Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

IZQUIERDA UNIDA Y LA VERBENA SIN FIN

 

Los de Izquierda Unida no son tan tontos como pudiera parecer a primera vista. Mucha gente pensó que se trataba de una colección de paletos resentidos cuando pasaron de ser la marca blanqueada del viejo y siniestro Partido Comunista a convertirse en una sucursal de tercera regional del nuevo pijiprogresismo podemita.

Pero resulta que, en un alarde de ingenio y astucia, estos parientes pobres del rojerío no se resignan a ser los tontos del pueblo de la progresía y están haciendo un notable esfuerzo para asombrar a propios y extraños con sus propuestas parlamentarias.

Y eso que no es fácil llamar la atención en un escenario como la política española donde el esperpento es cotidiano, la extravagancia es norma, la estupidez es canon y la cochambre seña de identidad.

En España es cada vez más difícil distinguir una cabalgata de reyes de un desfile de bujarrones, una intervención parlamentaria de un monólogo cómico o una manifestación separatista de una charlotada. Y en un contexto así, destacar por escandaloso, o siquiera por grotesco, es realmente difícil.

Pero los zurdounidos no se resignan y, como el viejo payaso sin gracia de un circo decrépito, siguen saliendo a la pista a contar chistes que pasaron de moda hace décadas. Y eso tiene su mérito.

Ahora que Carmena y sus secuaces están a punto de ganar la Guerra Civil y erigen monumentos a criminales de guerra y torturadores, la vieja marca demodé quiere que en los ayuntamientos se puedan poner banderas a troche y moche (siempre que no se trate de banderas franquistas como las de los Tercios o las de las Órdenes Militares, claro está).

Ellos lo hacen para poder lucir su trapete tricolor y tener así un papel, aunque sea de figurante, en el “revival” revanchista que es tendencia de moda y máximo argumento electoral de la izquierda.

Pero, si la propuesta triunfa, y conociendo la fauna que habita en los consistorios patrios, la cosa puede ser curiosa.
No es difícil imaginar todo un muestrario de banderas, banderitas y banderolas del catálogo giliprogre (animalistas, feministas, indigenistas, islámicas, transexuales, separatistas y así).

Una verbena sin fin para que a nadie quepa duda de que en la España constitucional, democrática y de derecho, es Carnaval todo el año.

J.L. Antonaya


IU plantea cambiar la ley para dejar que los ayuntamientos añadan banderas no oficiales en sus fachadas

http://www.europapress.es/nacional/noticia-iu-plantea-cambiar-ley-dejar-ayuntamientos-anadan-banderas-no-oficiales-fachadas-20180227182812.html

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate