LA SOLEDAD DEL ANTIFA

Cuenta la leyenda que un antifa estándar corre a lo largo de su vida más que diez etíopes en todas las Olimpiadas desde su renacimiento en 1846 de mano del barón de Coubertin hasta nuestros días.

Esto es sólo conocido para los iniciados en la cultureta antifa, sus hábitos y costumbres. Por poner un ejemplo a bote pronto, nosotros mismos.

Un etíope acostumbra a correr delante de leones, jabalíes y de otros animales que le persiguen con la natural intención de alimentarse. Además de un intenso entrenamiento para huir del hombre blanco. Lógico y normal – y su dieta son raices y fruta, no conoce Telepizza o McDonald’s-

Un antifa corre también por supervivencia, pero sobretodo corre como estilo de vida.

Corre delante de sus camellos, del tendero, de sus profesores, de sus padres, del asistente social, del psicólogo, de los de Control de Plagas… y de la policía, aunque poco. Pero si quieres ver a un campeón en esprints, lánzale un patriota a un antifa y Usain Bolt se quedará en ridículo en su propia disciplina.

Observen al desecho humano cómo acelera de 0 a 100 en tres segundos. Es digno de un Olímpico pero en guarro.

¿Antifas? Runners Profesionales…

A.MARTÍN

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate