IRENE MONTERO Y LAS PUTAS

Dicen que es la profesión más antigua del mundo, incluso más que la de usurero -que naces con ella- pero, sinceramente, es irrelevante.

Como irrelevante, a la vez que irritante, será el trabajo del Ministerio de “la mujer del César”, ése que llaman de Igualdad -se deben referir a “igualdad” de salarios entre ella y él-.

Primera prueba: la prostitución no será abolida, dejémonos de utopías prohibitivas y conformémonos con regularla que ya sería un logro.

Un Ministerio de Igualdad en una democracia debería ser una redundancia, pero, y para mayor escarnio nuestro, en manos de asambleístas es una locura… nunca se ponen de acuerdo.

De momento las señoras putas ya no son tan iguales a las cajeras de supermercado: no se pueden sindicar -¡si eso sirviera de algo!-, no pagan impuestos, no tienen unas mínimas condiciones laborales y contraprestaciones, pues miren, las de sus chulos y punto.

Feministas: ¿no se os abren las carnes? Deberían.

A.MARTÍN


 

Irene Montero se aleja de la abolición de la prostitución por la división del feminismo

La ministra de Igualdad se declara “abolicionista”, pero “hay compañeras feministas que no lo son”

https://www.elmundo.es/espana/2020/02/24/5e53c2b4fdddff02408b45fe.html

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate