LOBOS ENCERRADOS

Como aquellos lobos encerrados,
que guardé para siempre en la memoria,
damos vueltas en círculos
esperando la muerte.

Ni siquiera podemos esgrimir una daga,
o correr hacia el sol hasta agotarnos.
Recuerdo el dolor agónico del Alfa,
Sin poder guiar ni liberar a la manada.

Las osamentas de aquellos lobos
abonarán ahora lo que queda del parque,
liberados por fin de la jaula y de las rejas.

Sólo la sangre redime.
Sólo la muerte libera.

A estas tierras del Sur,
trajimos ciervos y jabalíes,
pero nunca lobos.
Esa es la razón de nuestra desgracia.

Los lobos no son para nosotros,
porque nos recordarían la miseria
y la decadencia mortal de nuestra raza.
Nuestro único espejo es la cobardía y el olvido.

Como aquellos lobos en su encierro,
damos vueltas en círculos hasta agotarnos.

Pero entre ellos y nosotros hay una gran diferencia:
Nuestro destino es elegido, el de ellos fue forzado.

JUAN PABLO VITALI

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate