NUESTROS HÉROES: JAKOB GRIMMINGER

El 9 de noviembre de 1923, alrededor de tres mil militantes del NSDAP se dirigen desfilando hacia el Ministerio de la Guerra en lo que sería el acto final del fallido Putsch de Munich. Encabezando el desfile la bandera de la la 5 ª Sección de las SA (SturmAbteilung) de Múnich, portada por Heinrich Trambauer y Andreas Bauriedl.  La policía toma posiciones en la Odeonplazt dispuestos a no dejar pasar la marcha, se da la orden de abrir fuego contra los manifestantes, en medio del caos se disuelve la marcha, mueren 16 miembros de las SA y tres policías.

Bauriedl recibe un disparo en el estómago y muere casi instantáneamente cayendo sobre la bandera y manchando con su sangre la insignia, propiciando la leyenda de la Blutfahne “La bandera de la sangre”. Hitler huye y es detenido poco después junto con el General Ludendorff, Hermann Goring resulta herido en la pelvis y escapa a Austria con su mujer.  La bandera es confiscada por la policía hasta que en 1925 es entregada o recuperada por el NSDAP que la convierte en un símbolo sagrado para el nacionalsocialismo.  Esta reliquia venerada se guarda en un altar situado en la Braunes Haus “La casa Parda”, sede central del NSDAP en Múnich, utilizándose para actos relevantes como los Reichsparteitag de Nuremberg, donde era utilizada para la ceremonia de consagración de los estandartes de las nuevas unidades de las SA y las SS.

A partir de 1925 un curioso personaje se hace cargo de portar la Bandera sagrada, un veterano de la IWW llamado Jakob Grimminger, miembro del 1.SS-Standarte Munchen.

Este SS había combatido en la campaña de Gallipoli y en 1922 estuvo presente en los disturbios de Coburgo, fue uno de los primeros miembros del partido y llegó a lucir el Goldenes Parteiabzeichen (Distintivo dorado del partido), la Blood Order con nº 714 y la medalla Coburger Ehrenzeichen (Insignia de Honor Coburguesa), siendo éstas las tres condecoraciones más importantes del NSDAP. Durante la gran guerra ganó la cruz de hierro de 2ª clase.

Jakob Grimminger nació en 1892 en Augsburgo, a los 16 años se alistó en el Ejército Imperial alemán, donde desempeñó tareas como mecánico en un Regimiento Aéreo entre 1914 a 1917. Estuvo destinado un año en Palestina y tras regresar a Alemania fue desmovilizado en 1919. Trabajaba de tallista, en 1922 se afilió al partido Nazi y entró en las SA de Múnich prestando servicio en das Braune Haus (La Casa Parda), cuartel general del NSDAP.  Se cuenta la anécdota de que durante la época de la prohibición de las SA y las SS, la Blutfahne fue escondida por una mujer llamada Viktoria Edrich (simpatizante del partido y relacionada después con el SD Sicherheitsdienst “servicio de seguridad”), en un armario de su domicilio en el cuarto piso de la Türkenstraße nº25 en Munich.  Por el simple hecho de portar la Blutfahne durante 19 años, Grimminger disfrutó de una sucesión constante de promociones de rango dentro las SA primero y en las SS despues. Su progresión fue sorprendente, teniendo en cuenta que no tenía ninguna otra cualificacion aparte de ser el abanderado de la reliquia.

Rangos que obtuvo en las SS:

25.02.1926 SS-Mann … soldado/recluta

00.09.1926 SS-Scharführer … Jefe de Escuadra/sargento (rango asimilado de las SA)

00.03.1929 SS-Truppführer … “líder de la tropa” (rango asimilado de las SA)

17.07.1931 SS-Sturmführer (teniente 2º)

31.07.1933 SS-Obersturmführer … teniente.

15.11.1933 SS-Sturmhauptführer … capitán.

20.04.1935 SS-Sturmbannführer … comandante de las SS.

13.09.1936 SS-Obersturmbannführer … teniente coronel de las SS.

13.04.1943 SS-Standartenführer (20.04.1943) … coronel de las SS.

En 1946 los aliados juzgaron a Grimminger por su pertenencia a las SS, aunque no fue condenado a prisión, pero sí que le fueron confiscadas todas sus propiedades. En 1950 intentó entrar en política en Munich, pero su pasado de ex coronel de las SS le impidió prosperar y volvió al anonimato, ganándose la vida trabajando al parecer de barrendero.

Jakob Grimminger murió en Múnich el 28 de enero de 1969, a la edad de 76 años.   La legendaria Blutfahne fue vista en público por última vez durante el funeral de Adolf Wagner, Gauleiter de München-Oberbayern, en Abril de 1944.  Jamás ha vuelto a verse y hay muchas teorías sobre el que fuera el mayor icono del tercer Reich.  Se dice que resultó destruida durante el bombardeo que sufrió la casa Parda…  Se dice que fue recuperada de entre las ruinas por un soldado y que tras muchas peripecias ha terminado en la colección privada de un eminente coleccionista alemán…  Se dice que tal vez ha pasado desapercibida entre otras banderas que sobrevivieron a la devastación y que ahora forma parte de alguna de las innumerables colecciones de militaria alemana…

Lo cierto es que no resulta descabellado pensar que fuera escondida en los días finales de la guerra por algún devoto seguidor y que pueda haber llegado hasta nuestros días…

Fuentes:  “Diccionario del Tercer Reich” (Gregorio torres gallego) editorial TIKAL.  “Historia secreta de las SS” (Robin Lumsden) editorial Planeta     

A.MARTÍN

Be Sociable, Share!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    once + dos =

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate