Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

LEHMAN BROTHERS: UNA DESAGRADABLE EFEMÉRIDE

 

Lunes 15 de Setiembre 2008 – Viernes 15 de Setiembre de 2018: Se cumple pues, una década de la estrepitosa quiebra de la desaparecida Lehman Brothers Holdings Inc. La gigantesca entidad de crédito de Yankeeland, la cuarta para ser más exactos.

Esa nisaga familiar de circuncidados que empezó en la agricultura, luego prosperó haciendo negocio con el algodón (se presupone que esclavista), para fundarse como banco a justo a mediados del siglo decimonónico.

Los mismos usureros (sus directivos) que en el anterior ejercicio de 2017 se jactaban de las curvas de rendimiento económico que alcanzó la macroempresa.

Cuando se declararon en bancarrota se contabilizaron ni más ni menos que unos 22 billones de dólares en pérdidas (es la cifra aceptada, la exacta se desconocería), con los consiguientes miles de personas afectadas (estafadas con descaro).

La crisis, que era global, cruzó a velocidad binaria el charco acabando por derribar a Grecia: la caída al precipicio monetario de la que la nación helénica, pilar fundamental de Europa, no se ha recuperado, para satisfacción de la infame Merkel.

También, por infausto el recuerdo, no podemos obviar al patán de Zapatero con sus suicidas gilipolleces: que si el modelo bancario hispánico era el más fuerte del mundo, que si según él asomaban brotes verdes… En circunstancias normales semejante hombrecillo pegado a sus cejas estaría en prisión por grave dejación de funciones, responsabilidades, etc. porque sabía con meridiana claridad lo que se avecinaba, sin embargo nada de nada hizo al respecto.

Luego llegaría a la Moncloa el cobardísimo de Mariano, vendiendo el bulo del equipo de discretos a la par que laboriosos tecnócratas, de una recuperación a golpe de recorte presupuestario, de más liberalización sobre el nuestro precario mercado laboral, etcétera.

Cierto: nos escaqueamos de puntillas del rescate de la (des)Unión (anti)Europea, aunque a un precio desorbitado.

Dicha crisis sigue haciendo estragos contra una sociedad con la dupla gubernamental Pedro Pablo… Y ponderada por separatistas mal llamado catalanes, por proetarras vascongados. No es el mejor de los escenarios.

El sistema capitalista norteamericano no solo prevé esos desastres, es que para colmo parece fomentarlos:

Se empieza con la puesta en escena denigrando a los puercos corruptores (eso no implica ejemplares sentencias judiciales), lo que sirve para convencer que las autoridades detectan irregularidades a la par que alivia el cabreo de una población enganchada al bien material.

Primera fase superada, la siguiente es que desde las altas esferas vuelve a apelarse a la mandanga del American Dream o el derecho a alcanzar el éxito a toda costa, capaz de quebrar cualquier impedimento sociobiológico.

Y entonces, las masas, de nuevo dopadas de esperanza, retornan al redil envolviéndose en la bandera patria, con un chute de impúdicas visiones disfrutando de crujientes (como dicen por allá) fajos de billetes.

Por aberrante que nos parezca (que lo es), el modelo judeoprotestante de plantearse la existencia de ese modo está lejos de ser puesto en entredicho en la Unipolaridad. Ergo: los ciclos de bonanza seguirán chocando con los de miseria.

Así que volveremos a padecer otros Lehman Brothers, otros Goldman Sachs… La banca (aunque pierda de vez en cuando por sus malas praxis, desamparada entonces por la institucionalización de lo corrupto) siempre acaba ganando.

HERR NEIN

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies