Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

LOS DERECHOS INALIENABLES DE LAS ALOPÉCICAS

Sr. Director de El Cadenazo:

Mi nombre es Clara Cartón y le escribo como presidenta de la Asociación de Mujeres Alopécicas con la finalidad de que nuestras justas reivindicaciones encuentren eco en el diario que tan dignamente usted dirige.
No hay día en que los medios de comunicación no nos sorprendan con nuevas reivindicaciones femeninas -todas, sin duda, justas y cabales- en las que se denuncia al varón como responsable de tal o cual monstruosidad, y esto es bueno (lo sé porqué lo dice Oprah Winfrey).

Todas las compañeras tienen su espacio y su altavoz contra el sistema opresor heteropatriarcal, desde las cosechadoras del azafrán, hasta la asociación de recortadoras de clítoris del rio Níger, pasando por la acociación de ex-paragüeras de la F1, y esto es bueno (lo sé porque lo dice Paula Vázquez).

Pero sin embargo y sorprendentemente, las mujeres alopécicas aún no hemos sido incluidas en la lista oficial de represaliadas por el machismo y por tal motivo quiero dejar constancia a través de su publicación de nuestras justas reivindicaciones.
Años y años de camomilas, togas y permanentes han ocasionado un daño genético irreparable en un número de mujeres cuya cifra global resulta imposible de cuantificar.
¿Y todo para qué?.
Para estar bellas para ellos.
“Ellos”, los hombres, son los verdaderos culpables de un holocausto capilar sin precedentes en la historia de las mamíferas.
Y esto ha de ser reparado de alguna forma, ya sea vía subvenciones para la adquisición de pelucas B’52 o con la castración quirúrgica (descartamos la castración química por antiestética) a todos los machos nacidos desde 1.815 (año del nacimiento de Oprah) hasta el día de hoy.

Por los motivos argumentados, nuestra asociación ha decidido sumarse a la gloriosa huelga general del próximo día 8, a cuya manifestación acudiremos de la mano de las valientes compañeras (otras olvidadas) de la asociación de mujeres que padecen las almorranas en silencio.

Sin otro particular,

Clara Cartón

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies