LA FOTO DE LA IGNOMINIA

Durante nuestra Cruzada de Liberación Nacional, el radicalismo ateo (en la forma de comunismo y anarquismo) que se había ido apoderando de la Segunda República desde las elecciones amañadas de febrero de 1936 se jactó (sin límite moral alguno) de la profanación de todo lo que oliera a sagrado, se regodeó en el incendio de un sinnúmero de templos, practicó el asesinato contra miles de religiosos y seglares…

En su demencial paroxismo, llegó incluso a presumir de haber “fusilado” la imagen del Sagrado Corazón de Jesús (si bien se dice que ninguna de las numerosas balas disparadas hizo blanco en su pétreo órgano vital) elevada en el punto central de la Península Ibérica e inaugurada apenas dos décadas atrás por el monarca Alfonso XIII. Era el 28 de julio de 1936 cuando se tomó tan vergonzosa fotografía, la cual luego sus herederos políticos han intentado vendernos como una falsificación a fin de ocultar las tropelías cometidas entonces.

Lo cierto es que ya el día del Alzamiento un grupo formado por unos treinta fieles habían acudido al lugar a rezarle al monumental Cristo del Cerro de los Ángeles, quedando allí después solo cinco de ellos para, como una manera de custodiarlo, continuar con el Rosario. Éstos, denunciados por gentes del lugar, serían fusilados días antes de la foto en cuestión.

Luego, los bárbaros frentepopulistas necesitarían cinco cargas de explosivos para volar por los aires un conjunto que, en los años 60′, sería reconstruido en forma y manera todavía más grandiosa (participando en los planos el extraordinario arquitecto Pedro Muguruza, el de el Valle de los Caídos) por orden del Caudillo y en cuya cripta de la base reposan hoy aquellos cinco mártires.

Lo que muy pocos saben es que parte de los milicianos que participaron en la voladura del monumento luego, convertidos al catolicismo y arrepentidos de su blasfemia anterior, contribuyeron a dicha reconstrucción, hecho que por sí mismo echaría por tierra la tan traída y llevada represión del Régimen del 18 de julio así como demostraría la supremacía de la Fe Verdadera por encima de cualquier ideología.

NO NOS ROBARÁN LA HISTORIA NI LA MEMORIA.

Cachús

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate