DE LA SHARÍA A LA CHARÍA

Lo bueno de tener amigos ingeniosos, como Gonzalo Altozano, es que en la búsqueda de un término que aplique a esta corriente en la que la justicia se basa en la ley de unos cuantos desquiciados surgen términos como «la Charía». La Charía la podemos definir como la ley suprema basada en la superioridad de la mujer frente al hombre y la deformación de los hechos para que se ajusten al relato feminista.

El caso judicial entre Juana Rivas y Francesco Arcuri alcanzó un gran eco mediático y se convirtió en una telenovela que siguió todo el país. Una gran ola de manifestaciones acaecieron por toda España en apoyo a Juana, que pronto fue convertida por las feministas en una heroína que luchaba contra la opresión heteropatriarcal. Hasta el presidente del Gobierno, a la sazón Mariano Rajoy, apoyó a la madre.

A nadie parece importarle que la Fiscalía italiana archivara las ocho denuncias por maltrato que Juana Rivas interpuso y que la resolución judicial dictara que Juana había empleado a sus hijos como «escudos humanos», a los que habría «manipulado psicológicamente para oponerse a su padre» y que la psicóloga italiana encargada de mediar en el caso declarara que Juana sufría «un grave funcionamiento mental patológico asociado a desorganización del pensamiento».

Del mismo modo que la Sharía otorga más derechos a los varones, la Charía hace lo propio con la mujer. Esta diferencia a la hora de juzgar y valorar los delitos en función del sexo de quien los comete no sólo es un lastre para la civilización occidental, sino que también actúa como el nuevo opio del pueblo. La prueba es que con exactamente los mismos hechos, el Gobierno jamás habría concedido el indulto si el condenado en cuestión hubiese sido un varón y no la proclamada plañidera oficial del reino.

Y hete aquí, una tipa que interpuso numerosas denuncias falsas, trató de arruinar la vida de un inocente y condenada por secuestrar a sus propios hijos, indultada parcialmente porque a la sociedad le da más pena una mujer llorando que la vida de dos niños que tuvieron que sufrir los delirios de su madre y fueron sometidos al hedor del circo mediático que encumbra la Charía.

Jano García

 

https://www.facebook.com/janogarciaesp

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate