LA CLAUSURA DEL CENTRO DE FALANGE DE LAS J.O.N.S. EN SEVILLA (II Parte)

richi

El repaso de los hechos relatados y la documentación aportada, nos permite el decir que en la II República el gritar ¡¡Arriba España!! Era considerado por las autoridades como objeto de sanción pues ejemplos tenemos muchos y en este caso concreto lo agravamos con un ¡¡Viva el Ejército!!
Hemos visto los incidentes y sabemos también que estaban preparados los grupos de izquierda para provocar el hecho y nosotros obramos en legítima defensa cuando fuimos provocados, pero la policía en vez de cargar o alejar a los provocadores, actuó en contra nuestra deteniendo a todos los que se encontraban en el local, y podemos comprobar por la misma Ley de Defensa de la República, que no existió el más mínimo motivo para que entraran en nuestro local y detuvieran a los que allí se encontraban que varían desde los 150, que nos señalan los libros mencionados hasta, 122 o 102 que pregonan los periódicos.
La detención, nos señala Sancho Dávila, “…fue brevísima-ni media semana.” Pero todavía no se habían terminado las sanciones que el Gobernador reservaba.
Historia
Tal como había anunciado el Gobernador señor Díaz de Quiñones, el local fue clausurado y el día 10 de mayo, la junta directiva y algún otro camarada reciben la notificación condenándoles al pago de una multa con cuantías distintas, valoradas a capricho. Vista la injusticia cometida, el Jefe Territorial reúne a la Junta directivo y se acuerda que no se pagaran las multas y se diera el siguiente comunicado a la prensa:
“Habiendo sido impuesta por el gobernador civil una cuantiosa multa a los directivos y elementos afiliados a Falange Española de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista, por el motivo fundamental que consta en comunicación que obra en nuestro poder, de dar ¡hace un mes! un “Viva España con honra” desde los balcones del Centro de F.E., esta Junta ha creído oportuno contestar a la citada autoridad en la siguiente forma:
Excmo. Sr.: La Junta Directiva de Falange Española de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista, en su pleno y unanimidad más entusiasta; vista la resolución dictada por V.E. con fecha 3 del que corre y comenzada a notificar el 10 del actual, resolución que con todos los respetos considera a todas luces equivocada e injusta, estima que sin perjuicio de la publicidad que en su momento y para defenderse lleve a cabo en la Prensa diaria, ni debe pagar la multa impuesta, ni recurrir a ella, ya que al ser conocida por la opinión, encontrara en su juicio severo e imparcial, que es lo que nos interesa, la mayor autoridad y el más competente Tribunal que case tal sentencia.
En su virtud, y a los efectos de la prisión subsidiaria correspondiente, V.E. se servirá comunicarnos la fecha y hora en que debemos constituirnos en el establecimiento penitenciario que se nos señala a los efectos consiguientes. ¡Viva España!
Sevilla, 10 de mayo de 1934
La Junta Directiva
Excelentísimo Sr. Gobernador Civil de la provincia de Sevilla”
La nota fue `publicada en algunos periódicos, resumida en casi todos ellos, encontrando la excepción en el periódico “La Unión” de Sevilla, edición de la noche de fecha 11 de mayo de 1934, que la publica completa. (1)
Dada la situación de cierre del local, José Antonio informado por el secretario de Sevilla, Fernando Mora Herranz, inicia en Madrid, una serie de entrevistas y gestiones para lograr el levantamiento del cierre, entrevistándose con el ministro de Gobernación, lo cual comunica por carta a Sancho Dávila el día 17:
“…He hablado con el ministro de la Gobernación (2), quien ha escuchado atentamente mis protestas y me ha prometido en forma solemne poner justo fin a la estúpida persecución de que nos hace objeto en Sevilla el Gobernador que nos ha tocado la suerte de padecer.” (3)
Pero la promesa se la lleva el viento y el tiempo sigue trascurriendo, en el mes de junio el gobernador Díaz Quiñones, es remplazado por Manuel Asensi Maestre, que como el anterior estaba afiliado al Partido Radical. A él se dirigen nuevamente los integrantes de la Junta, solicitando nuevamente la apertura del local, pero siempre se encuentran con la contestación, de que la autoridad judicial había abierto sumario y que mientras el asunto estuviera sub judice él carecía de competencia.
Mientras esto ocurría, debemos recordar que con fecha 25 de abril de 1934 se había publicado la Ley de Amnistía que incluía los delitos cometidos hasta el 14 de abril de 1934 incluido, por lo cual los supuestos delitos castigados por el gobernador quedaban anulados.
El 8 de julio, José Antonio aprovechando la inauguración del Centro de Falange en Dos Hermanas se presenta en Sevilla para dar ánimo a los camaradas, oyó misa en La Magdalena y almorzó con los camaradas y comento:
“…se lamenta de las persecuciones que dice son objeto y se lamentó así mismo de que aún continúe clausurado el Centro de Falange Española de Sevilla…” (4)
Enterados los componentes de la Junta que el sumario abierto se había sobreseído por la aplicación de la amnistía, y recogida la documentación que atestiguaba el sobreseimiento, deciden el 18 de julio personarse nuevamente ante el gobernador para pedirle una vez más la apertura del local de Falange, capitaneados por Sancho Dávila y acompañado de Martín Ruiz Arenado, Manuel Guerrero Padrón, Antonio Suero Rodríguez, Antonio García de la Torre “El Muñeco” y Juan Domínguez Muñoz, y así nos lo cuenta Sancho Dávila:
“Una vez ante el gobernador formulé en tono mesurado y respetuoso la petición de apertura, el gobernador respondió con el pretexto de costumbre y yo con toda calma le presente las copias irrebatible… El gobernador se sintió cogido perdió la serenidad y grito: “Esto es una chulería que nos estoy dispuesto a tolerar”. A lo que yo hube de responder “Aquí el único chulo es Vd. que se esconde tras el cargo de gobernador civil para insultarnos…” (5)
Aquí, lo curioso del caso, en el tumulto consiguiente se cayó una carpeta y una vez hecha la calma, con la entrada de los guardias de Seguridad, el sargento al mando del grupo recogió del suelo la carpeta, “…y está apareció constelada de sellitos nacionalsindicalistas…”
Y del incidente lógicamente la prensa también se hizo eco, con la información según su tendencia, ya reflejada en las portadas:
“ABC” de Madrid, 19/7/1934 página 19
“Se pide la reapertura del centro de Falange Española en Sevilla”
“…Al finalizar la entrevista parece que el gobernador creyó ver en algunos elementos que estaban en su despacho un gesto despectivo y se originó un violento incidente.”
“Heraldo de Madrid” 19/7/1934 página 7
“El gobernador de Sevillano está dispuesto a tolerar las impertinencias de los fascistas”
“…Cuando la entrevista terminaba, el gobernador advirtió que algunos de los miembros de la Comisión de Falange Española, uno de los cuales había entrado en su despacho en mangas de camisa (6), hicieron un gesto despectivo, El gobernador, Sr. Asensi les increpo duramente en términos de gran energía…”
Al día siguiente 19 de julio, la Asesoría jurídica de Falange, envía al señor gobernador, un escrito redactado por Gustavo Gutiérrez y firmado por el secretario Fernando Mora Herranz, en él le recuerdan su posición negativa a la apertura del local, por encontrarse sub judice y no haber recibido ninguna resolución del Juzgado, le comunican que la autoridad judicial ya resolvió, le presentan “La Providencia del Juzgado Nº 2 de los de esta Ciudad y el Testimonio expedido por el Secretario de la Sala de Justicia de esta Audiencia Territorial…” para su conocimiento y efecto “…Y cuando lógicamente esperaban de su autoridad una respuesta correcta, ponderada, ecuánime, como corresponde a persona que representa nada menos que al GOBIERNO DE LA REPÚBLICA en esta Ciudad, V.E. prescindiendo de su gubernativa investidura, se produjo en forma tan descompuesta y desusada, que el pobre concepto que Falange Española tiene de la política, tuvo una vez más plena confirmación.”
La carta, correcta en todos sus conceptos pero dura en su exposición, acababa:
“Señor Gobernador, gracias. Su conducta en el día de ayer nos honró. De sus insultos si no se retracta, le exigiremos reparación. Pero no olvide que sus frases nacieron en el despacho del Gobierno Civil. Que poco prestigio le queda ya.
Ni que decir tiene que la contestación del gobernador, no se hizo esperar. Ordenando la detención de la Directiva y procediendo a sancionarlos:
“…En la mañana del día de ayer, firmado por Fernando Mora Herranz, en nombre de Falange Española, se ha presentado un escrito dirigido a mi autoridad en forma incorrecta e injuriosa protestando de mi actuación e intervención con ellos y hacia la Sociedad, cuyo escrito he enviado al señor Fiscal de la Audiencia, dando órdenes a la Policía para que proceda a la detención de los individuos que integran la Directiva a fin de sancionarlos con arreglo a la vigente ley de Orden Público, sin perjuicio de la resolución que adopte la autoridad judicial.”
Y la prensa comunica la noticia (7)
“Heraldo de Madrid” página 10
“Los Fascistas sevillanos”
“El Gobernador ordena la detención de los directivos de Falange Española”
“…Además, el gobernador ha remitido el escrito al Juzgado por considerar que contiene conceptos injuriosos.”
“Luz” de Madrid, 20/7/1934 página 3
“Los fascistas sevillanos continúan insolentándose con el gobernador civil”
“…El gobernador, al recibir de madrugada a los periodistas, les dijo que la asesoría jurídica de la Falange le había enviado una nota redactada en términos que estimaba injuriosos para su autoridad, a consecuencia del mantenimiento de la clausura de aquel s centro. La nota la había enviado al Juzgado, había ordenado la detención de los miembros de la Directiva, que pasara a disposición de la autoridad judicial.

Al día siguiente los periódicos continúan la noticia dando cuenta de las declaraciones del gobernador, con la detención de la Directiva de Falange y la imposición de una multa de 5.000 pesetas:
“…La policía practica detenciones, dejando en libertad a José María Cañadas y a Rodolfo Valenzuela, porque no se habían hecho solidarios del escrito. Añadió que había multado con 5.000 pesetas a cada uno y que no se había detenido al secretario de Falange Española don Fernando Mora.”
Y comentó también: “…tiraban en las dependencias pequeños pasquines de propaganda fascista.” (8)
Este periódico nos daba la noticia de dos integrantes de la Dirección de la Falange que no se solidarizaban con el resto de sus camaradas (9).
El 25 de Julio, la prensa comunicaba una nota de Falange Española:
“Falange Española ha enviado una nota a la prensa, en la que dice que el mando de Madrid ha separado de su cargo de Triunviro de Sevilla a José María Cañadas, catedrático de esta Facultad de Medicina, por disconformidad con la conducta seguida por dicho señor en relación con el escrito que la organización presento al gobernador Civil y que motivo la detención de los directivos, estimándose por el mando de Madrid que la conducta del Triunviro se sale de las normas de disciplina de la organización.” (10)
José Antonio, que sigue los sucesos de Sevilla, envía a Sancho Dávila una carta comunicándole varios asuntos y recordando a la gente de Sevilla le dice:
“Cada vez que tú admirable gente de Sevilla pasa por una nueva amargura siento muy de veras el deseo de que fuera posible recabar para mí la mayor parte de su sufrimiento. Ya que esto no se puede hacer te ruego les digas a todos hasta qué punto estamos unidos todos los camaradas de España y cuánto les admiramos por su magnífico temple” (11)

El 4 de agosto, los periódicos informaban (12):
“El secretario del Gobernador ha dicho que en atención a los reiterados requerimientos hechos por algunos compañeros y amigos de algunos directivos de F.E.; a quienes se detuvo no hace mucho, como consecuencia de un incidente en el Gobierno Civil el gobernador, está dispuesto de acuerdo con la Ley de Orden Público, a decretar su libertad, pero siempre que los peticionarios presten la sanción que determina la mencionada Ley, y sin perjuicio de la tramitación judicial correspondiente.”
Y ese mismo día José Antonio se ponía de nuevo en contacto con Sevilla y comunicando a Sancho Dávila el acuse de su carta:
“…con los impresos que incluyes y encuentro justificado el que esta vez hayas considerado que había motivo de urgencia excepcional para adoptar la resolución que adoptaste con el triunviro de Sevilla José María Cañadas.
No dejes de tenerme al corriente en todo lo que vaya ocurriendo a los camaradas de ahí en sus continuas contrariedades.” (13)

Y el día 5 de agosto (14):
“Que en el día de hoy han sido puestos en libertad los cinco señores de Falange Española.”
Comentario
Efectivamente los cinco detenidos fueron puestos en libertad el día 4, pero no existe ninguna nota, ni en libros ni en la prensa que certifique el pago de las sanciones impuestas y por otra parte la cuantía de la multa de cinco mil pesetas que se había impuesto, excedía de la cantidad máxima que el Gobernador, de acuerdo con la Ley de Orden Público, podía poner de acuerdo con el artículo 18 que ponía el tope de 2.000.- pesetas para el gobernador y 5.000 pesetas para el ministro de Gobernación, pero al encontrarse Sevilla (y prácticamente toda España) en lo llamado “Estado de excepción”, el gobernador podía multar hasta con 10.000 pesetas. Y a pesar de todo el Centro de Falange se encontraba todavía clausurado.
El 20 de agosto nueva carta de José Antonio a Sancho Dávila informándole de sus:
“…toques para procurar la apertura del centro de Sevilla no han cesado. Figúrate que ahora se añade al interés del centro de ahí el que representa la clausura de todos los demás. Incluso he hablado con el presidente del Consejo de Ministros, harto de perder el tiempo con Salazar Alonso. Pero hay una consigna cerrada contra nosotros que llega desde el Gobierno hasta las extremas derechas…” (15)
El tiempo sigue pasando y el local sigue cerrado, y lo que se estaba preparando desde la perdida de las elecciones por los grupos republicanos y de izquierdas, al final estalla el día 4 de octubre, en la llamada “Revolución de Octubre”, y nos limitamos aquí, a señalar la participación de la Falange en apoyo del Gobierno constituido y ese apoyo da lugar a un canto de esperanza sobre la apertura del local, por parte de José Antonio que le escribe a Sancho Dávila el 22 de y 31 de octubre: (16)
“…Otra vez y no sé si van mil, estoy gestionando la apertura del Centro de Sevilla- No sé si ahora, en premio a la asistencia que hemos prestado a las autoridades, conseguiré resultado.”
<<>>
“Querido Sancho: Por fin me parece que puedo darte una noticia relativamente buena. He vuelto a ver al presidente del Consejo y me ha dado a entender de un modo bastante expresivo que tan pronto se levante el estado de guerra será abierto el Centro de Sevilla. Espero que no nos engañe.”
18 de diciembre de 1934. Vista la situación de que al parecer el Estado de Guerra era el que retrasaba la apertura del Centro, esté día se presenta en la Mesa del Senado, una proposición no de ley, solicitando el levantamiento del estado de guerra, siendo el primer firmante José Antonio y que dice así:
“A las Cortes.- La prolongación del estado de guerra en el que, teóricamente, son las autoridades militares depositarias de las más delicadas funciones públicas, está produciendo un deplorable desgaste en el prestigio del Ejercito, no porque su actuación desdiga de lo que debe de esperarse de él, sino porque al socaire de un pretendido estado de guerra, las autoridades ordinarias están permitiendo uno de los más completos periodos de anarquía que se recuerda. Si siempre sería grave semejante situación, lo es más cuando, por la prolongación viciosa de un estado de guerra equivoco, viene a redundar en desdoro de las Instituciones armadas, a las que, o debe investirse de todas las atribuciones precisas, o debe eximirse de toda responsabilidad que no sea la suya especifica.
Por estas consideraciones, los Diputados que suscriben tienen el honor de proponer a la Cámara, a título de proposición de ley, la adopción del siguiente acuerdo:
Las Cortes verán con satisfacción el levantamiento inmediato del estado de guerra.
Palacio del Congreso 18 de diciembre de 1934” (17)
Firman la proposición 15 Diputados y entre estos en primer lugar José Antonio Primo de Rivera y siguen las firmas de: Ramón de Carranza y Fernández de la Reguera (Renovación Española); Fernando Suarez de Tangil y Angulo (Renovación Española); Domingo Tejera de Quesada (Tradicionalista); Santiago Fuentes Pila (Monárquico); Romualdo de Toledo y Robles (Tradicionalista); José María Pemán Pemartín (Monárquico); Abilio Calderón Rojo (Agrario); Dionisio Cano López (CEDA); etc.
Mientras, así continuaron las cosas, con el Centro cerrado y nuevamente el 17 de enero de 1935 en una nueva carta a Sancho Dávila, tenemos noticias de la marcha del asunto:
“…Ayer he vuelto a ver al Ministro de la Gobernación, que estuvo tan amable y tan impreciso como siempre, aunque me dijo que está muy próximo el retorno a la normalidad constitucional, y que tan pronto llegue se abrirá el Centro de Sevilla. De todos modos voy a intentar ver hoy mismo al Sr. Moreno Calvo…” (18)
Y el 25 de enero, se celebra el debate de la proposición no de ley, en la cual José Antonio por ser el primer firmante tiene la palabra y en su disertación después de criticar al Gobierno por su prolongación en dicho estado de guerra. (No menciona la clausura del centro de Sevilla, pero después de las conversaciones tenidas durante todo este tiempo desde el Presidente a los ministros de Gobernación, el motivo es evidente) Una vez acabado el debate con la intervención del ministro de la Gobernación, se retira la proposición. (19)
El 5 de febrero José Antonio se persona nuevamente en Sevilla en donde están organizados cuatro actos políticos, pero el Gobernador Sr, Asensi, prohíbe los cuatro. (20)
Y así fue transcurriendo el tiempo, hasta el 24 de mayo, durante este tiempo el ministerio de Gobernación había cambiado su titular era Manuel Portela Valladares (Centrista) que (… con la táctica masónica de no desplegar nunca la persecución de frente, sino bajo la apariencia de un trato imparcial, hacernos la vida imposible con toda clase de malas artes…”) (21) y así en mayo nos llegó la orden para que nuestro centro se abriese y por tanto una comisión de Falange se persono en el Gobierno Civil para solicitarlo y he aquí la contestación del gobernador Civil Sr. Asensio:
“…El gobernador les dijo que lo pidieran por escrito” (22)
El día 6 de junio, al fin el semanario “Arriba” número 12 en su página 4 informa:
“Reapertura del Centro de F.E. de las J.O.N.S. en Sevilla”
“Por gritar ¡Viva España! el 14 de abril de 1934, fueron encarcelados 122 camaradas y clausurado el centro por orden del gobernador civil.
Este “grave delito” ha sido castigado con 422 días de suspensión y sin embargo hay gritos de ¡muera España!, promulgados por elementos separatistas que, por lo visto, para los gobiernos liberales no “conviene” castigarlos.
Esta es la justicia que se administra en la España de hoy.
A pesar de que tenían el centro clausurado, los camaradas de Sevilla han seguido luchando con más fe y más sacrificio que nunca y ahora que cuentan con todos los elementos necesarios para su actuación esperamos que esta servirá de ejemplo para todas las J.O.N.S. de las demás regiones de España.
¡¡Arriba España!!
Comentario
Podríamos acabar con lo expuesto el reportaje del cierre del Centro de Falange en Sevilla, pero sería injusto no mencionar al gobernador D. Manuel Asensi Maestre, que “tan bien” se comportó en su cargo con respeto a la Falange.
Debemos recordar que Sevilla, después de Madrid, fue la provincia que más muertes y heridos de afiliados tuvo durante la segunda República y en especial desde el cierre del Centro hasta noviembre de 1935. Podemos observar que al primer causante del cierre del Centro, se le remplazo en el temprano mes de junio de 1934 por el Sr. Asensi y fue durante el periodo de su mandato, cuando ocurrieron los hechos más graves que culminaron con la intervención parlamentaria de José Antonio, el 8 de noviembre de 1935 al día siguiente del asesinato de Eduardo Rivas López y Jerónimo Pérez de la Rosa Jiménez, cuando se encontraban pegando carteles de espalda a sus agresores. Es de rigor poner aquí parte de la disertación de José Antonio que culmino con el remplazo del gobernador Sr. Asensi y una profunda reorganización de la policía de Sevilla, por orden expresa del ministro de la Gobernación JOAQUÍN DE PABLO BLANCO Y TORRES que estaba en el cargo desde el 25 de septiembre de 1935 (Pertenecía como los anteriores al Partido Radical):
Intervención de José Antonio en el Parlamento el 8 de noviembre de 1935 (23):
(Párrafos segundo y tercero)
“…Ya comprenderéis que no vengo a formular una “enérgica protesta”, como es uso parlamentario; vengo a formular una acusación. En las calles de Sevilla se están sustanciando a tiros las cuestiones entre los bandos políticos desde hace más de un año. La Falange tiene el orgullo de decir que ni una sola vez ha iniciado las agresiones. La Falange puede decir que ni una sola vez se le ha probado una agresión. Muere un día un obrero alistado a la Falange; la ciudad entera señala como inductor del asesinato al partido comunista; no se cierra un solo Centro comunista, no se impone una sola sanción a ningún comunista conocido, no ocurre nada. A veces, los Tribunales logran hacer justicia; otras veces no lo logran. Pero a los pocos días, cuando ya van dos o tres agresiones contra los de la Falange, reciben unos tiros unos cuantos comunistas en la puerta de su Centro. (El señor Bolívar: “Fueron asesinados”. –Fuertes protestas.) Sin más averiguaciones, el gobernador de Sevilla encarcela, no a los que presume autores –presunción que ante los tribunales se ha destruido–, sino a quince de los dirigentes de la Falange, e impone a cada uno 5.000 pesetas de multa y acuerda la clausura de todos los Centros de la provincia. Era tan injusta la multa, que el señor ministro de la Gobernación, a la sazón don Manuel Portela Valladares, sólo por una conversación mantenida conmigo revocó la multa de todos y mandó ponerlos en libertad.
Pero, en cambio, vuelve ahora a caer muerto uno, y a las pocas horas otro, de los afiliados a la Falange. Parece que la imputación de represalia es bien clara; sin embargo, no se cierran los Centros comunistas, no se detiene a un solo comunista, no se impone una multa a ningún comunista. Es decir, que este gobernador de Sevilla, incapaz de garantizar por sí mismo la seguridad de la vida de los ciudadanos, ni siquiera tiene la que sería un poco salvaje gallardía de dejarlos que sustancien sus cuestiones por igual, sino que se dedica a hacer que un bando tenga que estar inerme, a hacer que un bando no tenga siquiera sitios de reunión donde poder ponerse de acuerdo unos cuantos para pegar carteles por las calles, y, en cambio, tiene todas las benevolencias para el otro….”
Notas:
(1) ”ABC” de Madrid, 12/5/1934 página 35; “ABC” de Sevilla, 12/5/1934 página 18; “Heraldo de Madrid” 12/o5/1934 página 9; “Pensamiento Alavés” 11/5/1934 página 5, “La Vanguardia” de Barcelona, 12/5/1934 página 25
(2) Ministro de Gobernación Manuel Salazar Alonso del Partido Radical
(3) En “José Antonio Primo de Rivera. Escritos y Discursos- Obras completas 1922-1936” de Agustín del Río Cisneros. Página 1132 y “Obras del Centenario 2003” página 587
(4) “Diario de Barcelona” 10/7/1934 “La Vanguardia” de Barcelona 10/7/1934 página 24, “ABC” de Sevilla 9/7/1934 página 16
(5) La Transcripción de los documentos, escritos, señalados en cursiva en este artículo, si no son señalados en nota, es que pertenecen al libro señalado en al primero parte “Hacia la Historia fe la Falange…” páginas 65 a 82
(6) Se trata de Juan Domínguez Muñoz
(7) Otros diarios no señalados, “ABC” de Sevilla, 20/7/1934 página 18, “ABC” de Madrid, 20/7/1934 página 40 y el día 21 en sus páginas 21 y 22 publican la nota entera del Gobernador; “Diario de Gerona” 20/7/1934 página 3, “El Siglo Futuro” de Madrid 20/7/1934 página 6 etc.
(8) “Ahora” de Madrid, 21/7/1934 –Sevilla 20/7 página 20
(9) Rodolfo Valenzuela Granja y José María Cañadas Bueno este Triunviro de la Provincial de Madrid.
(10) Alguno de los periódicos que publicaron la noticia “La Vanguardia” de Barcelona, 26/7/1934 página 18, “El Sol” de Madrid, 25/7/1934 página 5
(11) En “José Antonio Primo de Rivera, escritos…” páginas 1136-1137 y en “Obras 2003” páginas 647-648
(12) “Ahora” de Madrid, Sevilla 3/8; “El Sol” de Madrid, 4/8/1934, Sevilla 3/8 15,40 horas; “El Heraldo de Madrid” 4/8/1934 página 9
(13) En “José Antonio Primo de Rivera, escritos…” página 1137 y en “Obras 2003” página 649
(14) “El Sol” de Madrid, 5/8/1934, Sevilla 4/8 16,30 horas página 5; “La Época” 4/8/1934 página 6
(15) En “José Antonio Primo de Rivera, escritos…” página 1137 y en “Obras 2003” página 676
(16) En “José Antonio Primo de Rivera, escritos…” página 1138 y 1139 en “Obras 2003” páginas 719 y 738
(17) “Diario de Sesiones” 25 de enero de 1935 páginas 5849 a 5855
(18) El gobernador en Sevilla sigue siendo el mismo y el ministro de la Gobernación era actualmente Eloy Vaquero (Partido Radical) y Guillermo Moreno Calvo era el Sub secretario de la Presidencia
(19) Entre los periódicos que se hicieron eco del debate “El Heraldo de Madrid” 25/1/1935 página 14, “El Sol” de Madrid. 25/1/1935 página 3
(20) “ABC” de Sevilla, 5 de febrero de 1935 página 19
(21) “Hacia la Historia de la Falange primera contribución de Sevilla” de Sancho Dávila y Julián Pemartín, Talleres Tipo Litográficos (Jerez) 1938 página 81
(22) ”ABC” de Sevilla, 24/5/1935 página 28
(23) “Diario de Sesiones” todo el debate, páginas 10.430 a 10433; Solo la intervención de José Antonio, en “José Antonio Primo de Rivera, escritos…” página 789 a 791 y en “Obras 2003” páginas 1181 a 1183

Ricardo Fernández Coll “Richi” 21/04/2015

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate