LA FALACIA COTIDIANA

“Os están enseñando a calumniar, a injuriar, a insultar a la generación de vuestros padres y abuelos. Os están incitando a despreciarlos”.  Miguel de Unamuno (29/9/1934)
Vayan familiarizándose con la foto que ilustra estas líneas porque dentro de pocas fechas se estrenará la última película de Amenábar, “Mientras dure la guerra” con producción y presupuesto destacables. Incluso muy destacables.
“No la has visto y ya la estás criticando” pensará el listo de turno… y no le falta razón. O casi.
Porque sí he visto o leído lo suficiente como para llegar a la conclusión de que la de Amenábar es la enésima y cíclica película de la guerra civil con relato de parte. Es decir: cero objetividad y ciento por ciento manipulación.
No se trata tan solo de intuición, que oiga: también. Es que las declaraciones del director/guionista no dejan lugar a dudas acerca del pastiche ideológico subyacente: “ha sido apasionante meterme en la cabeza de Franco” dice. ¿Pero la peli no iba de Unamuno?.
Cualquiera podría pensar a tenor de estas declaraciones y otras similares amén del trailer entregado, que el escritor bilbaíno en realidad no es más que el pretexto, el hilo conductor de otra peli guerracivilista.
Todo el guión se cimenta sobre un incidente que, como muy bien describía El País, nunca ocurrió. O al menos no como fue relatado por Hugh Thomas, el primer historiador que “se tomó la licencia” de guionizar el enfrentamiento entre el Rector y el general legionario.
Acompaño el enlace del muy esclarecedor artículo de Sergio del Molino (El País 9/5/2018).
Lo que sí dejó Unamuno fueron algunas frases para la posteridad que, me juego un ojo y la yema del otro, no las escucharán en el film de Alejandro Amenabar.
LARREA  AG/2019

“¡Qué majaderos son los separatistas! Cualquier aldehuela nos demandará el mejor día su estatuto. Son los separatistas una cuadrilla de literatos fracasados compuesta de locos y de vanidosos. No saben lo que piden. La única petición clara es que quieren ser guapos. Y la majeza es una endemia muy española. Y el comunismo es la enfermedad de moda. Si a la majeza del separatismo le llamamos endemia, llamémosle epidemia a la de esos señoritos denominados comunistas españoles. Estos últimos aún son más locos, más vanidosos, más ignorantes y más literatos fracasados que los primeros. A unos y a otros se les puede aplicar exactamente la terminación de uno de los pensamientos de Maquiavelo: Doy la vida por la vanidad.” (La Voz AG/1931)
“El autonomismo cuesta caro y sirve para colocar a los amigos de los caciques regionales. Habrá más funcionarios provinciales, más funcionarios municipales; habrá un Parlamento y un Parlamentito. Es decir, existirá una enorme burocracia. En vez de una República de trabajadores vamos a hacer una República federal de funcionarios de todas clases. Dios quiera que vuestros hijos encuentren en esa nueva sociedad que se avecina las satisfacciones que yo no podría encontrar.” (25/11/1932, Ateneo de Madrid).
“Y ahora, estudiantes míos, tengo que deciros otra cosa. Seria congojoso que os ejercitarais en el abuso de las armas de fuego –o de las llamadas blancas– y que las escondierais en el mondado libro de matute, pero más congojoso será que os dejéis ganar del ejercicio de otras armas peores. Me refiero a las de la calumnia, la injuria, la insidia y el insulto de que tanto empiezan a abusar vuestros mayores. Os están enseñando a calumniar, a injuriar, a insultar a la generación de vuestros padres y abuelos. Os están incitando a despreciarlos. Os están incitando a renegar de los que os dieron vida.” (29/9/1934, Universidad Salamanca).
“Hace unos días hubo aquí, en Salamanca, un espectáculo bochornoso de una Sala de Audiencia cercada por una turba de energúmenos dementes que querían linchar a los magistrados, jueces y abogados. Una turba pequeña de chiquillos –hasta niños, a los que se les hacía esgrimir el puño– y de tiorras desgreñadas, desdentadas, desaseadas, brujas jubiladas. Y toda esta grotesca mascarada, reto a la decencia pública, protegida por la autoridad. La fuerza pública, ordenada a no intervenir sino después de la agresión consumada.” (AHORA, 7/6/1936).

Lo que Unamuno nunca le dijo a Millán Astray

Un historiador salmantino refuta el relato oficial del famoso enfrentamiento del 12 de octubre de 1936 y documenta cómo se construyó el mito sobre el discurso del rector

https://elpais.com/cultura/2018/05/07/actualidad/1525711624_377047.html


Unamuno contra la revolución izquierdista

https://www.libertaddigital.com/cultura/historia/2019-06-28/jesus-lainz-unamuno-contra-la-revolucion-izquierdista-88216/

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate