LA TRADICIÓN ES NUESTRA ÚNICA SOLUCIÓN

“Sin duda habrás oído hablar de la montaña bendita. Es la montaña más alta de nuestro mundo. Si alcanzases la cumbre, no tendrías nada más que un deseo: descender y estar con aquellos que viven en el valle. Por eso se llama la Montaña Bendita”.
Khalil Gibran.

Me encanta oir cómo los personajillos creadores de opinión dicen que los valores tradicionales son los culpables de nuestra mala salud mental. Siempre me gustó el esperpento y la astracanada aún con mal guión.

Es una tonteria tan grande que ni debería crear un debate. Pero aún y así, planificadamente, la “anti-idea” es difundida ad infinitum. Y junto a la anti-idea, sus adlátares, ciertos puntos de inflexión para corromper los cimientos de la Montaña a demoler, uno a uno, como incansables termitas en una noble mesa de nogal.

Ejemplillo: “la masculinidad es tóxica”… de mis favoritas. Teniendo en cuenta la actual emasculación del hombre y de la mujer exigida por legiones de tarados -y taradas- con cobertura Wi-Fi y soporte mediático, adictos a llenar su vacio existencial con consoladores, lazos de colores, hamburguesas de 7 pisos y verborrea Tele 5 -por ahí te la hinco- a través de sus IPhones, su única conexión con algo que no sean sus pocas neuronas o sus lorzas al aire, calificar de “tóxica” -detesto el uso actual de este palabro, que como tantos otros son ya de uso obligado en la neolengua que usan estos orcos de bazar chino- la masculinidad o la feminidad, es negar miles de años de existencia e historia. Es negar a la Naturaleza imponiendo lo “raro” frente a lo natural.

Si algo causa que nuestra juventud, y nosotros mismos, estemos tan jodidos, es la falta de esos valores y de personas que los practiquen. El ejemplo siempre cala más que la palabra.

No le demos demasiadas vueltas. Nosotros tenemos razón, ellos están equivocados. No se puede ir contra natura por mucho que tu cuerpo serrano te lo pida. Y si quieres seguir tus bajas pasiones, adelante, pero, y esto te lo aseguro, no necesitas la colaboración, aquiescencia y práctica conjunta con el resto de tus congeneres.

El mundo moderno te suicidará mientras alegremente le echas tus 30 monedas de Pokemon.

A.MARTÍN

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate