LA VENGANZA DE LOS INOCENTES

 

Y cuando creían haber sometido al mundo,
con su multiculturalismo obsceno y con su usura,
un rumor de venganza heló su sangre sucia
con el pánico de los cobardes.

Porque una espada de ira y de justicia
se alzó para vengar a los niños.

A los niños masacrados antes de nacer.

A los niños violados por pederastas repulsivos.

A los niños castrados y desorientados
en confusas perversiones de género.

A los niños adoctrinados por maestros del odio
en amarillas escuelas separatistas.

A los niños maniatados por un pacifismo hipócrita y cobarde
que les niega el derecho a defenderse a puñetazos
contra matones de patio de colegio.

A los niños condenados a depresiones y suicidios.
por la santurronería políticamente correcta.

A los niños de Gaza y Cisjordania
asesinados por esbirros sionistas.

A los niños africanos
explotados en minas de coltan.

A los niños asiáticos
esclavos de celebradas multinacionales textiles.

A los niños de Dresde, de Hamburgo y de Hiroshima.

Y la espada irrumpió
indómita y terrible
en sanedrines, oenegés y consejos de administración.

Y la sangre de mercaderes y usureros
formó innumerables charcos pegajosos.

Y cuando la espada esparció por el suelo las tripas hediondas
del último depredador de inocencia,
se oyó un coro de risas infantiles
y un redoble de tambores de campamento
en las celestes llanuras del Walhalla.

J.L. Antonaya

 

Be Sociable, Share!

    2 thoughts on “LA VENGANZA DE LOS INOCENTES

    Comments are closed.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate