¿QUÉ LES PASA A LOS MÉDICOS CON EL COVID?

A este doctor, que lleva meses denunciando que no nos están contando la verdad de la pandemia, ni de las vacunas, le llaman por eso negacionista. Pero él y otros cientos de médicos, conscientes del drama al que asistimos, le han plantado cara al sistema y se han enfrentado a los decimonónicos Colegios de Médicos. Algunos, él mismo, han perdido hasta el trabajo, pero para ellos está por delante cumplir con su código deontologico, con su juramento hipocrático.

El doctor Ángel Ruiz habla de genocidio cuando explica lo que está pasando, y pide cárcel para todos los que han diseñado este panorama, medios de comunicación incluidos. “Ahora mismo tenían que estar presos, entre rejas, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, el gobierno en pleno, las comunidades autónomas, tendrían que estar todos en la cárcel por delito de lesa humanidad”.

Sí, nuestro protagonista insiste en negar la versión oficial que nos están contando de la pandemia y de las vacunas y asegura que no sé creó un virus para desarrollar una pandemia, sino que se ha creado una pandemia para vacunar a la población mundial. Más de 3.000 millones de personas, lo nunca visto, ya han sido vacunadas. ¿Con qué intenciones? Las desconocemos, como desconocemos qué contienen las vacunas. Y ahora el turno es para los hijos, cuando a esas edades apenas hay contagio. ¿Por qué no se les deja al margen?

https://odysee.com/@madridmarket:9/1.entrevista-angel-ruiz-valdepenas:5

CLAVES DE LA ENTREVISTA:

“La primera que denunció lo que estaba pasando con la pandemia fue en España la doctora Natalia Prego. El 15 de marzo ya estaba lanzando los primeros audios y vídeos denunciando muchas de las medidas adoptadas por el gobierno. Yo empecé en junio y luego ella me llamó y a partir de ahí surgió Médicos por la Verdad, que hoy cuenta con mas de 200 médicos.

Ya no hay excusa, estoy denunciando y demandando. Los primeros meses podíamos decir. “No conozco, estos son los protocolos que había…”, pero ahora apelo a mis compañeros médicos del servicio de urgencia, ellos están viendo cada día efectos secundarios motivados por las vacunas. Entonces, callarse ahora es un delito por omisión. Hoy he conocido a una persona a la que se le caen los objetos de la mano, pero los hay, todos los días, con temblores, con… Como denunció la doctora Nadiya Popel, hay meningitis, encefalitis, mielitis, insuficiencias cardiacas… problemas que si bien pueden ocurrir en cualquier momento, están ocurriendo con una frecuencia más alta desde la vacunación…

Cuando se observa la curva de mortalidad atribuida al COVID, aparte de la primera gran ola, hay un segundo repunte importante que comienza justo después de la vacunación antigripal que el gobierno quiso relanzar. Ahí hubo un repunte y el siguiente repunte empieza con el año nuevo; hay que tener en cuenta que la campaña de vacunación empezó el 27 de diciembre. Hay muchas muertes atribuidas a COVID que están camufladas, que en realidad son muertes provocadas por efectos secundarios de las vacunas que dan un PCR positivo.

Después de empezar la vacunación hubo un montón de muertos en residencias de ancianos. “Es que, dices, se han portado mal, no se han cuidado después de recibir la vacuna… Mentira cochina”. Se han muerto por efectos secundarios de vacunas. Y esto no está saliendo todavía como corresponde. Hay más muertes que las que se están reflejando.

Entre los tres sistemas de alerta de vacunas, VAERS, norteamericano, el del Reino Unido y el europeo, contabilizan alrededor de 30.000 muertes y ahí no están reflejados los datos de Asia, los de África… Y si hay 30000 y hay estudios que reflejan que solo se reporta el 1% de las muertes significa que pueden ser 300.000 falsamente etiquetadas y atribuidas a la COVID. Entre 300.000 y 3 millones y no me quedo corto.

El instituto John Hopkins que es quien monitoriza la pandemia y las vacunaciones a nivel mundial dice que se han administrado más de 3400 millones de dosis, que en algunos casos se administraron dos veces a la misma persona. Se puede haber vacunado un tercio de la población mundial. No es por tanto un disparate que hayan fallecido 3 millones de personas por las vacunas.

Los grandes medios de comunicación empiezan a reconocer que el virus salió de un laboratorio no es un salto evolutivo en poco tiempo de dos especies, inverosímiles desde el punto de vista biológico. Que salte al pangolín, al murciélago, esto es ciencia ficción.

No he pagado una multa al Colegio de Médicos, he recurrido su sentencia, antes muerto que pagar por decir la verdad. Antes, lo poco que tengo se lo regalo a los pobres, a quien lo necesite. Además, he recibido una generosísima ayuda ciudadana de 5, 1, 10, 15, 20, 100 euros y he pagado los abogados y estoy feliz y muy agradecido. Pero la noticia de mi multa de 16000 euros, que lanzan todos los medios al mismo tiempo, tiene un efecto disuasorio que es que los médicos callen la boca. Pero a nosotros no nos van a callar. Es que la verdad no se puede tapar, es una presa llena de agua que está reventando y es imposible de parar. En los chats internos de muchos hospitales, de muchos médicos y enfermeras, lo están comentando. Les fatla un puntito de valor para que todo salte por los aires.

Denuncia al médico que te lo ha recomendado (vacunarte), denuncia a la enfermera si tienes efectos secundarios, denuncia al presidente de la Comunidad Autónoma, al ministro de Sanidad, al presidente y al vicepresidente, a todos y cada uno, toda la cadena de mando es corresponsable porque estamos ante una sustancia aprobada por el procedimiento de emergencia, pero que está en fase experimental. Entonces tiene que tener un consentimiento informado en el que se le diga claramente al paciente: “Quiere usted participar en este experimento donde no sabemos cuanta gente va a morir, lo que si sabemos es que ha habido estos casos de trombosis, estos de infartos…”. Un informe exhaustivo para que uno pueda decir. “OK, asumo la responsabilidad de participar en este experimento con esta nueva sustancia”. Pero no se está haciendo.

Se están cometiendo delitos gravísimos con resultado de lesiones de por vida, y de muerte. Entonces, el que no hable o el que lo siga recomendando, me da igual que sea presidente de gobierno o de comunidad autónoma o ministro de sanidad, son culpables de muerte y asesinato. Es así de grave. ¿Qué me pueden hacer?. ¿Matarme? Pues aquí estoy. Los médicos tienen que empezar a hablar porque ya no está solo su vida en juego. Está en juego la vida de sus hijos y de sus nietos.

Hacen creer a la gente que estamos locos porque negamos que haya muerto gente, pero eso no lo hemos negado. Las personas, condicionadas por este falso mensaje de los medios de comunicación, de desinformación masiva, creen que lo negamos. Por supuesto que ha muerto gente. Por mala praxis, por malas recomendaciones de la OMS, porque no conocíamos la enfermedad, porque se ha negado la utilización de ivermectina, de hidroxilocloroquina, y sobre todo porque se ha negado la utilización de dióxido de cloro, ozono o peróxido de hidrógeno, las terapias altamente oxidantes. Otra cosa es que esto sea una pandemia por un virus respiratorio… Eso es otra historia. Y negamos la validez de estas medidas político sanitarias.

Los coronavirus no provocan olas en verano. Lo que produce una ola en verano es la campaña de vacunación que se ha hecho.

No están haciendo las cosas bien. Como grupo experimental que son, deberian coger un grupo bien controlado de personas a las que se les administra placebo, y de voluntarios, a los que se les administra vacuna, y que se comparen y se vea en cuál grupo se muere más. Pero no, aquí a vacunar a todo el mundo sin ningún control. Es una mierda de experimento. Es un genocidio, vamos a decirlo como es. No tiene sustento científico.

Si lo tienen tan claro por qué no se atreven a hacer un debate científico y que nos dejen en ridículo. Se han negado. Les hemos invitado mil veces. En el País Vasco lo han hecho, y en la Comunidad de Madrid. Pero si tienen tantos argumentos científicos de que las vacunas sirven, de que las mascarillas sirven, de que los confinamientos sirven, pues lo tendrían muy fácil. ¿Por qué no nos dejan en ridículo en un debate público? No salen porque no tienen argumentos para sostener lo que dicen.

El contenido total de las vacunas no lo conocen las autoridades sanitarias, lo sabrán los laboratorios que las han fabricado, y lo conocen desde hace años. Porque esto no ha sido una vacuna desarrollada en unos poquitos meses para solucionar esta pandemia, no señor. Estas sustancias, con la proteína spike, son una pandemia diseñada para poner esta vacuna.

Nadie puede decir que conozca esta enfermedad al cien por cien.

Estos señores, los que han diseñado todo esto, no se cortan un pelo. Lo dicen abiertamente, como Christine Lagarde, presidenta del Fondo Monetario Internacional: “Hay demasiados ancianos en este planeta y tenemos que hacer algo ya”. Uno de los objetivos es la reducción poblacional, otro es la demolición controlada de la economía.

Las autoridades sanitarias jamás deberían haber puesto en el mercado una sustancia experimental como esta. Porque la ciudadanía no tiene criterios para decidir. Puede hacerlo cuando tiene la información completa, pero la información que le llega a la ciudadanía es sesgada tras un año y casi cinco meses de bombardeo sistemático, mañana, tarde y noche, de informar que el virus es mortal y de que solo se va a curar con la vacuna, y de insistir en que hasta que no os pongáis la vacuna no se va a poder viajar ni se puede trabajar en empresas, esto es una coacción a la población.

Hace falta gente que vaya por delante. Tu tienes esa idea, adelante, yo te sigo. Hace falta gente con un par de narices, que tome iniciativas, porque todas las revoluciones se han hecho así.

Como decía Gandhi “Ante medidas injustas, lo más justo es desobedecerlas”.

Reúnanse todos los comerciantes de una calle, de un barrio y digan “No vamos a cerrar ni un minuto antes de la hora que corresponda y si viene la policía que nos precinte a todos o que nos lleve a todos a prisión”. Y eso no lo va a poder hacer. Hace falta una desobediencia civil masiva, pacífica, porque estas normas no tienen sentido.

La contaminación entre niños es del 0,0002 o 0,0003, dos casos de cada millón de mortalidad. He visto otros estudios que hablan de hasta cuatro y cinco ceros. Podemos afirmar que los niños no sufren de esta enfermedad, que los adolescentes, hasta 18 años, no sufren de esta enfermedad. Con datos oficiales.

Esta enfermedad se ha llevado por delante en un año y medio al 0,05% de la población. Hemos sobrevivido el 99,95% de la población. ¿Dónde está la pandemia que justifique que todos nos vacunemos y todos nos sometamos a los efectos secundarios?. Y cuando hablamos de los niños es un sin sentido de arriba abajo.

Animo a todo aquel que ha perdido a un ser querido por la pandemia o por las vacunas que ponga las denuncias. Hay muchas plataformas de ciudadanos en todas las provincias de España que están uniéndose a demandas colectivas para que no le cueste a uno mucho de su bolsillo.

En los adultos dicen haber estado investigando dos meses. ¿Cómo van a decirnos en dos meses los efectos secundarios a medio y largo plazo de una vacuna que además no se experimentó en los grupos de riesgo? La gente que ha muerto supuestamente por el COVID en el 95% de los casos, datos oficiales del Instituto de Salud Carlos III, tenía una o más enfermedades concomitantes.

En un mes hay reflejadas muertes y suicidios. Y está demostrado que aumentan las miocarditis, pericarditis, hemos visto parálisis, síndromes compulsivos… Lo que estamos viendo es la punta del iceberg. La trombosis es una de las cientos de enfermedades que estamos viendo que provocan las vacunas. El problema demostrado es la misma proteína spike, que es la que produce la vacuna. Hay experimentos perfectamente validados, científicos, que inoculan solo la proteína spike sin virus en un modelo animal y ven que el animal desarrolla un síndrome COVID, una neumonía bilateral, trombosis… El problema lo da la proteína spike. Ya se sabe que la proteína spike ataca, como un tóxico, por lo menos a 28 tejidos humanos. Y al ser muy similar a nuestras propias proteínas provoca de inmunidad en muchas partes del cuerpo.

A los padres que tienen que vacunar a sus hijos les diría que antes vayan a ver la tasa de mortalidad que hay en los menores de 18 años, supuestamente por COVID, para que se den cuenta que es más difícil que un niño muera por la COVID a que te toque la lotería.

Los directores de los colegios se van a ver en un serio aprieto legal como hagan la más pequeña coacción obligando a vacunarse, porque no son personal sanitario y esta sustancia experimental, como dicen las páginas del ministerio de Salud, es una sustancia sujeta a prescripción médica que no se está haciendo. Ni siquiera el Colegio de Médicos debería coaccionar, debería informar. Los acuso también desde aquí, les digo que van a ir a juicio. Ya se están preparando juicios contra los presidentes de los Colegios de Médicos, se están haciendo denuncias contra todos los Colegios de Médicos. Pueden ir a la cárcel por este tema. Porque si un niño se muere por una vacuna y un director le dijo a un padre: “Si no vacunas a tu hijo, no podrá venir al colegio”, esto es coacción.

“Aunque te hayan vacunado sigue usando la mascarilla”, nos dicen. Una vacuna es algo que te confiere inmunidad. Pero estas ni siquiera te confieren inmunidad. Te dicen que la mayoría de los que están muriendo en los hospitales están vacunados, y los que se han vacunado siguen usando mascarilla. Es un sin sentido.

Para mí son responsables de delitos graves y deberían ir a la prisión también los responsables de los medios de comunicación porque con su desinformación están induciendo en la gente el miedo y del miedo se pasa a la vacunación y de la vacunación a la lesión y a la muerte. Todo medio de comunicación que ha aceptado parte de esos 114 millones, 114 millones de euros que ha pagado este gobierno del sueldo de los ciudadanos para que nos desinformen. Ellos son de los principales ejecutores de esta situación y deben ser juzgados severamente pues su actuación tiene repercusiones gravísimas.”

Ángel Ruiz.

 

Fuente: MadridMarket

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate