LA TRATA DE CARNE HUMANA EN SENTIDO INVERSO

Los acontecimientos ruedan rápido. Lo que no consiguió el Frente Nacional de Le Pen, lo está consiguiendo el Frente Popular que gobierna España. ¡Adiós votantes africanos!

Los inmigrantes se apelotonan en centros de acogida en las provincias del sur peninsular y en las plazas de Ceuta y Melilla sin poder tomar la puerta de regreso a Marruecos.

El proceso de retorno ya empezó hace un mes, en que la prensa norteafricana avisaba de la llegada de pateras en sentido contrario, desde España al país mabrebí.

Hace unos meses se calculaba que más de 12.000 menores de origen africano deambulaban por el territorio nacional, los llamados MENAS, en una situación penosa de la que jamás se puede acusar a los españoles. En absoluto pretendemos criminalizar (aunque algunos de ellos sí sean delincuentes) a unas gentes ‘humanas’, no ganado, que sin embargo es lanzado al mar por manos negras, y no nos referimos al color sino al alma, si es que la tienen, de los sujetos que mueven las pateras. Un fenómeno que acontece en todo el mundo es que muchos de estos chiquillos acaban desapareciendo para siempre, perdidos en rituales espantosos y posteriormente aprovechados en el tráfico de órganos. De este asunto ni los medios de masas ni éstas quieren saber nada. Llama la atención que cuando las autoridades españolas requieren de las marroquíes su colaboración para identificar a los padres, ésa brilla por su ausencia.

El estado de excepción camuflado, que el gobierno llama de alarma, ha traído la reversión  de la trata de rebaños humanos. El “billete” de Marruecos a España cuesta entre 400 y 1000 euros, mientras que el viaje en dirección contraria puede llegar a los 5.400. La información la pueden encontrar ustedes en la prensa “seria”.

España insiste desde hace semanas en hacer un rápido traslado del hormiguero de marroquíes apelotonado en la costa sur de la península ibérica. En esta zona los centros de acogida están desbordados, no en espera de repartirlos por España o hacia el resto de Europa, sino para embarcarlos hacia el otro lado de estrecho de Gibralatar. El reino alauí se hace el sordo e ignora sus responsabilidades sobre sus propios súbditos.

El inmigrante puede tener muchas carencias, pero tiene una virtud que destaca sobre todas, la astucia. Los inmigrantes huyen no sólo de la intoxicación viral y de la situación de excepción que confina a la población española, sino del hambre que ya está aquí, en España, afectando a millones, para la cual los comunistas que nos gobiernan tienen la receta mágica: cartillas de racionamiento. Esto no es el futuro, es el presente. Ya no harán falta dietas de adelgazamiento, ni yogures bajos en calorías. Los españoles van a disfrutar del legado de Rajoy, el hombre que pudo haberse marchado de mil maneras pero lo hizo de la única manera posible por la que el ‘proces’ de destrucción de España no se detuviese.

JORDI PLA

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate