Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

LAS INCREIBLES AVENTURAS DE FLIP EL ANTIFA PRESENTA: “FLIP Y LA MÁQUINA DEL TIEMPO. ¿POR QUIÉN DOBLAN LAS CAMPANAS?”

CAPÍTULO 5: ¿POR QUIÉN DOBLAN LAS CAMPANAS?

Saliendo de Casa Alberto con el buche lleno, un carro de gaseosas y cervezas tirado por un penco decrépito enjambrado de moscas irritaba a los taxistas que hacían sonar su impaciencia con claxon y maldiciones.

Entre las acacias aún desnudas y el sol que declina en el horizonte, el cuarteto encaminó sus pasos hacia Recoletos por rematar la tarde en la habitual tertulia etílico-literaria. En el recorrido unas furcias pelan la pava con un grupo de jóvenes de las Milicias Unificadas, con camisa roja, correaje, y ninguna prisa por incorporarse al frente.

“Ni las mires jovencito, causa más bajas la sífilis que los obuses fascistas” dejó caer Merryman propinando una paternal colleja a Flip con el asentimiento simultáneo de los dos periodistas.

El Café Gijón había recogido el testigo cultural del icónico Pombo desde aquella famosa tarde en que un debate político casi acaba en tragedia cuando tras el encendido discurso de Gómez de la Serna, Alberti repartió unas octavillas contra La revista de Occidente y Antonio Espina, anunciando la revolución, realizó ademanes amenazantes con una pistola de madera. Ledesma, colaborador de la publicación y presente en el coloquio, se levantó y sacando su 7’65 se ofreció en serio a continuar con la broma. Aún faltaba bastante para la guerra, pero la élite intelectual ya la proponía inevitable.

Fumando frente a un cenicero desbordado, un periódico de par en par y un café frio, “el cojo Barrado” reclama la atención del grupo que acaba de traspasar el umbral del Gijón.

Reunidos los 5, proceden las presentaciones.

-Bob, Flip, os presento al periodista que dio con el cadáver de Calvo Sotelo.

-En realidad fueron Yubero y Alcocer del YA, yo me limité a olfatear la noticia y subirme con ellos en el coche cuando los vi salir de Jefatura pálidos cual mármoles. Comoquiera que ambos desaparecieron al poco, la medalla del notición me la puse yo… la medalla y los 50 duros que me pagó Havás.

Barrado era, además de un periodista de raza, anarquista hasta la médula, lo que le había traído no pocos problemas en la mayoría de las Redacciones. Tras ser despedido de El Socialista, se había convertido en reportero free lance. Sus buenas relaciones con el poder y entre los bajos fondos, y su lealtad con los amigos por encima de filiaciones le ayudaban a sobrevivir en aquel Madrid e incluso a comer de caliente una vez al día y pagarse el catre en una pensión de Sol. Ahora andaba metido a tiempo completo en desentramar uno de los misterios que más hacía hablar en los mentideros periodísticos: la extraña desaparición del líder del POUM, Andrés Nin.

“Qué me dices Barrado, ¿encontraste ya al catalán?” preguntó socarrón Allen, sirviéndose un lingotazo y medio de pacharán.

“Todavía no amigo, pero estoy cada vez más cerca. Algunos seguimos la noticia y no la escribimos cachazudos desde Portugal” respondió el cojo con notoria mala leche recordando al norteamericano que su exitosa exclusiva en el Chicago Tribune la había escrito desde Elvas, más de dos semanas después de la toma de Badajoz.

Hemingway intervino por poner paz…

-El rumor es que huyó a Francia y allí está riéndose de todos.

-Pues no es eso lo que yo he escuchado…

-¡Cuenta bribón!

-Un confidente me aseguraba ayer que la KGB lo tiene en su cuartel general del Henares, Orlov en persona dirigió el interrogatorio y ordenó que lo desollaran vivo y pusieran en salazón. Una carnicería según me cuentan, que ha dejado una extensa relación de disidentes.

A Flip se le encogieron las criadillas con la conversación y nublados los ojos concluyó que lo más conveniente sería salir a la calle y que le diera un poquitín el airecillo fresco del ocaso del día.

“¿Pero en qué lío te has metido Felipe?”se preguntó al tiempo que reparaba en una sombra que hurtaba su presencia tras un soportal, pero que alcanzó a identificar con la brutal silueta de Cantera. De vuelta al interior del Gijón, pegando su silla a la de Merryman susurró con un hilillo de voz: “nos sigue el Matacuras”.

“¿Tomás el Matacuras?”, preguntó Barrado.

-El mismo.

-Feo asunto, ese sujeto es uno de los mayores criminales de esta ciudad, y eso que precisamente de Madrid no podría decirse que andemos faltos.

-¿Le conoce?

-¡Claro!, ¿y quién no?. Llegó de Santander hace un par de meses donde ganó su mal nombre despeñando desde el faro de Cabo Mayor a la congregación entera de los frailes Trapenses. Una vez aquí pronto se ganó la confianza de García Atadell, al punto de convertirse en su mano derecha. Sus fechorías son bien conocidas por la policía, pero esta ciudad ha sustituido el orden público por el orden revolucionario y los agentes policiales se limitan a rellenar actas de defunción y recoger denuncias de desaparecidos, se rumorea que hay más de cincuenta mil de éstas. Al linotipista le cubre las espaldas el mismísimo Prieto. Agapito e Indalecio son amigos desde lo de Asturias. Si te has cruzado en el camino de Cantera… muchachito si yo fuera tú, pondría tierra de por medio esta misma noche antes del toque de queda. Las noches en la capital se hacen larguísimas…

“Somos soldados voluntarios internacionales” reclamó el capitán, que de pronto recordó:

-Me dijo preguntara, un acertijo supongo, “¿por quién doblan las campanas?”…

“Sorprendente alarde cultural para un bruto semejante”, intervino Hemingway . Y continuó: “El Matacuras cita a un clásico británico del XVI, el poeta Jhon Donne: nunca hagas preguntar por quién doblan las campanas, doblan por ti”.

Merryman quedó reflexivo por unos segundos y de inmediato volvió a sí mismo clavando los ojos en su protegido: “querido Flip, olvida a ese cretino, mañana vamos a la gloria del combate”.

Aunque nuestro héroe no encontraba aquella gloria por ninguna parte.

LARREA JUN/2019

 

PRÓXIMAMENTE CAPÍTULO 6: LA GLORIA ESPERA EN EL PINGARRÓN

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate