Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

JUAN IGNACIO, SIEMPRE PRESENTE

 

Hace treinta y ocho años que los esbirros de un Estado fraudulento asesinaron a Juan Ignacio. Hoy, cuando la histeria cobarde de los nuevos mamporreros del Sistema decreta “alertas antifascistas” desde mansiones de lujo y cuando los eternos descontentos de teclado y sofá nos reprochan nuestra “obsoleta ineficacia” para justificar su apoyo claudicante a hebraicas mixtificaciones, pudiera parecer que el sacrificio de Juan Ignacio y de tantos camaradas hubiera sido en vano. Que la sangre, la prisión y la persecución sañuda que padeció la mejor juventud de la Transición hubieran sido estériles.

Pero quien así crea no entiende ni podrá entender nunca la razón profunda de nuestra lucha.
No podrá entender que Juan Ignacio, líder natural de una juventud militante, prefiriera la arisca intemperie de la revolución callejera a la confortable inercia de posturas que, aunque dignas y rebeldes, empezaban a sentir la tentación del aburguesamiento.
Que la sangre de nuestros héroes nunca podrá rebajarse a la triste condición de moneda de cambio para escaños o concejalías.
Que, hoy como ayer, la solución a los problemas de la Patria no pasa por remendar con voluntarismo y paños calientes un Sistema nefasto, sino por desmantelarlo de raíz.
Que, cuando dentro de muchos años nadie recuerde el nombre del ministro felón que ordenó asesinar a Juan Ignacio ni los de las sabandijas que desde parlamentos y televisiones claman hoy por nuestro exterminio, el nombre de Juan Ignacio seguirá retumbando como un grito de rebeldía seguido de los rotundos “¡Presente!” que, con eco marcial, brotan desafiantes de las gargantas de los que creemos que el mejor homenaje a Juan Ignacio es continuar su lucha.
Una lucha que no comenzó ayer ni terminará mañana.

J.L. ANTONAYA

Be Sociable, Share!

    1 thought on “JUAN IGNACIO, SIEMPRE PRESENTE

    1. Felon=Roson
      Con el visto bueno del Golfo Suarez….y los trabajos de fontaneria de algun comisario y el brazo ejecutor de un chivato infiltrado despues recompensado en las Americas del sur con un trabajo

    Comments are closed.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies