Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

LA CALENDARIA 2017

La Unidad de Igualdad de la Universidad de Granada ha editado para este 2017 un calendario, con vocación feminista, que modifica la naturaleza de los nombres de los meses del año y los presenta en femenino. «Enera, febrera, marza, abrila…».

Desconozco quién subvenciona esa Unidad, quién paga el almanaque, qué mentes preclaras han tenido la idea…
Pero, lo que no desconozco es el origen de nuestro calendario, algo que parece desconocer el director del área feminista de la UGR, Miguel Lorente, que justifica esta estupidez diciendo que «El machismo ha presentado la realidad como una incógnita con el objeto de quitarle el significado a cada día, a cada mes, a todos los años», y que «comenzar el año en femenino es un acierto».
Pues mire usted, señor Lorente, lo que sería un acierto sería dedicar los recursos públicos a actuaciones beneficiosas para la sociedad. Con ese calendario no da usted respuesta ni a la desigualdad, ni a la violencia de género, mejor utilizaba sus esfuerzos en evitar esas lacras de una sociedad que no quiere sus “respuestas” estúpidas, que lo que quiere son actuaciones cabales.

El Cadenazo, que no recibe subvención ninguna, informa gratuitamente a la Universidad de Granada, de que el calendario no lo hizo un machista aburrido un día en el que no echaban nada interesante por televisión, los nombres de los meses los pusieron los romanos. Originariamente, el calendario primitivo de Roma se dividía solamente en 10 meses: MARZO, que proviene de Marte. ABRIL, que procede del término griego “afros”. MAYO, derivado de la palabra latina “majorum”. JUNIO, que proviene del término latino “junior”. A JULIO, le dio su nombre Julio César, ya que él nació en este mes. AGOSTO, rinde homenaje al emperador Augusto. SEPTIEMBRE, como al principio ocupaba el séptimo lugar (“septem”, en latín), conservó su originaria denominación a pesar de ser actualmente el noveno. OCTUBRE, también conservó su nombre original de la época de Rómulo, del término latino “october”: octavo. NOVIEMBRE, cuya denominación ha perdurado desde que ocupaba el noveno lugar (“november”) y DICIEMBRE que, a pesar de estar en el último puesto, sigue conociéndose por la posición décima originaria.
Fue Numa Pompilio, el segundo rey de Roma (715-672 a. de C.), quien adaptó el calendario al año solar y le agregó los 2 meses restantes: ENERO, “Ianuro”, en honor al dios Iano y FEBRERO, dedicado a Plutón o “Februo”.

Aclarado esto, ahora ya pueden ponerse a trabajar.

ROSA M. CASTRO

 


 

El «calendaria» feminista de 2017: «Enera, febrera, marza…»

La Universidad de Granada edita un almanaque en el que se altera el género de los meses del año

http://sevilla.abc.es/andalucia/granada/sevi-calendaria-feminista-2017-enera-febrera-marza-201701202221_noticia.html

 RO9

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate