LAS INCREIBLES AVENTURAS DE FLIP EL ANTIFA PRESENTA: INDIANA FLIP

Al Lolo y al Guevara les faltaba oxígeno para trasegar lo que estaban escuchando.
Dos meses habían transcurrido desde que Flip dejara las eskaleritas para atender aquella llamada urgente de su madre, dos meses que habían llevado a nuestro héroe a través de los confines del mundo para acabar su periplo en el “incidente de Genova 13” según el 20 Minutos:
“Un enajenado irrumpe en la sede nacional del Partido Popular y la toma contra un cuadro de Manuel Fraga.
Al parecer y según nuestras fuentes se trataría de un politoxicómano que se hacía llamar Rodrigues Sapatero y que posiblemente presa del síndrome de abstinencia se enfrentó con la joven promesa política de tan solo 47 años, Borja María Gómez Pérez, resultando ambos accidentalmente fallecidos. La Dirección del partido a través de su portavocía ha declarado sentirse muy afectada por la terrible perdida: haremos todo lo posible por restaurarlo pero los daños ocasionados en el lienzo son prácticamente irreparables”.

“Que no troncos, que eso no pasó así” insistía Flip a los colegas. “Que yo salí de allí por patas resbalando entre la sangre y los sesos del Leguas y el Borjamari. Un baño de sangre con tropezones, lo que yo os diga”.
-¿Y te cogiste el ascensor?
-Pos sí
-¿Y el Leguas llevaba un fusco ganso?
-De trinki
-¿Y el pijo un cañón?
-Del Harry el sucio
“Jajajajajajaja” se escucharon las risotadas en todo el parque. Con un mosqueo de aupa el Erandio tomó Flip el camino hacia su casa, dos calles más abajo aun podía escuchar el descojone de sus colegas que le exhortaban “pásanos de esa mandanga Flip…ao”.

“Hola viejos” saludó casi a hurtadillas, dirigiéndose -auriculares puestos, volumen a tope- directamente a su habitación por chafar un ratito la oreja y olvidar de paso el rebote que había pillao con Lolo y Guevara.
En ese trámite se encontraba cuando entró su madre.
-Felipe, ¿no me has oído llamarte?
-Pos no.
-Vamos a comer. Siéntate a la mesa que los papás tenemos que hablar contigo.

Deshaciendo la senda del pasillo, Flip reflexionaba profundamente acerca de la trascendencia de algunas de las frases habituales de las madres: “siéntate a la mesa… ¿quién se sienta en una mesa para comer?, es como cuando dice: Felipín dúchate ahora y ya estás duchado… ¿qué sentido tiene esto? y luego el tonto soy yo”.
-Mira Felipe, hay buenas noticias: de la causa del Banco de Santander, nuestros amigos han conseguido que el juez acepte cambiar el arresto por trabajos sociales para la comunidad.
-¿Y cuál es la buena noticia?
-¡¡Que no vas a la carcel, atontao!!
-Pos no sé, eso de “trabajo social” tampoco suena bien ke te cagas.
-No digas más tonterías, podíamos elegir entre ayudar a personas con dependencia, hacer noches en un hospital cuidando enfermos terminales, o colaborar en una excavación de memoria histórica. Conociéndote, pensamos que la más segura para todos los implicados era la última opción. Y así además, a la familia nos da un plus de progresía, ¡que bastante hemos pasado contigo!.

El Juancar dejó a su hermano de madrugada -10 a.m.- ante la oficina de Asuntos Sociales del ayuntamiento de una localidad vecina de Madrid. “No la líes otra vez, retrasado”, sugirió mientras salía disparado hacia el Club de Tenis para despachar vía móvil sus cotidianas ocupaciones de liberado sindical. Tras entregar su dni, Flip fue invitado a esperar “la reunión pertinente” en uno de los bancos adyacentes al portalón de la Sala de Juntas.
Frente a él, cuatro o cinco personas de asombroso parecido aguardaban pacientemente leyendo El País.
Barbados y canosos a partes iguales, compensaban una alopecia rigurosa con unos breves flecos en la nuca cogidos por una goma coletera. Alguno de ellos portaba una camiseta con la bandera tricolor y todos un peto amarillo con la inscripción “voluntario” bien visible. Pantalones multibolsillos y botas Chiruca cerraban la foto de grupo.

“¿Es aquí lo de las tumbas?” preguntó un tipo sudoroso y apresurado que evidentemente se suponía llegando tarde. Los siameses republicanos asintieron todos a la vez con una leve genuflexión del cuello y volvieron a enfrascarse en la lectura del BOE de los medios de comunicación.
-Hola, soy Corral. José Luis Corral, ex empleado de banca, ex empresario, ex concejal y ex miembro del Psoe
-Yo soy Flip… ex alumno de Agustinos
En eso la puerta se abrió y una funcionaria macerada de carpetas leyó de uno en uno los nombres de todos los presentes para posteriormente indicarles que entraran y tomaran asiento.
Un tipo que se identificó como el Director de la excavación arengó vibrantemente a los asistentes: “El asesino Franco llenó de cunetas España sublevándose contra aquel paraíso democrático del que colgaban jamones serranos de los pinos y almíbares de las acacias, pero nosotros estamos hoy aquí para hacer justicia y entregar algunas tibias al azar, a los familiares de los familiares”… haciendo una pausa que pedía a gritos una oleada de vítores a la que los de los petos amarillos correspondieron con aplausos, continuó: “Y no vamos a parar hasta que desenterremos los huesos de las victimas que los criminales golpistas sepultaron con gran secreto en la fosa común ubicada en el nicho JH5, calle 26 y tercer pasillo”. Nueva tanda de aplausos. “Y a continuación tomará la palabra el Concejal de Infraestructuras y Vivienda”.

El concejal hizo ademán de levantarse, pero el gesto se limitó a alargarse hasta el micro mientras mantenía su culo pegado al sillón central. A ambos lados y también apoltronados con rictus grave, se alineaban media docena de tipos -americana y sin corbata- con pinta de haberse tragado un tenedor de pequeñitos. “A mi lado se encuentran los técnicos de la Asociación de Memoria Histórica que coordinarán la excavación: especialistas en georadar, radiodetección, tomógrafos, forenses y capataces de obra pública”. El concejal se detuvo por dar un largo trago de agua manteniendo de esta manera en vilo la atención del personal. “Huelga decir que todos estos medios no son baratos. El Director de los trabajos ya ha dicho lo que tenía que decir. A mí solo me resta animaros a que la excavación avance deprisa por… por una cuestión de humanidad hacia esos familiares de los familiares que llevan años esperando los restos de su… ejem, familiar”.
“A mí éste no me la da con queso” escuchiteó Corral a Flip mientras la reunión se daba por terminada con unos cuántos vivas a la república y a Negrín.

Una hora después y apoyados sobre la tapia del cementerio municipal, un par de quintos por mano y un canuto en circulación con la otra, el expolítico se sinceró con el antifa:
-No me andaré con rodeos Felipe: yo no he venido aquí voluntario como los otros jiles, y viendo tus manos, tú tampoco has tirado mucho, que se diga, de arado.
-¿Lo qué?
-Lo que yo decía, tanto a ti como a mí nos han hecho venir porque tenemos… digamos que algunos pecadillos que pagar con la justicia. Yo, francamente, yo no podía ir a la cárcel, mi delito no está muy valorado por aquellos pagos… ya sabes… el típico error al guardar algunos archivos fotográficos de amiguitos del cole de mis hijos.
-Pos no lo pillo.
-No sé porque, no me sorprende. A lo que íbamos: tanto técnico y tanto forense… esta peña tiene prisa por terminar, hay gato encerrado ¡si lo sabré yo que he sido teniente de alcalde!. Aquí hay más vaqueros que indios y si esto se ventila rápido nos vamos a ver los dos limpiando culos los próximos meses en algún asilo de escasa dotación presupuestaria.

El capataz se acercó, “eh, vosotros dos, los voluntarios judiciales” dijo mientras les largaba un casco de plástico, una camisa fosforito, un par de guantes de lona, un pico y una pala… “mañana a las 7 en punto aquí”.

“¿Y a qué hora se para al café, jefe?” preguntó Corral henchido de ganas de trabajar, convirtiéndose desde ese instante, en el nuevo ídolo de Flip.

LARREA

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate