LAS SIETE CLAVES PARA LA DOMINACIÓN DEL MUNDO

Cualquier persona que tenga algún conocimiento musical, sabe que la música se compone de solo 7 notas y que con ella se puede escribir una obra como la de Beethoven o componer una Cumbia Villera, siete notas que combinadas producen algo sublime como “El Ave María” de Schubert, o algo grotesco.

La masonería moderna, la “masonería especulativa”, es un verdadero plagio de aquella primera “masonería profesional” que nucleaba a los constructores de las grandes Catedrales Medievales, los Monasterios y Palacios Europeos, masonería esta que fuera Cristiana y rindiera culto a Cristo Jesús, cuyo secretismo se refería solo a los cálculos y oficio de la albañilería, secretos desaparecidos con los maestros albañiles de aquellas épocas, ya que hoy la arquitectura e ingeniería moderna, sería incapaz de poder construir lo que ellos hicieron.

La masonería especulativa moderna, solo conserva de aquella “masonería profesional” el secretismo del estanco grado por grado, es decir, el conocimiento del que dicen gozar y poseer que no es otro que el que usó la vieja serpiente al tentar a Eva, diciéndole que comer del Árbol del Bien y del Mal, les daría “el conocimiento”, que los haría como Dios, lo cual no es más que el “pecado de soberbia” del mismo Lucifer que se rebela contra Dios, por el que Dios lo encadena al Averno; de ahí su devoción a Baal, Bahomet, Lucifer, Moloch (este último tan difundido en las clases dirigentes estadounidenses, en su lugar de culto en los bosques de California), todas distintas versiones de Satanás, el mismísimo demonio al que sirven, con conocimiento o sin él todos los masones.

Y digo esto, porque a los profanos al momento del ingreso los convencen de ser solo una asociación benefactora y filantrópica que lucha por la Libertad, Fraternidad e Igualdad de los hombres, ya que si abiertamente se mostrasen adoradores de Satán los inocentes y desinformados profanos al captar el engaño saldrían huyendo de sus templos: recordemos que ellos, adoran al homicida, al “Príncipe del Engaño y la Mentira”, esto a pesar de que ellos lo nieguen.

La masonería es una síntesis de las religiones paganas satanistas de la historia humana, con su culto a estas deidades satánicas, son, como lo advierten todos los Papas en sus documentos pontificios desde 1716 hasta Benedicto XVI, ultimo Papa elegido canónicamente, intrincadamente perversos enemigos de la Cristiandad, enconados y despiadados, lo que les lleva desde 1717 a una sórdida y oculta lucha contra la cultura y valores cristianos del Occidente.

En esa cruzada por demoler la Cristiandad, ellos fueron los cerebros de la Revolución Francesa, que en realidad fue una revolución burguesa masónica y no del pueblo de Francia, una burguesía que se levantó para terminar con la Iglesia Católica y la nobleza y remplazarla por la oligarquía comercial naciente de los banqueros masones, donde el pueblo como siempre fue manipulado, usado y carne de cañón de los intereses, quedando entrampados la anarquía (basta con leer “Los Derechos del Hombre” para entender la subversión masónica contra el Orden, sembrando la muerte y destrucción, es decir el reinado del “Príncipe del engaño” y de la muerte, anarquía que fue incontrolable, con matanzas tras matanzas, y levantamientos unos tras otros, hasta que apareció Napoleón un oscuro coronel artillero del ejército, que ahogó la anarquía en sangre, matando a miles de franceses, que fueran víctimas de los intereses masónicos en esa búsqueda de un ideal de Igualdad, Fraternidad y Libertad, que nunca alcanzaron, así llega Napoleón y se adueña de Francia por el orden del “garrote” y expandió el terror y la conquista imperial francesa al mundo, dando apogeo a la masonería y sus Intereses.

También fueron los masones quienes impulsaron a un oscuro personaje como Carlos Marx, ya que no fuera casualidad que este alemán tratara de llevar sus ideas revolucionarias anticristianas y destructoras del occidente, “NO” a Rusia, donde años después se impusieran por cuenta y orden de la masonería y la judería masónica como recientemente revelara Vladimir Putin, sino en Francia en 1848 con la “revolución de los comuneros”.

La estrategia masónica se basa en siete puntos:

1) El Oro. Es decir, manejar las finanzas, tomar posesión de el control de la economía del país a dominar, sus negocios y productos mas característicos, como sus recursos, sobre todo, los no renovables y exportables al exterior, como la explotación de los servicios esenciales.

2) La Organización. Es decir, tener injerencia en la política, en todo el espectro de izquierda a derecha, para garantizar la ejecución de los postulados y objetivos masónicos, sobre todo a los relativos a la “ingeniería social”, una estrategia para terminar con la influencia de la Cristiandad Catolica y sus valores, que deben ser remplazados con la excusa de los DD.HH, impulsando una “moral relativa” donde se elimine el concepto de “Verdad” por “tú verdad”, “mi verdad” y “la verdad de los otros”, destruyendo “lo natural” y el “derecho natural”, sacando de la influencia de los padres a los menores (educación sexual desde los grados menores) inculcándoles desde la enseñanza los anti-valores cristianos, del aborto, el género, la homosexualidad, la destrucción de la familia, la eutanasia, la pederastia y la idolatría como todo sectarismo exógeno, etc.

3) El Secretismo. El secretismo es esencial en esta estrategia del éxito, le permite a la masonería manejar la prensa, la opinión publicada, sin mostrar su cara, para volcar a ésta en apoyo de los candidatos políticos masones o destrozar a los enemigos de la masonería, acusándolos de antidemocráticos, nazis, influenciados por la Iglesia y cuanto epíteto descalificativo se pueda en defensa de “La Libertad, La Igualdad y La Fraternidad Democratica, es decir una sociedad horizontal, donde no hay jerarquías ni Bien ni Mal.

4) El Derecho es la fuerza. Este concepto les permite imponer sus objetivos, lo hemos visto por ejemplo en los últimos meses acá en la Argentina con los “pañuelos verdes” partidarios del crimen del aborto, a pesar de las grandes manifestaciones multitudinarias de quienes se expresan por la “Vida” muy superiores a los fanáticos de la” muerte verde”, fueron sistemáticamente negados por los medios televisivos, que se esforzaron por tapar y ocultar estas manifestaciones y los programas se plagaron de “pañuelos verdes”, engañando a la audiencia y solo mostraron algunos testimonios por la vida, para aparentar el no apoyar decididamente el crimen del aborto, llegando a la descalificación de colegios católicos que se manifestaban por la vida, mientras mostraban otros colegios del estado con los activistas aborteros como si fueran representativos de toda la sociedad joven. Esto es porque no vienen por nosotros, porque saben que resistimos, vienen por nuestros hijos y nietos, a los que le será fácil arrastrar con la enseñanza que manejan e influencian con la política.

5) La prensa. Ya en los años 30 del siglo pasado, San Luis Orione (quien tanto amó a la Argentina que quiso que al morir saquen su corazón y lo envíen al cotolengo de Claipole que él fundara) nos advertía a los Cristianos que debíamos tomar los medios de comunicación que ya estaban en esos años, hasta inclusive los que se creía cristianos, en manos de la judeo masonería.

6) El Terror. Al que apelan sin el menor embrague, así lo hicieron por ejemplo en la Argentina contra el pueblo con los bombardeos de plaza de mayo y los fusilamientos de 1955: recordemos que fue el General Aramburu quien les dio la categoría jurídica, a pesar de que logias existen acá desde el Virreinato; es interesante recordar que otro masón en 1976 el General Arguindegui, fraterno Hermano de Raul Alfonsin, quien murió ostentando el Grado 33º, sostenía que “el Proceso” tenía por objeto retrotraer a la Argentina a 1943, es decir al poder masónico con el que Perón había terminado, y así lo hicieron alentando la subversión marxista en los años 70 al tiempo que la represión, pues el objetivo era sepultar las ambiciones de independencia económica y crecimiento de la Patria, hundiéndola en una sangría pemanente con su herramienta, los DD.HH. Hoy al manejar la política y el poder económico, impulsan una subversión más sofisticada la subversión de la ingeniería social.

7) La Estupidez Humana. La que usan a su favor, difundiendo, confundiendo a los desinformados y cándidos, convenciéndolos a través de sus esbirros en los medios de comunicación, que toda denuncia seria contra esta oculta secta satánica “son teorías conspirativas, producto de mentes febriles y alucinados nacionalistas, o de imaginativos fanáticos, o de religiosos intolerantes”. Así se descalifica a toda denuncia que se realice contra sus nefastas y siniestras intenciones, evitando toda resistencia.

Fraternalmente en Cristo,

Fernando Javier Liébanes

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate