ISIS Y “AL-ANDALUS”

Sea la noticia un globo sonda o una realidad. Sea la anunciada “recuperación de Al-Andalus” una boutade o un fidedigno plan de los islámicos (mal llamados islamistas) o un plan alentado por USA y/o Israel para crear el caos en Europa y aliviar la tensión en Palestina (verdadero nombre de lo que hoy se llama Israel), es lo cierto que de hacerse realidad el contenido de la amenaza anunciada en el texto que comentamos, las consecuencias para España y Europa serán catastróficas.

¿Dónde estarán entonces aquellos que nos quieren convencer de que el Islam es una religión de paz, que no es enemigo nuestro, que el enemigo es Israel (que lo es) y que debemos achantarnos y sin protestar a la coexistencia pacífica y en igualdad de derechos que proclama nuestra Constitución con los muslimes y con cualquiera que llame a nuestra puerta de manera pacífica o no?. Yo os lo digo: desaparecerán como el humo, fuesen y no hubo nada.

Una consiga fascista dice algo así como “Molto nemici, molto onore”, muchos enemigos, mucho honor, en traducción literal. A ver si somos capaces de, por lo menos, identificar a nuestros muchos enemigos y no descuidar ningún flanco porque alguien nos induce a creer que quien nos ataca lleva piel de cordero cuando le vemos las garras de lobo. Ni son nuestros aliados en la lucha contra el que pretende ser amo del mundo, ni tienen derecho a invadirnos, someternos y sustituírnos en el solar patrio como en innumerables escritos y ocasiones pregonan a los cuatro vientos.

LLACER    Sep. 2016.


 

La policía teme que el IS use Libia “para atacar Al Andalus”

http://www.elmundo.es/espana/2016/09/19/57defa76e5fdea2f2a8b4577.html

 

llacer-1

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate