LA SUPUESTA RESISTENCIA FRANCESA Y LA OCUPACIÓN DE PARÍS

Tal día como hoy de 1944, París fue ocupada por los aliados. El honor de encabezar a los ejércitos de los sistemas comunistas y capitalistas correspondió a un grupo de españoles republicanos.

No dudamos de su audacia, al fin y al cabo eran españoles, según manifiestan sus supervivientes  “luchaban por la libertad”… La frasecita de luchar por la libertad es un mantra progreta. Yo recuerdo que, creo en los diarios de Goebbels, que pilotos americanos derribados y detenidos con vida por los alemanes, no sabían por qué motivo luchaban contra los fascismos europeos.

Volviendo a Francia, comentar que la “resistencia” fue un mito más que otra cosa, olvídense ustedes de las películas de “judenwood”…

La famosa “resistencia” eran grupos armados ilegales según las leyes de la guerra, y solo llegaron a movilizar al 2 o 3% de la población francesa en su periodo de mayor actividad. Una cifra escasa frente al colaboracionismo reinante y el sorprendente silencio de muchos grupos políticos como los comunistas.

Antes de entrar en la resistencia contra la ocupación nazi, el PCF prefirió adoptar la línea oficial del pacto germano-soviético entre Stalin y Hitler. Solo cuando Hitler ordenó atacar la URSS, el Partido Comunista Francés sumó sus fuerzas a la Resistencia.

Además de implicar a un porcentaje bajo de la población, que se elevó solo cuando el balance de fuerzas europeas empezó a perjudicar a los alemanes, el impacto militar de las acciones de la Resistencia francesa ha sido estimado por los expertos en el conflicto mundial como muy limitado, más allá de que obligara a los germanos a movilizar a la Gestapo en persecución de estos grupos disidentes. «Qué valientes eran los chicos de la Resistencia Francesa. Los pobrecillos se hincharon a oír canciones de Maurice Chevalier», resumió con humor el cómico Woody Allen sobre la escasa incidencia de estas milicias.

Al finalizar la guerra, De Gaulle regresó convertido en un héroe nacional para presidir el Gobierno Provisional de Francia. Pese a que aprobó la ejecución de destacados colaboracionistas, como el primer ministro Laval o el escritor Robert Brasillach, las prioridades del líder galo pasaron por correr un tupido velo sobre la actuación de su país en la guerra. El líder francés usó para ello el mito de la fiera Resistencia francesa, que bajo ningún concepto claudicó frente a las malvadas fuerzas extranjeras. Desde el punto de vista político, esta decisión alineó definitivamente a Francia entre las potencias vencedoras cuando, en realidad, había sido derrotada junto a Alemania. 

Adjunto el artículo del ABC del que he copiado párrafos.

Lo único que añadiría es que tuve el honor de hablar con dos víctimas de los “resistentes”, una señora cuyo único pecado fue trabajar de enfermera en un hospital alemán y un periodista calificado de colaboracionista (lo cual era cierto, se llamaba Dufresne y tenía un carnet de las PK alemanas, si se lo hubieran pillado le habrían fusilado) así pues conozco la “otra historia” de primera mano y otro día se la cuento.

Como dato curioso añadir que los vinateros franceses se hicieron de oro vendiendo vino al ejército alemán, de hecho hace poco grupos israelitas estaban ya dispuestos a reclamar indemnizaciones de guerra, supongo que culpabilizan a los franceses de no haber envenenado el vino…

Otra curiosidad más, el Front National francés, presentó en sus listas allá por los ochenta, a miembros de la resistencia con la medalla de Lorena.

Yo qué quieren, prefiero a Curro Jimenez como ejemplo de resistente español…

En fin, ya se sabe “oh là lá, ce París”

ALFRED VON RATTEN


 

La verdad sobre el mito de la Resistencia francesa: un relato para tapar las vergüenzas de la guerra

«La Résistance» fue equiparada de forma poco precisa al incansable coraje del Armia Krajowa en Polonia, a la tenacidad de los guerrilleros griegos o a la audaz actividad de los partisanos yugoslavos

https://www.abc.es/historia/abci-verdad-sobre-mito-resistencia-francesa-relato-para-tapar-verguenzas-guerra-201807100235_noticia.html

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate