NUESTROS HÉROES: BRUNO MUSSOLINI

Nacido en Milán en 1918, en la gran ciudad industrial de Milán, el tercer vástago de Benito Mussolini fue desde muy temprano un apasionado de la aeronáutica y de sus pruebas de velocidad aérea, al punto que participó en algunas de las más celebres carreras aéreas de su época (caso de la ‘Istres-Damasco-París’, donde quedó en tercer lugar, o la ‘Italia-Brasil’, en la que cruzó el Atlántico con el equipo “Diablos Verdes”) e incluso se da por cierto que obtuvo dos récords mundiales de velocidad en avión.

Piloto militar a la temprana edad de 17 años, combatió en la campaña de Etiopía, en la Guerra Civil española (enrolado en el XXVII Grupo del 8° ‘Stormo’ de Bombardeo Veloz) así como en la Segunda Guerra Mundial (encuadrado en el 47° “Stormo” de Bombardeo Terrestre de Grottaglie), momento en que ascendió al mando de la 274ª Escuadrilla de Bombardeo en Grande Raggio, con sede en Pisa, la cual contaba los modernos aparatos Piaggio P.108.

Bruno Mussolini era en Italia, sin lugar a dudas y por méritos propios, todo un héroe nacional.

Pero en mayo de 1941, a la edad de 23 años, la muerte lo alcanzó cuando, al intentar aterrizar su P.108 que venía con problemas en el tren de aterrizaje, entró en pérdida al fallar un motor.

Su deceso causó una gran consternación en el país transalpino, tal que prueba la multitud ingente que acompañó al cortejo fúnebre.

Sería sepultado en el cementerio de San Cassiano, Predappio, Provincia di Forli, Emilia-Romagna, no sin antes concedersele la Medalla de Oro al Valor Aeronáutico.

Il Duce escribiría estas emotivas líneas a propósito de su hijo fallecido:

“El nombre de los Mussolini pasados y futuros ha encontrado en tu vida y tu muerte un sello de nobleza imperecedera. En las muchas generaciones de los Mussolini aparece ahora un joven Capitán que en forma verdadera y fascista desdeña la ‘vida cómoda’ , que de todas las actividades escoge la más arriesgada, que sirve a Italia en paz y en guerra y que muere en el cumplimiento de su deber de soldado. Todo lo que yo he hecho o haré no es nada al lado de lo que has hecho tú. Una sola gota de la sangre que brotó de tu cabeza lacerada y corrió por tu faz empalidecida, vale más que todas mis obras presentes, pasadas y futuras. Porque sólo es grande el sacrificio sangriento; lo demás es materia efímera. Sólo la sangre es espíritu, solamente ella importa en la vida de los individuos y de los pueblos: la púrpura de la gloria únicamente la da la sangre”.

NO NOS ROBARÁN LA HISTORIA NI LA MEMORIA.

CACHÚS 

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate