sus reivindicaciones tendrían algún sentido, pero claro, para eso NO HAY HUEVOS…

MARTA G-S

05 DE MARZO DE 2019/VALPARAISO
Natalia Castillo con una polera de la huelga feminista , durante la primera jornada del trabajo legislativo en la cámara de diputados 2019.
FOTO :PABLO OVALLE ISASMENDI/ AGENCIAUNO

 

Be Sociable, Share!

    1 thought on “POR QUÉ DECIDÍ TRABAJAR EL 8 DE MARZO

    1. El feminismo, un supuesto más de la hiperregulación de los poderes a la hora de entrometerse en esferas propias de la libertad, sean familiares o empresariales. Una pareja puede fijar los roles que le de la gana en la esfera de su hogar, sin tener que soportar el bombardeo ideológico de lo que es correcto conforme a la ideología de moda, y un empresario debe poder contratar a quién le de la gana, hombre ,mujer, rubios o morenos.
      Las sociedades occidentales hemos sustituido los sermones religiosos por los políticos . Cuando en el mundo occidental vemos excesos de lenidad con los hechos graves nos dedicamos a perseguir el castigo de las idioteces.

    Comments are closed.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate