Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

LA MARCHA VERDE: GRACIAS CAMPECHANO

Uno de los primeros episodios de importancia en los que el ya ahora emérito borbonzuelo debía demostrar sus dotes como futuro jefe del Estado. Se comprobaría, sin embargo, que era un derroche de pusilanimidad.

Inicio: la morisma, avivada a latigazos verbales por su dictador de sangre real, iniciaba el camino en masa hacia suelo hispánico en el Norte de África, aprovechando un Caudillo ya anciano. La llamada Marcha Verde. Con civiles cacofónicos y colando entre las masas a efectivos militares del beligerante y cínico monarca musulmán.

Pocos años atrás no se habría echado a andar ni medio paso ningún morillo, incluso uno con huevos de acero, para poner a prueba la gallega paciencia del Generalísimo, veterano africanista, vencedor de la Cruzada Nacional y cofundador de La Legión.

Téngase en cuenta las intromisiones de la ladina Francia, de los Yankees de mierda, de la Organización de las Naciones Unidas del demonio, etc. Y el interés espúreo de Mauritania.

No valen excusas: ración de plomo para el extranjero -adversario- enemigo que ensucie con sus hediondos pies nuestra Patria y Plvs Vltra.

Resultado después de demasiados mamoneos de diplomacia inútil: Juan Carlos I ordena abandonar el Sáhara Occidental. Marruecos sobretodo y Mauritania se abalanzan como hienas-buitres sobre la ya considerada ex colonia, invadiéndola y pasándose por el forro el derecho a decidir sobre su futuro del pueblo saharaui que, a su vez, demostró poca inteligencia durante el trance. Y a día de hoy sigue pagando carísimo ese error de bulto. Es lo que sucede cuando escupes en la Rojigualda. Ya lo vivieron muchas de las repúblicas nacidas de aquel Imperio donde jamás poníase el Sol.

Pueden, no obstante, estar satisfechos con las plomizas visitas de los hermanos Bardem y demás progresía pintamonas, bien disfrazada de beduino para la fotico.

La contrahistoria que dicen algunos: vender adrede la imagen de estadista del de la Flor de Lis, al que le resultó preferible la pseudopatriótica salvaguarda de Ceuta y de Melilla sobre un territorio a priori desértico cuya hispanidad tenía los días contados. Era todo o nada, carajo.

Tiempos aciagos. Tiempos cíclicos. Habrá que ver qué hace el hijo del campechano, el preparado, con la indiscutible pero puesta en entredicho españolidad de Cataluña, provincias vascongadas, Valencia, Islas Baleares e ídems Canarias, Navarra, Galicia… De momento, él de postureo institucional.

Y los separatismos ahí siguen: cabronazos malcriados a golpe de concesión y durante décadas que infectan, además, regiones cercanas con sus falsarias historiografías.

HERR NEIN

Be Sociable, Share!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    2 × 1 =

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate