LOS HEROICOS DEFENSORES DEL ALCÁZAR

El 27 de septiembre de 1936, las columnas del general Varela llegan a las inmediaciones de Toledo y las hordas frente populistas que por más de 70 días habían sitiado y atacado con todos los medios a su alcance al Alcázar huyen en desbandada de la ciudad sufriendo muchas bajas.

Fue así como un millar de valientes resistieron un terrible asedio con los ataques más indiscriminados a cargo de los miles de milicianos anarco-marxistas del Frente Popular, desde bombardeos a detonaciones de minas, pasando por el infame chantaje de fusilar al hijo mayor del jefe del Alcázar coronel Moscardó si éste no rendía la fortaleza (cosa que trágicamente sucedió).

A pesar de ello, aguantaron desde dentro de la antigua fortaleza de Carlos V y lograron ser liberados. ¡Gloria eterna a todos sus heroicos defensores!

Hasta sus propios adversarios reconocieron tal bizarría, aunque fuera para sus adentros, como lo dejó escrito el entonces ministro de la República y socialista Julián Zugazagoitia, quien en sus diarios (“Guerra y vicisitudes de los españoles”) dejó el siguiente testimonio de admiración:

“Por encima de todo rencor, por sobre la catástrofe de la guerra, el espectáculo de aquella resistencia tenía una grandeza épica, de la que como españoles podíamos ufanarnos. Ese reconocimiento se hacía en secreto o en intimidades muy cerradas, que con descaro y en público era peligroso confesarlo”.

Aleks Fernando Narvaez Espinoza 

 

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate