NUESTROS HÉROES: KURT MEYER

El maestro de los ataques de choque rápido. El dinámico y carismático Kurt Meyer inspiró a sus hombres con su mera presencia.

Durante tres años luchó en Rusia alcanzando el punto más avanzado conquistado por fuerzas alemanas, en el remoto Cáucaso. Tres veces fue completamente rodeado por fuerzas rusas, durante la retirada y regresó combatiendo con un puñado de supervivientes… Para él la batalla de Caen-Falaise fue magnífica en la mejor tradición wagneriana.

Como él describe sus acciones y las de sus hombres, da la impresión de que le gustara considerarse como un Sigfrido conduciendo a sus guerreros a la batalla y la muerte.

Con los rigores de Segunda Guerra Mundial surgió una generación de comandantes jóvenes de las Waffen-SS, cuyos poderes de mando eran incomparables en el Ejército alemán. El autor Gerald Reitlinger representó a estos líderes como los generales SS de leyenda, idealistas, jóvenes y fanáticos. Ellos fueron personificados por tales hombres como Kurt Meyer.

En todos los teatros de operaciones a los que lo condujo su carrera de combate él luchó duramente, luchó bien, y luchó con caballerosidad. Meyer luchó con distinción en Polonia y fue transferido para comandar una compañía de reconocimiento (motocicletas) en el Oeste y luego el batallón de reconocimiento de la Leibstandarte en Balcanes y Rusia. Era un motociclista arriesgado y se rompería aproximadamente dieciocho huesos, sufriendo cuatro conmociones cerebrales antes de la conclusión de la guerra. Fue en Francia donde Meyer demostró primero su instintivo conocimiento de las tácticas de guerra móvil. Su penetrante sentido táctico y la flexibilidad mental le hizo ganarse el sobrenombre “Schnelle Meyer [Meyer el Rápido]”. Posteriormente sería llamado “Panzermeyer”.

En Grecia, él encabezó el asalto sobre el Paso de Klissura contra un enemigo bien defendido. Meyer y sus soldados se encontraban bajo un pesado fuego de ametralladoras, tuvo que lanzar una granada en los talones de sus propios hombres para forzarlos a atacar en campo abierto. Esta acción cuestionable sin embargo causó la conquista del objetivo y la captura de más de mil prisioneros, sufriendo la pérdida de sólo seis hombres de la Leibstandarte, entre muertos y heridos. Un día más tarde, Meyer capturó a otros 11.000 prisioneros. Sus métodos poco ortodoxos fueron probados en una escala superior en el Este, donde él y sus tropas se aventuraban lejos detrás de líneas enemigas. Antes de principios de 1943, este temerario aunque sumamente eficaz estilo de combate ya le había hecho ganar la Cruz de Hierro de Primera y Segunda Clase, la Cruz del Caballero, y las Hojas de Roble a la Cruz del Caballero.

Después de la terminación de un curso de entrenamiento para comandantes regimentales en agosto de 1943, Meyer fue transferido a la División de Hitlerjugend (12º SS Panzerdivision). Después de la muerte de Fritz Witt el 14 de junio de 1944, él tomó el mando de la 12º SS, haciéndose el comandante de división más joven en las fuerzas armadas alemanas. La defensa de Meyer en Normandía aumento su fama legendaria. Los soldados adolescentes de su unidad continuamente frustraron los esfuerzos de los británicos.

La carrera militar de Meyer termina bruscamente con su captura por partisanos franceses en septiembre de 1944. Después de la capitulación de Alemania, fue enjuiciado y acusado del asesinato de prisioneros de guerra canadienses. Su pena de muerte fue conmutada, y Meyer fue liberado en 1954.

El día 23 de diciembre de 1961, durante la celebración de su 51º cumpleaños Meyer sufrió un ataque al corazón y falleció. Le sobrevivieron su esposa y cinco hijos.

EL CENIZO

 

 

 

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate