O LA CASTA PARASITARIA O ESPAÑA

“La subida de impuestos no es necesaria, la subida de impuestos no se justifica y la subida de impuestos es profundamente insolidaria con las clases medias y trabajadoras españolas. Esto es lo que significa la subida de impuestos aprobada en el día de ayer”. Esto decía Mariano Rajoy antes de llegar a la Presidencia del Gobierno, el 26 de septiembre de 2009, atacando las medidas de Rodríguez Zapatero.

Recientemente, el 3 de octubre de este año, ha soltado sin inmutarse: “Yo fui presidente de un gobierno de derechas que la primera decisión que tomé a los siete días de llegar a la Presidencia fue hacer un Consejo de Ministros y subir el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas siete puntos”. Risitas en el coro de contertulios y farisaicos gestos de rasgarse las vestiduras por los todólogos de la prensa “liberal”.

Los plumíferos celtíberos presumen de su liberalismo y defensa de los mercados, una especie de cerco sanitario para marcar distancias con doctrinas que afirmamos que sin estado ni hay empresa ni hay mercado. Es más, sin política no hay mercado, sólo mafia y hampa. Y hoy más que nunca está demostrándose la falsedad de que “el mercado se regula sólo”. Pero tampoco ha sido así en los años en que no había las tormentas que baten a España ahora. Los plumíferos liberales deberían de tener la sinceridad de confesar que los medios para los que escriben subsisten gracias a la publicidad de las instituciones, a las ayudas públicas bajo la mesa y al Boletín Oficial del Estado que ha consagrado una casta televisiva y de radio, conculcando la ley y sentencias judiciales.

El gurú del neoliberalismo, Jiménez Losantos, llora cada mañana la caída en manos extranjeras de todas las cadenas de televisión que emiten en España. Flagrante contradicción. En cambio que General Dynamics se haya convertido en el monopolio de facto de la fabricación de armas cruciales en el solar patrio en aras de la eficiencia del mercado nada que objetar.

¿Qué ha sido de ENDESA, qué ha sido de ENSIDESA, qué ha sido de Santa Bárbara, qué ha sido de SEAT, qué ha sido de Iberia, qué ha sido de CAMPSA? Todo eso hay que recuperar, empezando por el cobro de las ayudas que ha recibido la banca. ¿Que no puede devolver lo que ha recibido gracias a los impuestos de los ciudadanos? Pues aplíquese a la banca el mismo trato que ella aplica al ciudadano que no paga la hipoteca de su piso.

¿Que qué va a decir Europa, es decir ese nido de buitres que están pendientes del fallecimiento de nuestra patria para devorar sus despojos? Francamente, llegados a este punto, ante la inminente desaparición de la nación española, sólo a la oligarquía y a toda la orquesta mediática le importa lo que pueda decir la UE, que viene dando la razón a los golpistas separatistas en todos los frentes y dándoles refugio lejos de las cárceles españolas.

Cada una de las empresas del IBEX35 ya tiene hechos sus deberes para abrir su sede nacional catalana al día siguiente de la consagración de la república estelada. ¿Alguien lo duda? Como tampoco tendrá ningún rubor en acudir a rendir pleitesía a Sánchez como presidente de la república tricolor.

Cosa que a la banca le trae sin cuidado, porque el presidente de CEOE lo es para la defensa de los intereses de la AEB (Asociación Española de la Banca Privada) , todos los demás sectores van en fila india y por detrás.

Ahora la patronal CEOE (nada que ver con los intereses de las pymes, abandonadas a su suerte) plañe ante la llegada de Podemos al gobierno, alza la bandera de la defensa de las instituciones, etcétera. En pocas palabras, se nos ha vuelto patriota de la noche a la mañana. Poca memoria tiene una CEOE que hasta hace poco ha tenido a un presidente manifiestamente separatista, Juan Rosell, que en las fechas críticas de la proclamación de independencia en 2017 seguía pidiendo diálogo con los que se ciscaban en la ley. Para que quedase bien clara su posición Juan Rosell fue a visitar a los golpistas a la cárcel. Esto es CEOE. La misma que tiene en su curriculum a un presidente que acabó en la cárcel, Díaz Ferrán, por haber hecho lo mismo que ha venido haciendo la casta del régimen del 78 desde su nacimiento.

España, con el Estado desaparecido, que ni está ni se le espera, está a merced de quienes han venido sableando una nación que se encontraba en un grado de pobreza similar a la de cualquier país africano en 1931. Costó mucha sangre, sangre derramada de buena fe en la mayoría de los casos en los dos bandos enfrentados. Costó mucho sudor de los nadies que la alzaron de las ruinas, nadies desconocidos que venían de la profunda España rural a poner en marcha las fábricas y la industria que habrían de llevar a la Patria a estar entre las diez primeras potencias del mundo.

Una cosa está clara, la ciudadanía no tiene la culpa. Esas masas de separatistas que invaden las calles son el resultado del trueque sin escrúpulos entre la casta madrileña y la barcelonesa o vizcaína. Décadas de adoctrinamiento en el odio a España sin que a los partidos que gobernaban desde la capital de la nación les importase nada, porque “lo importante es la economía”, decían. Pues ahora queda demostrado que sin nación española no hay economía, hay ruina.

“El capitalismo, tan desdeñoso, tan refractario a una posible socialización de sus ganancias, en cuanto vienen las cosas mal es el primero en solicitar una socialización de las pérdidas”. Esto lo dijo José Antonio Primo de Rivera hace ochenta años. Un análisis clavado de lo que ha sucedido en nuestros días. Mariano Rajoy subió los impuestos para pagar los pufos de la banca española. Ahí no hay todólogo liberal que confiese públicamene lo evidente. Y seguía el asesinado líder falangista: “Nuestra modesta economía está recargada con el sostenimiento de una masa parasitaria insoportable”.

A España sólo le queda su pueblo y en su momento se verá que existe y está aquí, porque “están vivas la fuentes geninas de España” decía el mismo cuyo cuerpo está esperando una próxima profanación.

JORDI PLA

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate