ISIS DESTRUYE EL HISTÓRICO TEMPLO DE BAAL EN PALMIRA

LAIA2

“La ciudad de Palmira ha sido tomada: el ISIS tiene el control total “
Con esta devastadora noticia nos informaban los medios de comunicación a mediados de Mayo que la milenaria ciudad Romana era ahora rehén de unos fanáticos religiosos que, desde la fundación de su grupo, ya había demostrado no tener ni un mínimo escrúpulo a la hora de masacrar todo aquello que contuviera un aire occidental.

De este modo, empezamos a ver ejecuciones en masa. Seguidamente, el secuestro y el martirio del director arqueológico Jaled Al asad y finalmente, materializado ante nuestros ojos un inminente pero previsible final: la destrucción del inmenso patrimonio histórico y cultural de Palmira.
Destrucción no tan solo física, sino también espiritual.

¿Por qué espiritual? ¿Qué sabemos sobre Baalshamin?
Rey de Dioses, príncipe y señor de la lluvia y el rocío. Señor del cielo y el trueno.
Tríada de divinidades junto a Aglibol y Malakbel, Dioses de la Luna y del Sol. Vestidos, los tres, con armadura Romana, en veneración a la sacra ciudad.
Baalshamin tenía como animal Totémico, el águila.
Parece ser que el Rey de Dioses tenía una cierta similitud con el Júpiter Romano y con las deidades indoeuropeas.
Rayo como el Indra védico, el nórdico Thor y especialmente, con el helénico Zeus.
Las similitudes van más allá cuando estudiamos a dioses como Urano y Saturno.

En mitología fenicia se explica que Baalshamin, dios del cielo, fue castrado por su hijo BaalHadad, que a su vez tuvo que enfrentar la oposición del dios del trueno: el paralelismo con el mito griego de Urano, Cronos y el consiguiente nacimiento de Zeus son obvias.

La historia siempre es la misma cuando nos fijamos en mitología de otro pueblo indoeuropeo, Los Hurritas. Donde se explica que Teshub, dios principal del pueblo Hurrita, fue concebido después de que el dios Kumarbi , masticó y tragó los genitales de su padre Anu.

Los hurritas fueron un pueblo que habitó en la antigüedad una región centrada en el valle del río Khabur (norte de Mesopotamia y sus alrededores), lo que comprende los actuales sudeste de Turquía, norte de Siria e Irak y noroeste de Irán.
Entre los numerosos estados que fundaron, destaca el de Mitani, creada entre el 1600 a.C. y el 1300 a.C, que se extiende sobre la mayor parte de Siria, incluyendo el territorio de Ugarit (que parece provenir de la adoración de Baalshamin) y el de la actual Palmira.
Descendientes con mucha probabilidad de los indo-arios que conquistaron India e Irán , cuyas hazañas se relata en los Vedas y en el Avesta.
Los Hurritas veneraban Mitra, Varuna, Indra y Navasta entre otras divinidades védicas. Así lo testimonia un tratado estipulado en el reino de Mitrani y de los Hititas del 1300 a.C.
Los Hurritas que estuvieron sobre el territorio Sirio eran de origen indoeuropeo.
Su Dios principal, Tarhun, era representado con un rayo, una hacha y sobre un carro de guerra. Su animal totémico era el toro ( animal en relación a otras divinidades europeas como Zeus y Marte).
En un tratado firmado en 1300 aún más entre el Ac soberano hitita Suppiluliumas I y rey de Ugarit Niqmaddu II, por primera vez se menciona Baalshamin en un texto escrito.

Todos estos y más testimonios de culturas indoeuropeas, demuestran la evidente relación entre BaalShamin y dicha cultura.
Así pues, parece ser que el ISIS no quiera destruir solo nuestra historia y nuestra cultura, sino también nuestro legado más ancestral.

LAIA TARRACO

 


 

ISIS difunde las imágenes de la destrucción de un templo de Palmira

http://www.eldiario.es/internacional/ISIS-difunde-imagenes-destruccion-Palmira_0_423807924.html

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate