LA ÚLTIMA CARGA DE LA CABALLERÍA ESPAÑOLA

Esto de la caballería es algo que hoy nos suena casi a un pasado remoto dentro de los conflictos bélicos. Sin embargo, la misma fue todavía importante (sobre todo, en lo que respecta al desplazamiento de tropas) hasta no hace tanto tiempo, sin ir más lejos en la SGM (muy requerida por las fuerzas del Eje en su campaña del Este) y también en nuestra Cruzada de Liberación Nacional.

Precisamente en la contienda civil de 1936-1939 se va a producir la última carga de caballería del Ejército español. Fue en los primeros días de febrero de 1938 cuando, reconquistada Teruel por las tropas republicanas, el Generalísimo Franco va a ordenar (contra la opinión de sus colaboradores) una contraofensiva inmediata por recuperar la ciudad aragonesa, la única perdida por los Nacionales en toda la guerra.

Dicha contraofensiva, estancada en sus primeros compases a causa de un tiempo adverso y una tenaz resistencia enemiga alrededor del valle del río Alfambra, será finalmente posible gracias al ataque cuasi suicida de los 3000 bravos jinetes a las órdenes del general de brigada José Monasterio Ituarte, el cual pulverizará las defensas del Ejército Popular y -provocando la desbandada de sus sorprendidos efectivos- abrirá el camino a la posterior toma de la capital turolense.

Una acción tan heroica como romántica que bien merece figurar con letras de oro en la larga y laureada historia militar de España.

NO NOS ROBARÁN LA HISTORIA NI LA MEMORIA.

Cachús

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate