HOLODOMOR

Desde casi sus inicios, el Estado soviético sufrió diversas hambrunas que, criminalmente instrumentalizadas por los matarifes bolcheviques, fueron sometiendo al sufrido pueblo ruso al precio de provocar un genocidio cruel a la par que silencioso sobre poblaciones enteras.
Es el caso de la acaecida entre 1932-1933 y conocida con la extraña palabra “Holodomor”, ignota para Occidente hasta los tiempos de Gorbachov y la Glasnost, pese a llevarse por delante varios millones de personas en toda la Unión Soviética, en su gran mayoría ucranianos.
De fondo, todo apunta a una política represiva planificada al detalle por Stalin sobre la -a sus ojos- altamente “contrarrevolucionaria” Ucrania, a la cual había que alejar de sus veleidades nacionalistas “sovietizándola” sin ningún miramiento.
Así las cosas, el proceso de colectivización del campo ucranio dará comienzo en diciembre de 1929, supervisado en persona por el sanguinario jefe de la Cheka Guenrij Yagoda, proceso al que los campesinos del país limítrofe con Rusia se opusieron ferozmente, dando lugar a detenciones, ejecuciones y deportaciones masivas (caso de los llevados a la fatídica isla de Nazino, en medio del Oby, en Siberia, donde acabaron sus días bestializados y poco menos que devorándose los unos a los otros).
Pronto se vio, además, que las cuotas de grano que dichos campesinos debían entregar a las autoridades eran imposibles de cumplir, lo cual coincidirá con el fracaso del Primer Plan Quinquenal, obligando al inicuo Régimen comunista a vender toda la cosecha de esos años al exterior aun a precios irrisorios, cuando ésta bien podía haber alimentado al país.
El resultado: un asesinato masivo inenarrable, dantesco, en el que no faltaron terroríficas escenas de inanición e incluso horripilantes de canibalismo, uno más de los innumerables cometidos por el comunismo con el concurso de tantos burócratas y militantes del Partido amén del silencio cómplice de no pocos intelectuales simpatizantes de tan bárbara ideología.
NO NOS ROBARÁN LA HISTORIA NI LA MEMORIA.

Cachús

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate