LA CASA FAMILIAR

Un señor de Soria, que tenía cuatro hijos, en un buen momento económico que pilló porque vendió unos terrenilos que luego urbanizaron en las afueras de Madrid, decidió comprar un pisito en Málaga. Eran los años 60 y estaba de moda aquello.

Con el tiempo, los hijos se fueron haciendo mayores. El mayor de todos, Lucas, decidió que al acabar el instituto, emprendería una brillante carrera de mecánico en el taller de Paco, un vecino de toda la vida.

Almudena, la hija mediana decidió estudiar derecho en Madrid, pero se quedó embarazada de un pelanas en la capital y en 2º tuvo que dejarlo para volver a casa.

Marina, la tercera, también estudió, se matriculó en biológicas, pero su padre le dijo que como la cosa no iba tan bien y que además tenían en casa a Almudena y a su retoño, no podía pagarle un alquiler en Alcalá y que mejor estudiase en la Universidad de Málaga, adonde se fué aprovechando el piso de veraneo familiar.

Por último, Manuel, decidió estudiar telecomunicaciones, para lo cuál se fue con su hermana Marina a Málaga, donde se pegó la vida padre, aunque al final terminó su carrera. Tuvo mucha suerte, al contrario que Marina, ya que coincidiendo con su licenciatura ocurrió el boom de las puntocom, por lo que rápidamente encontró trabajo en la sede de Vodafone en Malaga.

Por el contrario, Marina volvió, aprobó unas oposiciones en Castilla y León y se colocó de maestra en un instituto de Zamora.

Pasados los años, Manuel, ya cansado del piso de veraneo familiar, decidió comprarse una casita en Mijas; una casita muy coqueta, con las cortinas a juego de las sábanas y con una tiendecita enfrente, regentada por Bill y su esposa Mildred. La casita era un primor, con su barbacoa en el jardín y su piscinita de poliester.

El caso es que para comprar la casita necesitaba algo más del dinero que tenía ahorrado, además de los prestamos del jaguar y del velerito de 12 metros que se había comprado.

Entonces se le ocurrió la genial idea: vendo el piso en el que vivo y con ese dinero me compro la casita en Mijas. Claro, cuando se lo dijo a la familia, éstos, desagradecidos ellos, se enfadaron. ¿Cómo, que vas a vender el piso de veraneo familiar para comprarte una casa en medio de los pinos? ¡tú estás loco!

¿Que yo estoy loco?. Vosotros, hermanos opresores y malvados sois los locos. ¿Es que no veis que llevo 15 años viviendo en ese piso? ¡¡tengo derecho a decidir lo que hago con él!!

Claro, tu vendes el piso. Tú, que te han pagado una carrera y no te hemos cobrado nada por el alquiler del piso, vas a quitarme la herencia a mi, que llevo desde los 17 años despellejándome las manos en este inmundo taller de mierda!!!

Pues sí, porque yo vivo en él y es mi derecho y si tú no estudiaste es porque no quisiste… y tú, Almudena, si no hubieses pegado la vida que te pegaste no estarías encerrada en el caserón de Soria con el demonio ese que tienes por hijo. Y tú, Marina, si hubieses querido te hubieses quedado en Málaga. No quereis firmar, vale, no firmeis, pero nos veremos en los tribunales.

¿Qué creeis que pasó?… pues que como esto era España, los tribunales le dieron la razón a Manuel, que vendió el piso, se compró la casa y al final se la embargaron, lo deshauciaron (no sin protestas vecinales en contra del malvadísimo banco) y se fue a pedirle curro a su hermano Lucas en el taller de Soria.

Pues bien, esta es la historia de quienes, sin contar con sus hermanos, pretenden decidir sobre el futuro de la casa y de la hacienda común por el simple (y básico) hecho de que “ellos” viven allí. Al final, como esto es España, algún tribunal les dará la razón, pero, al contrario de los hermanos de la historia, estos hermanos no lo consentiremos. España es una e indivisible y si alguien quiere cortar un trozo, tendrá que preguntar a TODOS sus hermanos, que no les daremos permiso, puesto que es el legado de nuestros mayores y la herencia de nuestros descendientes.

Oscar Gaitán.

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate