LA PARADA DE LOS MONSTRUOS 2.0

Debo ser un tío raro: nunca me he metido en cómo se gane la vida cualquier parido, que bastante tengo con poner un plato de caliente a diario en mi casa, no es moco de pavo.
No oiga, nunca he ido al Bombero Torero, en realidad jamás he pisado un coso taurino, no es mi palo. Por no mentir: media docena de veces cuando chinorris siguiendo a Blas Piñar, y otras tantas más talludito acompañando a mis hijos al circo.
Y para de contar.

Hoy, a falta de hablar de trivilidiades tales como la luz y el combustible a precio de zarpa, el desplome del poder adquisitivo del obrero, o la fractura del estado Social entre ricos y pobres con la cuidadísima estrategia prerevolucionaria de asesinar las clases medias, se abre un debate de calado fundamental: la dignidad de los enanos cómicos.
“Dignidad” dicen los muy hijoputas… cuando no hay nada más digno que ganarse la vida honradamente y sin limosneo, asuntillo que a Belarra, Garzón y adláteres les suena a chino porque no han doblado el lomo en su puta vida.
Oigan: ni lo harán.
Miren: 40 años llevo poniendo clavos y ¡cachis! nunca he conocido a un zurdo con callos en las palmas de las manos.
El otro día una persona “bajita” pedía, más bien rogaba, en la tiví que les dejaran trabajar en paz. No te hagas líos compañero, os joderán vivos en nombre de su religión de mierda: la miseria.

Están de moda los monólogos, en ellos el espectador paga generosamente la entrada del payaso: alto y famoso. Y va por reírse del guión recitado por un supuesto actor: abundan las situaciones inverosímiles, los despropósitos calculados, la mofa de nuestra sociedad.
Tampco es ninguna novedad, ya el Teatro de Corralas era llenado por el populacho feliz de reírse de ellos mismos.
Los enanos del bombero torero incorporan al humor del espectáculo un plus ignoto en los monologuistas de fuste (y bien pagados): el valor. Y lo hacen a cambio de un simple jornal.
Puede resultar para mucha gente un espectáculo arcaico, trasnochado, de humor zafio… burdo. Sencillamente: no vayan.
Pero dejen en paz a los cómicos -altos o bajitos- que se ganan la vida con él.
Personalmente me producen más vergüenza ajena algunos monólogos de Eva H, Dani Mateo, Wyoming o la oronda Silvia Abril que un bajito enfrentando un novillo con un capote y sus huevos.

Tenemos -afortunadamente- muchas leyes que amparan las discapacidades físicas, pero ninguna que proteja a los discapacitados de la imbecilidad de la izquierda.
Si lo que se busca es erradicar la bufonería, que se prohiban las intervenciones públicas (o privadas) de Cristina Almeida, esa ballena en celo permanente sí que avergüenza al más pintado.
Y de paso que vayan estudiando a Elisa Beni.

LARREA AGOSTO/2021


 

El Ministerio de Derechos Sociales quiere prohibir los espectáculos de enanos toreros porque “denigran a personas con discapacidad”

El departamento de Ione Belarra pide la cancelación de un espectáculo previsto en Badajoz

https://elpais.com/sociedad/2021-08-06/el-ministerio-de-derechos-sociales-quiere-prohibir-los-espectaculos-de-enanos-toreros-porque-denigran-a-personas-con-discapacidad.html


Una compañía de bomberos toreros le responde al Gobierno: «No queremos subvenciones, ni pagas ni falsas defensas. Queremos poder elegir nuestro trabajo»

https://www.abc.es/sociedad/abci-compania-enanos-toreros-responde-gobierno-no-queremos-subvenciones-pagas-falsas-defensas-queremos-poder-elegir-nuestro-trabajo-202108061909_noticia.html

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate