LA GRAN FALACIA SOBRE LAS PENSIONES

Allá por el año 1999-2000, siendo ministro de Trabajo y Asuntos Sociales Manuel Pimentel en el gobierno Aznar, se impulsó desde las instancias oficiales una especie de mantra repetido hasta la saciedad: “Los inmigrantes vienen a pagarnos las pensiones”. Argumento que les serviría para justificar la política de puertas abiertas a la inmigración iniciado con el PP y continuado con los distintos gobiernos socialistas posteriores.

En estos 20 años transcurridos se ha demostrado, como no podía ser de otra forma, que no solamente los inmigrantes (llegados a España por millones) no aportan sustancialmente nada a las arcas públicas, sino que constituyen un agujero sin fondo por donde se van miles de millones al año en subvenciones y ayudas sociales derivadas para estos “desfavorecidos” en detrimento de los españoles.

El problema de las pensiones deriva de algo más sencillo de comprender: el envejecimiento de la población, unido a la precariedad del empleo. Y esa precariedad está íntimamente ligada con el dumping social que ha supuesto la invasión inmigrante; a mayor demanda en la búsqueda de empleo, mayor merma en salarios y condiciones laborales. Éste ha sido, y no otro, el gran objetivo de las políticas de los neocon y de los “socialistas”.

Pero lo cierto es que todos los gobiernos de la democracia han evitado entrar a poner remedio al problema de base, que no es otro que la crisis demográfica que asola nuestra nación. Problema ya anunciado décadas atrás y evidenciado posteriormente en la fría realidad de las cifras dramáticas que ahora ¡oh, sorpresa! tenemos todos sobre nuestras cabezas. Ningún gobierno, ni pepero ni socialista, ha querido impulsar políticas efectivas de natalidad en España; no solamente eso, sino que el aborto libre existente y consentido por la derecha hipócrita, se lleva al cubo de la basura anualmente a más de 100.000 españolitos. Y los recursos que podrían destinarse a estas políticas familiares y de incentivación de la natalidad, se van a ong’s humanitarias y solidarias con el Tercer Mundo y con los inmigrantes que llegan sin cesar, o directamente a crear bolsas de subvenciones para estos últimos. Cualquier inmigrante sabe que en Europa puede vivir mil veces mejor con sanidad y educación gratuitas y subvenciones oficiales sin necesidad de dar palo al agua, que trabajando en su propio país.

Y ésta, señores, es la realidad. Así que no nos sorprende que venga el nuevo ministro de Seguridad Social de Sánchez con la misma cantinela, idéntica a la del pepero Pimentel hace 20 años… Y mira que todos pensaban que exhumando a Franco se iban a resolver todos los problemas…

LUIS M.


 

Se buscan 270.000 inmigrantes al año para salvar las pensiones

España precisa de la llegada de una media 270.000 inmigrantes al año hasta 2050. Algo más de 8 millones de personas de otras naciones en las próximas tres décadas que, con sus cotizaciones, garanticen las pensiones y aseguran la viabilidad de la Seguridad Social.

https://www.elmundo.es/economia/macroeconomia/2020/01/18/5e21f9fb21efa0fe078b45e4.html


La natalidad se desploma en España con la cifra más baja desde 1941

https://www.lavanguardia.com/vida/20191211/472180928702/nacimientos-espana-bajan-1941.html


Los nacimientos caen casi un 30% en España en la última década

https://elpais.com/sociedad/2019/06/19/actualidad/1560938428_722944.html

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate