LA ‘ULTRADERECHA’ DE BOLSONARO

 

Los recursos del Poder Mundial y su Sistema de Dominación son muy amplios y variados. Da dos pasos adelante y uno atrás, enseñanza que grabó del marxismo de antaño y así la lleva ahora.
Sabe hasta dónde puede tirar la cuerda y cuándo debe aflojaría para evitar males mayores a sus intereses, por lo general económicos o de poder. Sabe que el camino a la “globalización” o al “globalismo” total es de marchas y contramarchas. “Tragedia y Esperanza” (1), biblia del mundialismo ya lo advertía hace décadas.

ECLOSIÓN LÚMPEN Y REFORMA CULTURAL

De un tiempo a esta parte, se ha generalizado cierta reacción al estado de cosas estatuido mediante el aparato cultural del Sistema, tal vez el rubro más antipático y de mayor repulsa del mismo, por lo contrario al sentido común, a la lógica y a la realidad, por lo enemigo de la verdad y lo grotesco e indeciblemente idiota y anticientífico de sus teorizaciones de laboratorio.
Dicho rechazo se plasma en la ideología de género, el abortismo, el lesbo-feminismo y la homofilia, la presión para legalizar el consumo y venta de drogas o en su caso, la victimización de delincuentes y criminales de toda laya mediante el denominado garanto abolicionismo penal, cosas estas que, en general, han quemado las neuronas a buena parte de la sociedad, incluso aquella que uno cree mínimamente ilustrada.
Siendo el recuento anterior meramente enunciativo, podemos englobar a esta deriva cultural como progresismo o corrección política (2). Se trata de la irrupción de lo marginal reclamando status de normalidad y reconocimiento oficial. La primacía de un subjetivismo radical y el desprecio de la verdad racional y la realidad de las cosas.

Tratemos de aplicarlo -aquí en Argentina- al caos subsidiado protagonizado por delincuentes, sociedades de presión homosexualistas, aboneros, periodistas y escritorzuelos que los apoyan y ensalzan, políticos tránsfugas, gatos de los medios de comunicación y toda una turbamulta de degenerados, que sirven en definitiva y sin siquiera saberlo al Poder Mundial, empeñado en disolver lo más posible y desbaratar las sociedades para evitar la resistencia real al saqueo que ejecutan y tendiente a la destrucción de los Estados Nacionales para globalizarnos definitivamente como una masa sin Patria.
Démonos cuenta de quiénes están detrás de toda esa mugre y preguntémonos por qué la banca internacional distribuye cientos de millones de dólares para difundirla lo más posible y desde la más tierna edad a los argentinos. Últimamente otorgó 200 millones de dólares a MacnI para políticas de género y de inclusión. Los que estamos en el tema sabemos a qué se refieren con esos términos equívocos y supuestamente nobles.

Para hacer una breve explicación de esto y de aquéllos (lobby gay, defensores de derechos de delincuentes, drogadictos etc.), que de forma fanática defienden, pregonan y fogonean violentamente estas cuestiones, recurramos a Marx, teórico al que dicen seguir no pocos progresistas y no pocas organizaciones de izquierda que abiertamente adhieren a esa eclosión de lo marginal, tal como recomiendan los Poderes Mundiales para pudrir y disolver las sociedades. Marx llamaba a toda esta gente ‘”lumpen-proletariado”, lo definía así:
“Bajo el pretexto de crear una sociedad de beneficencia, se organizó al lumpen-proletariado de París en secciones secretas, cada una de ellas dirigida por agentes bonapartistas y un general bonapartísta a la cabeza de todas. Junto a roués arruinados, con equívocos medios de vida y de equívoca procedencia, junto a vástagos degenerados y aventureros de la burguesía, vagabundos, licenciados de tropas, licenciados de presidios, huidos de galeras, timadores, saltimbanquis, lazzaroni, carteristas y rateros, jugadores, alcahuetes, dueños de burdeles, mozos de cuerda, escritorzuelos, organilleros, traperos, afiladores, caldereros, mendigos, en una palabra, toda esa masa informe, difusa y errante que los franceses llaman la bohéme: con estos elementos, tan afines a él, formó Bonaparte la solera de la Sociedad del 10 de Diciembre, «Sociedad de Beneficencia» en cuanto que todos sus componentes sentían, al igual que Bonaparte, la necesidad de beneficiarse a costa de la nación trabajadora” (3).

El marxismo considera a estos grupos sociales como desclasados, degradados y aliados recurrentes y subvencionados de la burguesía. Un espejo en el que se pueden mirar hoy en día los grupos de izquierda, que levantan al tope las banderas culturales del capitalismo global como el aborto, la legalización de la droga y el disparate de “género”. Son la pandilla de la porra del Sistema aunque se digan revolucionarios. No son más que tropa auxiliar del Poder Mundial. Defienden junto al Estado inútil y perverso, (4) todos los puntos de la agenda cultural del capitalismo global. Para peor se dicen y se creen anti capitalistas.

PSEUDO REACCIÓN Y RESTRUCTURACIÓN CAPITALISTA

Es este capítulo de la reforma cultural que el Poder Mundial ha encarado enérgicamente, en el que también resulta duramente combatido y difícil de hacer penetrar en la conciencia colectiva. Por lo que el Sistema trata, en ciertos lugares y en determinados momentos, de aflojar en ello y dar más radicalidad a otras cosas.
Ya hemos mencionado desde hace más o menos dos años los fenómenos políticos de oposición y resistencia contra el Sistema y a su vez detallamos claramente los defectos que presentan y lo acotado de los mismos, en términos de llevar esa resistencia a un plano integral en contra del mismo. Nos referimos al caso le Pen en Francia, el caso austríaco y alemán y nos hemos explayado en lo referente al tema Trump como una simple estafa sionista (5).
En efecto, ya se ha dicho aquí que el Sistema de Dominación consiste en: la Democracia de Masas en lo político, el Capitalismo Liberal de raíz y hegemonía financiera en lo económico y el Progresismo o Corrección Política en lo cultural.
Con esos tres elementos juega la partida. De hecho ya ha logrado que la Democracia Liberal sea el “único sistema de gobierno posible” de manera tal que nadie se atreverá a contrariar este precepto, convertido dogma de tipo religioso.
A pesar de lo atados e íntimamente conectados que están los tres elementos, lo más trabajoso a la hora de implementarlos son las vertientes económica y cultural.
Lógicamente nadie normalmente constituido quiere vivir explotado o morir de hambre sometido al paro, ni ser sepultado bajo una montaña de disparates y de basura intelectualoide producida por los progresistas para destruir el sentido común y la familia natural y, últimamente, en un giro indeciblemente estúpido, basta el idioma castellano (6). Todo ello con aval del Estado.
Todos quieren trabajar para ganar el sustento, entenderse al comunicarse y no llegar a la casa y notificarse de que su hija quiere convertirse en varón o su hijo en mujer.
La gente en general, harta de esta situación, ha comenzado a oponerse peligrosamente al Sistema y éste se alarma de que mediante esa resistencia se llegue a un cuestionamiento de fondo a los contenidos pétreos del mismo, han permitido surgir supuestos bolsones de resistencia organizada que los medios de comunicación establecidos han bautizado como de “ultraderecha”, similares a los antes mencionados respecto a Europa o la operación Trump y que no dejan, mayormente, de ser una maniobra más o de no serlo, una resistencia fraccional y controlada contra el mismo

LA IRRUPCIÓN DE BOLSONARO EN BRASIL

El más cercano en tiempo y distancia es el fenómeno Jair Bolsonaro, ganador por más del 40 % de la primera vuelta de las elecciones brasileñas y presidente del vecino país a partir del domingo 28 de octubre, dejando atrás al candidato de Lula representante de la izquierda sistemática, hoy fracasada y con su líder preso por corrupto.
El personaje es un símil de Trump: sionista, fanático del Estado de Israel y liberal económico, partidario de la Escuela de Chicago o sea freadmanista puro y duro al estilo Martínez de Hoz o Cavallo. Promete mano dura contra la delincuencia y combatir la ideología de género propia del progresismo.
O sea una oposición parcial a los designios culturales sistémicos y una radicalización en otros: los económicos, item en el cual se interesa visiblemente la oligarquía financiera mundial.
La denominada ultraderecha no es otra cosa que sionismo, segurismo, y, en el caso que nos ocupa, influencia de una secta protestante, llamada Iglesia Universal del Reino de Dios, la famosa secta del “pare de sufrir”, de los pastores televisivos y sospechosa de lavar dinero narco. A ella se habría convertido Bolsonaro, bautizándose aparatosamente en el río Jordán.
La tarea de la ultraderecha va a ser una forma de tranquilizar a la sociedad combatiendo la eclosión lumpen de los grupos progresistas y la delincuencia desbordada, mientras se aprieta el acelerador en la restructuración del capitalismo en base a políticas de ajuste y endeudamiento.
Al mismo tiempo se estrecha la relación con los norteamericanos y se crea un polo sionista en la región, de enormes dimensiones y con capacidad de influir en la Argentina de Macri. Indudablemente, la ideología base de la llamada “ultra derecha ” es el sionismo, a imagen y semejanza de la ultra derecha israelí y la oligarquía financiera global.
Con lo cual en definitiva se profundizara la dependencia de los centros financieros y de poder globales y se agudizará la pobreza, permitiendo una nueva vuelta al círculo dialéctico que posibilite en el futuro un nuevo ascenso de la izquierda sistémica, reproduciéndose así el esquema de alternancia y control establecido después de la caída del Muro de Berlín.

LA VERTIENTE MILITAR PARADÓJICAMENTE UN PROBLEMA

Bolsonaro es capitán retirado del ejército brasileño y sabemos bien que por el grado de influencia que históricamente han tenido los militares en aquellas latitudes, no van a permanecer silentes en un gobierno con un presidente que siempre ha reivindicado su calidad de soldado y su pertenencia al ámbito castrense.
Lo cierto es que el eventual mandatario, siempre se había identificado como un nacionalista desarrollista en consonancia con el particular nacionalismo militar de las FFAA de su país.
Pero al parecer las cosas han variado cuando diera un giro en lo económico, que lo pone más cerca del liberalismo militar argentino de antaño. En efecto, su impronta es más parecida al gobierno de Videla en los 70 que a la tendencia que siempre animara a los militares de Brasil en materia económica,
Justamente y a pesar de las opiniones en contrario de algunos articulistas (7) que afirman que ha existido un cambio en los militares, en lo referente a la economía, ubicándolos como liberales a ultranza, lo cierto parece ser que en la materia el cambio no ha sido tal y que el aspirante a ministro del área económica, un friedmanista llamado Paulo Guedes, habría recibido una bolilla negra de varios militares que rodean al eventual mandatario, formados en la Academia Militar das Agulhas Negras de Resende, Estado de Río de Janeiro. (8).
El sondeo a altos mandos del Brasil arrojó preocupación, por privatizaciones emergentes de una reforma del Estado de tipo menemista, que tocaría sectores estratégicos sensibles al sistema de defensa. Por ello, observadores bien posicionados creen que Gnedes durará muy poco como ministro. Un problema antes de comenzar.

CONCLUSIÓN

Lo concreto es que, de subir Bolsonaro, la vertiente cultural del Sistema podría ser golpeada, al menos por un tiempo, de manera similar que lo fueran los Demócratas con el triunfo de Trump en EE.UU., mientras se reforma radicalmente la economía en clave ultra liberal del nuevo presidente pondrá acento en castigar el delito desenfrenado que opera impunemente hoy en día, lo que podría arrimarle la simpatía de un amplio sector de la población, asfixiada por la delincuencia.
La tan vapuleada “ultraderecha brasileña” no es otra cosa que segurismo, antiprogresismo, un ingrediente simbólico de militarismo, sionismo explícito y fanático, capitalismo liberal a ultranza, con su ingrediente de ajuste y endeudamiento con la banca mundial. Otro ingrediente novedoso es la influencia innegable de la Iglesia Universal del Reino de Dios y sus pastores electrónicos que mueven nada menos que al 37% de la población brasileña y apoyarán al eventual mandatario.
Con el Nacionalismo nada que ver, por más que algunos soñadores quieran un regreso a Getulio, Plinto Salgado, o Gustavo Barroso, eso no va a ocurrir, porque ya de ello en Brasil no queda nada.

En lo que a nosotros respecta saludamos con alegría la reacción de gran parte de la población contra la basura progresista, porque demuestra que la sociedad brasileña aun tiene signos vitales de decencia, sanidad mental y sentido común, pero nos damos también cuenta, que se trata solo de una reacción que es canalizada por el Sistema y que acabará en naufragio por tratarse de una resistencia fraccional y encarnada en personajes que tienen la ideología de base del mismo Sistema. No obstante lo cual no deja de ser un comienzo.

NOTAS

(1) Caroll Quigley – Tragedy and Hope- USA 1966 – Macmillan Companí”
(2) httpsy/redpatrioticargentina.blogspot.com/2011/12/genesis-de-lo-politicamente-correcto.html
(3) Marx KarI: El 18 de Brumario de Luis Bonaparte- Cap V
(4) Mas allá de la acción política violenta de izquierdas y de la acción permanente de predica de los medios de comunicación. Desde el mismo Estado se financia y sostiene la vertiente cultural del sistema. Utilizando en no pocos casos dinero proveniente de préstamos de bancos internacionales. http://www.buenosairessos.com.ar/la-plaza-arlt-sera-la-primera-dedicada-a-la-diversidad/

(5) “https//redpatrioticargentína.blogspotcom/ 2016/12/no-somos-tan-optímistas_12.html
(6) El disparatado lenguaje inclusivo o no sexista
(7) Letrap.com.ar habla de la reconversión de los miliares al liberalismo y de un proyecto Nueva Democracia para terminar con la izquierda.
(8) La política On Line 11-10-2018G. ROJAS, Patria Argentina nº 358

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate