LA VERDAD ES UN DETALLE FASTIDIOSO E INNECESARIO CUANDO LA GRITAN LOS FASCISTAS

 

Si un enemigo que no conoce el Arte de la dialéctica me tira un palo a la cabeza, en general hace su trabajo. Si, por el contrario, se sorprende cuando está a punto de golpearme y, en consecuencia, se lleva dos bofetadas mías y me denuncia por agresión, pierde el honorable rango de enemigo y simplemente se convierte en un excremento social. No porque intentara cerrarme la boca por la fuerza, sino porque jugó sucio, arrojando a la alcantarilla la dignidad humana que ennoblece a todo oponente que sabe cómo enfrentarse abiertamente.

Parece que el vicio de olvidar la verdad está generalizado como un virus, no sólo entre los antifascistas coloridos de las formaciones militantes, sino también entre los agentes unificados del pensamiento único, que son sólo dos caras de la misma medida mundial. Recuerdo a Magdi Allam, hace unos años: estaba de gira en Italia con una conferencia sobre la amenaza islámica, invocando la verdad de los medios de comunicación, que dijo que no eran muy activos en la denuncia del peligro mahometano. Cuando le preguntaron si la verdad que exigía era la misma que había alimentado la agresión a Saddam Hussein en Irak, respondió que sí, efectivamente, se había utilizado un engaño, pero que la mentira de las famosas “armas de destrucción masiva” había sido “necesaria” para ponerle fin a un dictador sangriento, etcétera…

La verdad, por lo tanto, se ha convertido en un detalle, irrelevante y molesto. Tiene que eliminarse lo antes posible, lo que sucedió en el tiempo y lo que ocurre hoy en día cuando se trata de otro “dictador sangriento” como con el presidente de Siria. La exportación de la democracia viaja en las alas rosas de la fantasía.

También recuerdo a uno de mis interlocutores en Facebook que, para intoxicar a aquellos que en la historia del fascismo ven numerosos elementos positivos, sobre todo por la política social extendida y efectivamente establecida durante los años veinte, trató de difundir el engaño de que “cientos de trabajadores morían en las fábricas” debido a las condiciones de trabajo a las que habían sido sometidas por los camisas negras. Ante mi solicitud de presentar las fuentes fiables de la extravagante noticia, desapareció al cerrar su cuenta y debío volver a hacer su trabajo como “maestro” en lares más tranquilos.

Hay una categoría política en España que ha hecho de la mentira la luz que guía su tempestuosa carrera . Muchos especímenes se encuentran en la galaxia de centros sociales, ONGes, fundaciones y formaciones políticas adyacentes a ellos. Primero atacan con cascos y palos, pero luego se escapan, lloran y denuncian, reciben la atención de la mamá televisión y de la mafia del papel impreso, juegan a ser progres y pintan arcos iris en las caras de sus hijos, para crear un ambiente de “Paz y Amor” que deberían hacer su denuncia plausible como pobres víctimas de la violencia, siempre, fascista; por supuesto no existe otra…

Cuando la cruda verdad sale puntualmente de una amable voz fascista, o de las piadosas amas de casa nazis que ven desde el balcón de sus casas a los sinvergüenzas, entonces cae un silencio milagrosamente misericordioso sobre los acontecimientos que hasta entonces habían dictado la apertura de las noticias y habían quitado el sueño a los columnistas de cualquier MassMierda.
No creo que a la larga se se siga cotizando y se pague la mentira como hoy en día.

Por nuestra parte, solo tenemos que esperar pacientemente, sin caer en las provocaciones de estos sujetos, que desprovistos de ideas son productores incansables de seriales obsesivos y carentes de rigor. La verdad para ellos es un detalle que no les estropeará una buena historia. Para nosotros representa una meta que se acerca día a día.

Desconfía de las noticias y de las producciones holiwoodenses et alii, no te lo creas todo y, como siempre, busca la verdad de los hechos. Las otras verdades son inmutables, como nosotros.

A.MARTÍN

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate