NUESTROS HÉROES: CARLOS MOSTO

Le decían “el curita”. Porque una de las maneras que tenía el soldado Carlos Mosto de confortar a sus camaradas de trinchera, era reunirlos para leer el Evangelio y rezar; rezar incluso por los enemigos.

También se ocupaba de conseguirles comida, hacerles curaciones, prestar su propio abrigo o simplemente distraerlos en momentos de peligro.

Tuve el privilegio de tratarlo durante la guerra.

A Mosto, estudiante de Medicina, no le tocaba ir a Malvinas, pero reemplazó en forma voluntaria a un soldado que estaba aterrado. Desde las islas alentaba asimismo a sus padres, enviándoles cartas plenas de amor, entereza, entrega a la voluntad divina y orgullo por estar defendiendo la bandera.

Estaba destinado en el cuartel de Moody Brook, especialmente castigado por los bombardeos ingleses. Mas cuando había “alerta roja” y todos se guarecían, él solía dejar el edificio para ir a darle contención a sus camaradas.

Eso mismo se disponía a hacer el 11 de junio del 82: a llevar café a los pozos de zorro, cuando atacaron los Harriers. La onda expansiva de una bomba segó la vida de Mosto.

Aunque transida de dolor, su madre me dijo en 1984: “Morir por Dios y por la Patria bien vale la pena”.

Fraternalmente en Cristo desde Misiones, Argentina, en este caso tomando prestado del gran cronista de La Malviníada Nicolás Kasanzew,

Fernando Javier Liébanes 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate