Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

LA PINTURA Y LA IDEOLOGÍA NACIONALSOCIALISTA

El arte fue, en el III Reich, uno de los principales fundamentos de la ideología nacionalsocialista, aunque después de la guerra se haya hablado poco de él. Esa gran importancia vino dada por el personal interés de Hitler en el tema, que alentó a artistas e instituciones para dar a conocer la obra de los artistas alemanes del momento, al tiempo que se procuraba estimular por todos los medios su creatividad. Por iniciativa personal de Hitler la Editora del Partido Nacionalsocialista, publicó de 1937 a 1944 una lujosa revista dedicada al arte titulada “Die Kunst im Deutschen Reich” y que es fundamental para conocer de desarrollo artístico del III Reich.
Si el libro se titula “La pintura y la ideología nacionalsocialista” es, pues, porque no pretendemos hablar de la pintura en el III Reich -es decir de los artistas que vivieron aquella época-, sino que nuestro objetivo es mucho más ambicioso, se trata de encontrar el tipo de pintura que más se identifica con la ideología nacionalsocialista. En el III Reich co-existieron diversas tendencias y por el simple hecho de haberse realizado durante el III Reich no podemos deducir de ello que formaban parte de su ideología.

La actitud del NSDAP en relación con el arte, estaba ciertamente muy influenciada por la propia actitud de Hitler que, como gran amante del Arte y como Führer de Alemania, marcaba indudablemente las pautas al respecto y, todos sabemos que Hitler era un gran coleccionista de arte y un entusiasta de la pintura romántica alemana, y es precisamente en ella donde encontraremos las bases ideológicas del Nacionalsocialismo en materia de pintura. No podemos dejar de poner especial énfasis en aquel pintor que reúne en sí mismo todas las características del romanticismo: Caspar David Friedrich. Friedrich es a la pintura lo que Wagner a la música, y fue sumamente valorado durante el Tercer Reich. Por ello es que analizamos ampliamente su persona y su obra.

Se ha intentado informar también sobre los cuadros de pintores alemanes del momento que fueron adquiridos por Hitler. Por ello el presente libro empieza con el romanticismo alemán, motor de la pintura alemana de la época, para concluir con las obras más significativas del III Reich.
Se debe hacer notar el carácter popular del arte durante el III Reich, un periodo único en la historia donde como en ningún otro momento se intentó difundir el arte entre los trabajadores para hacerlos llegar a todas las capas de la Nación. El concepto del Arte como algo de minorías, es extraño al romanticismo y al Nacionalsocialismo. Él busca un arte para el pueblo, artistas surgidos del pueblo y mensajes artísticos populares. Eso configura nuestra actitud artística.

Desde ya que el libro es sumamente ilustrado, más que escrito, y sólo se lamenta que para esta ocasión haya podido serlo en blanco y negro únicamente debido a los altos costos, pero no se descarta una edición color para el futuro.

ALFRED HORN

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate