¡JAMÁS NOS RENDIREMOS!

Contra cada mentira,

una sonrisa altiva y orgullosa.

 

Y contra cada insulto,

la arrogancia sagrada

que late en nuestras venas.

 

No entenderán jamás los enemigos

el indómito afán que nos empuja,

el orgullo supremo que nos guía,

el sagrado deber que nos mantiene,

clavados, como Ellos, en la lucha.

 

Ya por el tiempo ajadas

pero aún libres al viento,

siguen nuestras Banderas

ondeando en lo alto.

Mecidas por el viento

que nos trae las canciones

y los himnos de Gloria de otros días.

 

Nuestras voces cansadas

no enmudecen jamás,

a pesar del vacío en el que tantos

intentan sepultarnos.

 

Si todo está perdido,

gritamos con más fuerza,

levantamos la frente a las alturas.

Respondemos al odio

con la fuerza heredada

de unos héroes eternos.

 

No podrán acallar nuestra historia sagrada.

No cejaremos nunca en la batalla

de preservar la historia que nos une

en esta solitaria

trinchera que habitamos.

 

La duda no es opción.

No hay rendición posible.

 

Tan solo hay que vivir

cumpliendo el juramento

de mantenernos firmes

hasta el postrer aliento.

 

De ser dignos de tantos

que desde el Cielo observan con orgullo.

 

Cuando llegue el final…

seguiremos cantando,

seguiremos riendo,

encarando a la Parca

sin miedo y con orgullo.

 

No pueden comprender

los que nos odian,

que nuestra lucha es

apenas nuestra lucha.

 

Que somos solamente

herederos de otros

que guían nuestros pasos

desde el Cielo.

 

Su espíritu nos une

y nos empuja…

 

¡Jamás nos rendiremos!

 

(Manuel Cabo Fueyo)

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate