LA CONQUISTA DE BERLÍN. JOSEPH GOEBBELS

 

La Conquista de Berlín describe, a través del testimonio directo de su principal protagonista, el Dr. Goebbels, ministro de propaganda del Tercer Reich, la lucha del Partido Nacionalsocialista Alemán de los Trabajadores (NSDAP) por alzarse con el dominio de la capital del Reich.

La lucha por la capital constituye siempre un capítulo especial en la historia de los movimientos revolucionarios. La capital es un concepto en sí. Representa el centro de todas las fuerzas políticas, espirituales, económicas y culturales del país. Desde ella parten sus irradiaciones a las provincias, y ninguna ciudad, ningún pueblo deja de ser tocado por ellas.
Berlín es, dentro de Alemania, algo único. La población de esta ciudad no se compone, como la de cualquier otra, de una masa homogénea, cerrada en sí. El berlinés es el resultado de una mezcla de “viejo berlinismo” y de influencias de todas las provincias, de todos los paisajes, gremios, profesiones y confesiones. Si bien es cierto que Berlín no es, como París para Francia, decisivo y rector en todo para Alemania entera, sin embargo, el país no puede ser concebido sin Berlín.

El movimiento nacionalsocialista no ha partido de Berlín. Tiene su origen en Munich. Pasó de ahí primero a Baviera, a Alemania del sur, y poco más tarde, cuando hubo dejado tras de sí los comienzos de su desarrollo, tendió el puente a Alemania del norte y con ella a Berlín. Justo después de su desmoronamiento en el año 1923, comienza la historia del partido al norte del Main. Pero desde entonces, el Nacionalsocialismo también es asumido en Alemania del norte con toda la vehemencia, la tenacidad y la disciplina prusiana.

Este libro tiene como objetivo describir la historia del movimiento en la ciudad capital del Reich. No persigue al respecto, sin embargo, ninguna clase de fines históricos. La cronología objetiva del transcurso de la evolución berlinesa, quedara para futuros historiadores. Falta el necesario desapasionamiento para escribir al respecto, en forma justa, con sus luces y sus sombras.

El que escribió estas páginas , Goebbels, ha participado de manera decisiva y es fundamental responsable del desarrollo de los hechos. Es por ello, parte indisoluble en todos los sentidos de la palabra. Solamente abriga la esperanza de desembarazar su alma con esta descripción de lo que fue puesto sobre ella como pesada responsabilidad en cinco años de lucha.

Ha de ser para aquellos que participaron y con su lucha hicieron posible la luminosa ascensión del movimiento Berlinés, orgullo y acicate. Para aquellos que permanecieron al margen dudando y rechazando, exhortación y coacción moral, y para aquellos, que se enfrentaron a nuestra marcha triunfal, amenaza y reto.

A. MARTÍN

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies