LOS ROSTROS DEL DESHONOR

El problema del Fascismo en España en los últimos 50 años no ha sido la demonización de nuestras Ideas, ni la represión brutal desencadenada en la Transición, ni la marginación social, sino la ausencia de Fascistas en las Filas Nacionales. La mayoría de los que se proclamaban Fascistas sólo eran ultraderechistas mimetizados como fascistas. En cuanto que la Transición terminó y las aguas políticas se calmaron, volvieron a su cauce natural: la Derecha y, en muchos casos, el Caspofacherío.

Los ultraderechistas camuflados de Fascistas, nacionalsindicalistas y nacionalsocialistas siempre han mantenido que el Ejército, la Guardia Civil y la Policía son “de los nuestros” o, cuando menos, patriotas.

Para desmentir esa creencia -creencia interesada, porque exime a los “nuestros” de mantener la militancia-, reseño dos hechos y señalo a sus protagonistas:

-La Profanación de la Tumba del Caudillo se inicia con el control del Valle de los Caídos por parte de la Guardia Civil. Efectivos de la Comandancia de Madrid, bajo las órdenes del Coronel Diego Pérez de los Cobos -el ídolo del PP y de Vox-, ocuparon, no sólo el Valle de los Caídos, sino la propia Basílica, pese a tratarse de un Templo y de estar protegido por el Concordato de la Santa Sede y el Reino de España. Los monjes de la Abadía fueron coaccionados, como lo fueron los fieles católicos. Guardias civiles armados patrullaron por el interior del Templo.

-Traslado del Féretro de Francisco Franco en helicóptero desde el Valle de los Caídos a Mingorrubio.
Dos helicópteros Superpuma del Ala 48 del Ejército del Aire fueron destinados a ese traslado: uno como titular, el otro por si se producía alguna avería.
El piloto del helicóptero principal fue el Coronel Alfonso Reyes Leis. Tanto él, como su segundo y como los tripulantes del helicóptero suplente, se apartaron de los aparatos mientras se introducía, en el primero de los helicópteros, el Féretro del Generalísimo Franco, para no tener que saludar militarmente, como impone el protocolo, los restos mortales del Capitán General de los Ejércitos.

Diego Pérez de los Cobos y Alfonso Reyes Leis, los rostros del Deshonor.

PEDRO PABLO PEÑA

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate
    their website