LA MUERTE DE HORST WESSEL

 

Otro 23 de febrero.

Muere un camarada, nacen cien.

La portera de su bloque, llamada Frau Salm (al parecer militante comunista), solicitó ayuda a un grupo de simpatizantes comunistas de Berlín. Estos le amenazaron y llegaron a agredirle físicamente. Fue un aviso. Su muerte llegaría pronto. Una tarde, un grupo de personas encabezadas por Else Cohn (seguidora de Ali Hohler), hizo acto de presencia en el apartamento de Horst Wessel. Este abrió la puerta, y antes que pudiera alcanzar alguna de las armas que guardaba en su apartamento, recibió varios disparos de revólver, siendo abatido por un tiro en la boca. Intervienen sus camaradas de partido y le llevan al Hospital de la Friedrichshain. El mismo Dr. Goebbels fue a visitarlo varias veces, así como el Príncipe August Wilhelm de Prusia, miembros de la SA, pero sobre todo su hermana Inge.

A pesar de los esfuerzos médicos fallece un mes después por septicemia (situación muy común en la época). A pesar de todo, se efectuó un proceso judicial ante los alicaídos tribunales de la República de Weimar, proceso que determinó (entre las presiones de diversos grupos antagonistas), que no existían antecedentes suficientes para condenar a los inculpados. Finalmente, con la llegada del NSDAP al poder, se enjuició nuevamente a Ali Hohler y a Else Cohn que fueron ejecutados.

El Partido organizó un funeral grandioso en respuesta a este crimen. Fue durante dicho funeral que se tocó por primera vez el Horst-Wessel-Lied -escrita por el mismo Wessel-.

Horst Wessel se convirtió en uno de los miles de mártires que murieron por la causa de Adolf Hitler luchando contra el terror judío y comunista.

Su tumba llegó a convertirse en lugar de peregrinación. Asimismo su nombre fue dado a diversas calles en Alemania y cada aniversario de su muerte fue conmemorado. El himno que lleva su nombre se volvió oficial y se utilizó como co-himno nacional de Alemania durante el resto de la existencia del Tercer Reich.

Además de ésto, el NSDAP realizó una película llamada Hans Westmar, en la que el protagonista está inspirado en Horst Wessel, pero varios elementos de la trama están ficcionalizados.

Y una de las divisiones de la Waffen-SS llevó el nombre “Horst Wessel” en su honor.

A. MARTÍN

 

“La bandera en alto, las filas bien cerradas,
las S.A. marchan con paso decidido y silencioso.
Los camaradas tiroteados por el Frente Rojo y la reacción
marchan en espíritu en nuestra formación
La calle libre por los batallones pardos,
la calle libre para la tropa de asalto.
Millones, llenos de esperanza miran la swastika;
el día rompe, para el pan y la libertad.
Por última vez es lanzada la llamada,
para la lucha todos estamos listos.
Pronto ondearán las banderas de Hitler en cada calle
la esclavitud durará tan sólo un poco más.
La bandera en alto, las filas bien cerradas,
las S.A. marchan con paso decidido y silencioso.
Los camaradas tiroteados por el Frente Rojo y la reacción
marchan en espíritu en nuestra formación.”

 

Be Sociable, Share!

    1 thought on “LA MUERTE DE HORST WESSEL

    1. ¡Gracias, Alberto!. Un buen resumen del triste final de la vida de Horst Wessel, suceso que, dado como transcurre la vida en España, se puede volver a repetir.

    Comments are closed.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies